La pandemia de coronavirus... pero, ¿qué viene detrás? – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte gratis a nuestra edición digital.

La pandemia de coronavirus… pero, ¿qué viene detrás?


David Engels | 07/04/2021

Hay dos lecciones especialmente dolorosas que debemos aprender hoy de la crisis del coronavirus para poder afrontar mejor los trastornos del mañana: humildad y responsabilidad.

La pandemia de coronavirus domina actualmente los medios de comunicación hasta un grado que hasta ahora se habría considerado impensable. Todo parece centrarse únicamente en la cuestión de cómo podemos dejar atrás esta epidemia lo antes posible y de qué manera, finalmente, poder comenzar de nuevo una vida normal; las pocas semanas de confinamiento forzoso en casa parecen para muchos ser como varios años de guerra.

Sin embargo, se olvida con frecuencia que, probablemente, ya no haya vuelta a una «vida normal» para nosotros. Esto no se debe a que el coronavirus en sí mismo imponga restricciones permanentes a nuestra vida cotidiana dentro de un año o diez años; porque, aunque no queremos minimizar el peligro de la enfermedad, es de esperar que tarde o temprano, con la inmunidad general lograda y unas mejores terapias, la enfermedad se ponga bajo control a medio plazo. No, las peores consecuencias serán económicas y políticas, y todos haríamos bien en utilizar la paralización forzada para calmarnos un poco y prepararnos ahora para la vida «después» (y hacerlo material y emocionalmente).

Si, como es de esperar, el bloqueo general del mundo occidental continúa durante varias semanas, es probable que las consecuencias económicas de la pandemia eclipsen todo lo que Europa ha experimentado en los dos últimos siglos de caídas de la bolsa de valores, dejando al margen situaciones de guerra. Algunos pueden hablar de la ruptura de la cuarentena en la mayoría de las empresas como un permiso forzoso no deseado sin consecuencias a largo plazo. Sin embargo, no hay que olvidar que muchas cadenas de suministro ya están interrumpidas, que los alquileres no se pagan, que los préstamos pequeños y medianos están sometidos a una fuerte presión y que los competidores chinos están entrando en la brecha en muchas áreas de una manera poderosa y sostenida. Si esta situación continúa y la pandemia del coronavirus es seguida por una pandemia de bancarrota, la tan citada «aceleración» de la economía será completamente ilusoria, especialmente porque podemos esperar poder prepararnos para una crisis del euro a gran escala y muy pronto, dada la difícil situación en Italia y España.

Esto nos lleva a las consecuencias políticas: un mercado completamente libre no podrá regular la crisis venidera sin que se repitan condiciones como las de los años veinte, sobre todo porque toda la zona del euro es más frágil que nunca, ya que la crisis latente del euro sólo se ha contrarrestado imprimiendo dinero y, por tanto, transmitiéndolo indirectamente a los contribuyentes y consumidores, sin reestructurar fundamentalmente el sistema y, sobre todo, no invirtiendo en infraestructura, educación e investigación.

Sin embargo, en vista de las numerosas propuestas y demandas, ahora parece completamente imposible predecir cómo será la solución política a la crisis: corona-impuestos unilaterales a expensas de los más ricos, abolición del dinero en efectivo, vacunación obligatoria, aplazamiento de facturas y alquileres financiado por el Estado, vigilancia policial permanente de los ciudadanos, castigo severo de las llamadas «noticias falsas» y, por lo tanto, de cualquier oposición, adquisición forzada de empresas esenciales para la supervivencia, autolimitación de los Parlamentos a favor de los Gobiernos, nacionalizaciones, corona-bonos, más poder para la Comisión de Bruselas, tal vez incluso para un «Gobierno mundial», y todo ello mientras se continúa con la insensata política de inmigración masiva. Las consecuencias de la crisis, que se agudizan cada día más con el cierre, alimentarán todo lo que los europeos conservadores han temido durante años y pondrán en marcha esa espiral de decadencia, represión y violencia que muchos han estado esperando durante mucho tiempo.

Por lo tanto, es importante que las personas se preparen ahora para los próximos acontecimientos, por muy difícil que les resulte hacerlo en una situación de confinamiento en sus propios hogares. Esto se aplica no sólo a cuestiones estratégicas como el almacenamiento, la asignación de activos o la organización del trabajo, sino también y sobre todo a nuestra condición mental y espiritual. El mundo en el que un día seremos liberados cuando se levanten las medidas de cuarentena ya será diferente y entonces, de un día para otro, será aún más diferente del que hemos conocido hasta ahora. En los próximos años, todos nos enfrentaremos a opciones políticas, culturales y económicas que hasta ahora hemos considerado imposibles, y a menudo sólo tendremos la opción entre el Diablo y Belcebú. Por lo tanto, ya ahora, cuando estamos en medio de la crisis y tenemos la oportunidad de reflexionar, debemos prepararnos para esos parámetros cambiados de la acción humana, porque sólo si medimos hoy el alcance total de las transformaciones venideras podremos hacer elecciones realistas y morales mañana y no dejarnos someter a los acontecimientos sin voluntad, ciegamente.

La experiencia de la enfermedad y la muerte, vivida incluso en el inmediato círculo familiar, deberían hacernos tomar conciencia de nuevo de nuestra fragilidad humana y curarnos de la peligrosa arrogancia de ser capaces de dirigir y controlar todo y cualquier cosa según criterios racionales; la bancarrota económica que se aproxima debería mostrarnos que incluso el trabajo realizado por nuestras manos tiene poca consistencia cuando las condiciones externas cambian, y que sólo podemos existir en una crisis si somos capaces de mantenernos tranquilos y firmes incluso más allá de nuestras capacidades materiales; y la facilidad con la que toda una sociedad acepta la suspensión completa de las libertades fundamentales de un día para otro debería hacernos conscientes tanto de nuestra impotencia como ciudadanos individuales como del increíble poder que el Estado es todavía capaz de ejercer, para bien o para mal.

Por lo tanto, hay dos lecciones dolorosas que debemos aprender hoy de la crisis del coronavirus para enfrentar mejor los trastornos del mañana: humildad y responsabilidad.

Humildad, porque una vez más, la experiencia de la contingencia nos muestra nuestras limitaciones humanas, en las que sólo se encuentra la posibilidad de la grandeza interior y la experiencia de la trascendencia.

Responsabilidad, porque son precisamente los efectos y las consecuencias de la crisis los que nos muestran el inmenso margen que podríamos seguir teniendo como sociedad para configurar nuestro futuro, a pesar de todo, si estuviéramos lo suficientemente decididos a defender nuestros derechos, nuestros deberes y, sobre todo, nuestra identidad occidental.

Varios Autores: Naves en Llamas: Coronashock: el Partido Comunista chino alumbró y ocultó al mundo el virus SARS-Cov-2.

Imagen: Gerd Altmann: Señal de uso de mascarilla

 

David Engels
David Engels es es profesor de investigación en el Instytut Zachodni de Poznan (Polonia), donde se encarga del estudio en profundidad de cuestiones relacionadas con la historia intelectual occidental y la identidad europea. Autor de un libro fundamental como es Le declin, David Engels dedica también gran parte de su trabajo a esbozar una posible reforma de las instituciones europeas basada en lo que él denomina «Hesperialismo», una profunda y renovadora combinación del mejor patriotismo europeo con el más elaborado conservadurismo cultural.







Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies