Islamofobia: ¡cuidado con las variantes! – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte gratis a nuestra edición digital.

Islamofobia: ¡cuidado con las variantes!


Emmanuel Jalladeau | 13/02/2021

Estamos en guerra. Está en vigor un toque de queda. La movilización es general, solo los niños más pequeños están exentos. La economía y las finanzas se sacrifican en el esfuerzo bélico. El enemigo se nombra: es el coronavirus. Las víctimas de las primeras oleadas están enterradas. Las batallas se multiplican y el conflicto se empantana. La idea de que el miedo a este enemigo es desproporcionado, que al final es poco más que una gripe, fue rápidamente proscrita, ya que censuramos a los pacifistas en tiempos de guerra.

Dado que este miedo parece racional, no hemos hablado, en Francia, de «coronafobia» o «covidofobia». Por otro lado, escuchamos mucho la palabra «islamofobia». La fobia es, por definición, un miedo irracional e irrazonable provocado por una circunstancia inofensiva. Un claustrofóbico, por ejemplo, está aterrorizado de tomar un ascensor. ¿Podemos, en verdad, hablar en Francia de islamofobia después de tantos ataques perpetrados en nombre del Islam?

La decapitación de Samuel Paty no es una pesadilla de fantasía. Este mártir tenía como escenario un tranquilo colegio de medio pueblo francés. Para no correr el riesgo de sufrir la misma suerte que este maestro, todos los franceses están llamados así a la sumisión profetizada por Houellebecq. El miedo a una deriva islámica en Francia es más racional que nunca, y calificarlo de «fobia» nunca ha sido tan inapropiado. Solo los manipuladores u obsesivos inconscientes pueden seguir queriendo luchar contra esta quimérica islamofobia, tanto, si no más, que contra el islamismo. Hay un miedo francés al Islam, por supuesto, pero decir que hoy es irracional sería una locura. Más que este miedo, es el peligro real el que debe abordarse.

Nuestros líderes proclaman su voluntad de luchar contra el «islamismo radical» minoritario, pero apenas hablan de acciones dirigidas al «islamismo moderado». En la guerra contra el coronavirus, vemos infecciones graves e incluso drásticamente fatales mientras que la gran mayoría son leves. Es obvio que es ilusorio ganar tratando solo con casos graves que requieran hospitalización. La contenición es esencial en todas partes siempre que no haya un tratamiento efectivo, de lo contrario, la reanimación se ve abrumada. La misma prevención es crucial contra el islamismo ya que no existe cura para este flagelo. Los famosos «centros de desradicalización» han resultado ineficaces y el confinamiento de los «islamistas radicales» es sólo un tratamiento paliativo caro.

Podemos sentirnos en guerra porque estamos movilizados contra el coronavirus, pero ¿estamos realmente movilizados contra el islamismo? ¿Podemos realmente luchar cuando apenas nos atrevemos a nombrar al enemigo? Hemos visto a Arnaud Beltrame citado como muerto «víctima de su heroísmo». La guerra se proclama «contra el terrorismo» y el «fanatismo». Ahora, la República lucha contra el «separatismo», que había promulgado en 1905 la ley de separación de Iglesia y Estado. ¿Creemos que nos estamos protegiendo del islamismo ocultándolo con todas las palabras que terminan en «ismo»?

Este miedo a ver el Islam en Francia, idéntico al de un aracnófobo frente a una araña, es síntoma de la islamofobia imperante. La islamofobia es actualmente el miedo a tocar al Islam. El miedo, por ejemplo, de prohibir el uso del velo a las jóvenes en Francia. Nos lleva a una nueva «guerra divertida». Estamos atrincherados detrás del secularismo como detrás de la línea Maginot, con el deseo principal de evitar la confrontación en Francia. Nuestro ejército, por tanto, prefiere llevar la ofensiva en Mali como hizo en Noruega, cuando el enemigo invadió nuestro país en mayo de 1940. Podemos temer que esta islamofobia nos lleve a un nuevo desastre.

Esperemos, por el bien común, luchar ferozmente contra la francofobia, el odio a Francia, y que a cambio no se desarrolle un tercer tipo de «islamofobia»: el odio al Islam.

Vemos que la palabra «islamofobia» es bastante ambigua. Tenga cuidado con este término engañoso. Quienes más denuncian la islamofobia suelen ser, de hecho, los más islamofóbicos. La lucha contra el islamismo también es luchar contra las ambigüedades.

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: Autor desconocido: Manifestación «antirracista» en Leicester (Reino Unido)

 

Emmanuel Jalladeau
Emmanuel Jalladeau es médico neurólogo y colaborador habitual de Boulevard Voltaire.







Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies