Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Artículos

Kosovo: la chispa en la santabárbara de los Balcanes


Marc Eynaud | 04/08/2022

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

El destino de las minorías serbias que viven en el norte de Kosovo, particularmente en Mitrovica, alimenta diariamente las tensiones entre Serbia y su pequeño vecino. En la noche del 31 de julio al 1 de agosto, se intercambiaron disparos en la frontera entre Serbia y Kosovo. En cuestión, la introducción por parte de Pristina de nuevas reglas fronterizas que entrarían en vigor el lunes 1 de agosto.

Las nuevas normas prevén, en particular, que todo ciudadano serbio que entre en Kosovo disponga de un documento temporal durante su estancia en el país. Las autoridades también habían dado a los serbokosovares dos meses para reemplazar las matrículas serbias de sus vehículos por placas de la República de Kosovo. Una situación que estuvo a punto de degenerar, hasta el punto de que las fuerzas de la OTAN con base en Pristina anunciaron en la prensa su disposición a intervenir en caso de que «se pusiera en entredicho la estabilidad del norte del país».

Un estado artificial sujeto a Albania, la existencia de Kosovo, un producto puro de la OTAN, cuya independencia además no es reconocida por las Naciones Unidas, fue el verdadero golpe a las ambiciones de Belgrado durante la guerra de 2008 que mató a más de 10.000 personas. Este territorio, poblado mayoritariamente por albaneses y reivindicado por Serbia como cuna histórica de su nación, sigue generando tensiones en los Balcanes.

Una situación nada inusual

Para Nikola Tanasic, periodista serbio residente en Belgrado, «este tipo de eventos ocurren una o dos veces al año. La única novedad es que aprovechó esta vez un frenesí mediático internacional». El periodista tiene una explicación: «La invasión de Ucrania ha aislado considerablemente a Serbia, cuyo principal aliado sigue siendo Rusia. Es probable que Tirana y Pristina quisieran aprovechar esta situación». Por parte de Moscú, se «acusa a la Unión Europea ya Estados Unidos de estar detrás de las tensiones en curso entre Kosovo y Serbia». El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia pide el cese inmediato de las provocaciones y el respeto de los derechos de los serbios en Kosovo.

De hecho, en Francia, voces como la del periodista Jean-Christophe Buisson, incansable portavoz de la causa serbia, dieron la voz de alarma el domingo por la noche: «Esta crisis armada llega en un momento en que las tensiones han aumentado recientemente. Solo un ejemplo: la cruz y el portal de la Iglesia del Santísimo Salvador en Prizren (siglo XIV) han sido vandalizados en los últimos días. Se hace todo lo posible para disuadir a los serbios de vivir en Kosovo».

Nikola Tanasic, por su parte, quiere ser más tranquilizador: «El gobierno serbio está atormentado por su deseo de integrar la Unión Europea y su opinión pública, cansado de la inmovilidad ante las múltiples provocaciones albanesas y kosovares, pero aquí nadie quiere un conflicto armado».

Efectivamente, este lunes por la mañana los llamamientos a la calma se multiplicaron y la desescalada empezó tan rápido como apareció. Los serbios no cruzaron la frontera y Pristina pospuso indefinidamente la aplicación de las nuevas reglas. Sin embargo, la situación sigue siendo extremadamente tensa y la guerra en Ucrania no ayuda. Por el momento, Belgrado juega al apaciguamiento, aunque, como dice el proverbio serbio, «el hecho de que sea paranoico no significa que esté equivocado». Unos días antes, el secretario de Estado estadounidense estuvo en Pristina para mostrar su deseo de integrar este territorio en la alianza euroatlántica.

Sin caer en la paranoia, hay suficiente para seguir esto con atención. Sobre todo porque en el momento de escribir estas líneas, el ejército serbio permanece alerta y las fuerzas especiales de Kosovo se estarían acercando a los enclaves serbios.

Sergio Fernández Riquelme: El nacionalismo serbio. Letras Inquietas (Marzo de 2020)

Fuente: Boulevard Voltaire