¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Artículos

Karl Haushofer y la geopolítica japonesa hasta 1945


Bertil Haggman | 26/09/2022

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

Cuando la revista Zeitschrift für Geopolitik de Karl Haushofer publicó su primer número en 1924 en Munich, Alemania, las copias de esta revista pronto llegaron a manos de geógrafos y politólogos japoneses

En 1928, el profesor Nobuyuki Iimoto publicó un artículo sobre la nueva ciencia geopolítica alemana en Chirigaku Hyoroon (Revista de Geografía). Distinguió entre la geopolítica propiamente dicha y la geografía política, introducida en Japón unos años antes. Entre los temas tratados en este artículo: la teoría orgánica del Estado, forjada inicialmente por el profesor sueco Rudolf Kjellén. En 1936, el libro fundamental de Kjellén, Staten som lifsform (El Estado como forma de vida) fue traducido al japonés por el profesor Abe Shigoro.

La crisis manchú de la década de 1930 aumentó el interés de los círculos académicos japoneses por la geopolítica. La geopolítica alemana se convirtió así en la estrella polar de los científicos geopolíticos asiáticos. Este último no concebía la geopolítica como un simple instrumento político al servicio de las naciones despojadas de recursos y espacio. Lo vieron como la base filosófica para determinar los objetivos de las políticas y alcanzarlos. Mientras tanto, el profesor Karl Haushofer, decano de la geopolítica alemana, centró toda su atención en las columnas del Zeitschrift für Geopolitik en los problemas de Asia y el Océano Pacífico, sus dos temas privilegiados.

La influencia de Haushofer

Entre 1908 y 1910, Haushofer, que ascendió al rango de general durante la Primera Guerra Mundial, fue instructor de la artillería japonesa. Le había impresionado mucho la sociedad japonesa. Por eso, la tesis doctoral de Haushofer, presentada en 1911, trataba de las bases geográficas del poderío militar japonés. Entre 1913 y 1941 escribió nada menos que ocho libros sobre Japón.

El general Haushofer tenía un profundo respeto por lo que llamó el «instinto geopolítico» de Japón, que describió de la siguiente forma:

1. Hay en Japón una conciencia muy fuerte de los peligros que amenazan la existencia de la nación. Esta conciencia impresionó a Haushofer.

2. El gobierno japonés es particularmente hábil en retratar al país como carente de espacio suficiente para alimentar a su creciente población y como amenazado por los poderes circundantes.

3. Japón utiliza las reglas del jiu-jitsu, es decir, es capaz de retroceder, para tomar distancia para observar al enemigo y esperar a que haga un movimiento en falso. Este movimiento se puede usar para dejarlo fuera de combate.

El profesor Haushofer también cultivó un gran respeto por el sintoísmo: «Entre los fenómenos que deben observarse junto con la geopolítica, incluidos en particular el poder imaginativo, los impulsos artísticos y la geografía cultural, el sintoísmo, una fuerza espiritual que emerge en un espacio pacífico de vida, como hecho más sólido. El sintoísmo ha absorbido y asimilado el budismo, la filosofía nacional de la cultura china y occidental, todo ello sin perder las características específicas que la hacen una cultura del espacio pacífico».

Una de las principales ideas de Haushofer fue forjar una liga de las naciones más grandes de Asia (Japón, China e India), de la cual el Imperio del Sol Naciente sería el poder rector «desde el Indo hasta el río Amur al incluir a las pequeñas naciones de la región». Pero en contra de los deseos de China o India, Tokio nunca podría lograr este liderazgo. Por desgracia, la invasión de Manchuria por las fuerzas japonesas en 1931 convirtió a China en un enemigo jurado de Japón y alarmó a los indios. Sin embargo, Haushofer tenía otros planes. También imaginó una «alianza transcontinental entre Alemania, Rusia y Japón», con la esperanza de superar al peón de las potencias talasocráticas e imperialistas. Este bloque, reunido en torno a estos tres estados, daría a Japón la seguridad de no ser atacado desde el continente y le permitiría labrarse un imperio en Asia. Los japoneses, pueblo marinero, podrían así precipitarse hacia el horizonte, más precisamente hacia Australia, un continente casi vacío que podría haber resuelto sus problemas demográficos.

Los japoneses comentaron que Haushofer, mientras estuvo en Japón, había estudiado en Kyoto, la antigua capital imperial y el corazón de la tradición japonesa, en lugar de en las ciudades europeizadas de Yokozuka, Kobe, etc. Cuenta en sus memorias que se encontró en el templo de Kyoto, cerca del mausoleo de los emperadores, y que allí entró en contacto directo con el espíritu japonés. Esta es la razón por la cual, en el pensamiento de Haushofer, uno puede recibirá más clara y más profundamente la influencia del «japonismo» que en cualquier otro euroamericano.

El doctor Saneshige Komaki, profesor de geografía en la Universidad Imperial de Kyoto, fue un admirador del pensamiento «japonizado» de Haushofer y uno de los principales instigadores de una geopolítica japonesa específica. Su punto de partida: sentar las bases históricas y geográficas del futuro imperio japonés. El pensamiento geopolítico, según Komaki, había surgido en Japón ya en el siglo XVIII, mucho antes que el geógrafo alemán Friedrich Ratzel, Haushofer o Kjellén.

La Sociedad Geopolítica de Kyoto

El profesor Saneshige Komaki fue el presidente de Kyoto Chiseigaku-kai (Sociedad Geopolítica de Kyoto. Como acabamos de decir, fue el impulsor de una geopolítica específicamente japonesa, centrada en las predisposiciones y los intereses nacionales de Japón. Entre 1940 y 1945, escribió nueve libros sobre geopolítica.

La Asociación Geopolítica Japonesa

La Nihon Chiseigaku-kai (Asociación Geopolítica Japonesa) se creó en Tokio en noviembre de 1941. Se refería más directamente a la geopolítica alemana que la Sociedad Geopolítica de Kyoto. La investigación realizada por la La Asociación Geopolítica Japonesa enfatizó «el espacio terrestre y marítimo que rodea a Japón y forma su ebensraum». El objetivo era crear un estado defensivo japonés (un Wehrstaat). Publicó una revista mensual llamada Chiseigaku (Geopolítica) mensual y organiza conferencias periódicamente. La Sociedad Geopolítica de Kyoto y la Asociación Geopolítica Japonesa tenían mucha menos influencia en Japón que la que tenían el instituto y la revista de Haushofer en Alemania.

Asociación Nacional de Investigación de Políticas

La Kusaku Kenkyu-kai (Asociación Nacional de Investigación de Políticas) fue establecida en 1937 por el barón Kiumochi Okura y Kazuo Yatsugi. Entre los 2.000 miembros de la asociación había altos funcionarios de varios ministerios. El papel de Yatsugi fue particularmente importante: redactó el famoso Plan de diez años para perfeccionar una Política Nacional Integrada. Este texto sirvió de base para la famosa Gran Esfera de Co-Prosperidad de Asia Oriental, un Grossraumordnung japonés, «gran orden espacial», que englobaba los territorios conquistados por los ejércitos japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. Según este plan, Japón crearía una esfera económica que comprendiera el archipiélago japonés y Manchukuo, con China como base y Japón como corazón y motor. En este ámbito, también era necesario incluir Siberia Oriental, Mongolia Interior y Exterior, los estados del Sudeste Asiático, India y Oceanía. En abril de 1943, la Asociación Nacional de Investigación de Políticas, bajo el liderazgo de Yatsugi, publicó el Plan de medidas a tomar para construir la Gran Esfera de Co-Prosperidad de Asia Oriental, un documento importante, que revela claramente la política japonesa, y directamente influenciado por el libro de Haushofer sobre la geopolítica del ‘Oceano Pacífico.

La Asociación de Investigación Showa

La Showa Kyenkyu-kai (Asociación de Investigación Showa) fue fundada en noviembre de 1936 por Ryunosake Goto, un amigo cercano del primer ministro japonés Konoe. Con 300 miembros, la Asociación de Investigación Showa tenía estrechos vínculos con la Oficina de Planificación del Gabinete, que había elaborado el plan final para la Gran Esfera de Co-Prosperidad de Asia Oriental. La Asociación de Investigación Showa publicó una serie de libros y ensayos que tuvieron una influencia muy profunda en la política imperial japonesa.

La Liga de Asia Oriental

La Toa Renmei Kyokai (Liga para el Este de Asia) fue fundada por el Teniente General Kanjii Ishiwara en septiembre de 1939. Este oficial había estudiado en Alemania en la década de 1920. Liga de las Naciones del Este, basada en el Odo (El camino real o El camino correcto). El primer objetivo era liberar a Asia Oriental de todas las influencias externas. Esta Liga publicó la revista Toa Renmei (Liga de Asia Oriental). Posteriormente se formaron filiales en Manchukuo y China. El plan ideado por la Liga de Asia Oriental, que preveía una alianza entre Japón, Manchukuo y China, contó con el apoyo del primer ministro Konoe y Wang Ching-wei, quien presidía el gobierno chino en Nanking en representación de los japoneses. Ishiwara y sus amigos estaban decepcionados con la política de Japón en China durante la Segunda Guerra Mundial. Esto aisló a Japón de su principal aliado potencial. La influencia de la Liga de Asia Oriental disminuyó rápidamente desde mediados de 1941.

Comentarios y conclusión

El propósito de nuestro artículo ha sido presentar de la manera más neutral posible el pensamiento geopolítico japonés entre 1920 y 1940. Tras su derrota en 1945, Japón abandonó la geopolítica inspirada en Haushofer. Por una especie de ironía de la historia, el Japón de nuestro período de posguerra ha adquirido una influencia mucho más preponderante por medios pacíficos en el este de Asia y en el espacio tranquilo. La situación en nuestro período de posguerra ciertamente difiere considerablemente de la que reinaba durante el período de entreguerras. Los países asiáticos ya no están sujetos al colonialismo y Japón, que se ha vuelto democrático, se ha mantenido como un fiel aliado de Estados Unidos.

Sin embargo, un Japón económica, política y militarmente fuerte bien puede desempeñar un papel más importante en los asuntos mundiales en el futuro. Sobre todo, si se crease una alianza transcontinental entre la Unión Europea, Rusia y Japón. Esta alianza constituiría, con mucho, el bloque más poderoso y fuerte de la era poscomunista. La oposición de ayer entre, por un lado, el corazón de Mackinder, es decir, el principal poder terrestre, y, por otro lado, el poder talasocrático, dará paso nuevamente a una oposición de tipo entre el poder dominante talasocrático y un bloque que no solo controlaría el corazón en su conjunto, sino que también podría desplegar capacidades marítimas en sus extremos este y oeste.

Por primera vez en la historia, el corazón se desarrollaría bajo el control de una economía de mercado libre y democrática, respaldada por dos potencias que actuarían como portaaviones y puertos de avanzada, Gran Bretaña y Japón. Pero al igual que el antagonismo comercial entre Japón, por un lado, y la Unión Europea y los Estados Unidos, por el otro, la alianza transcontinental euro-ruso-japonesa no se convertiría sin duda en una realidad a corto plazo sino que constituiría inevitablemente una alianza a largo plazo.

Fuente: Euro-Synergies