¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Artículos

La remigración: un debate necesario en el que hay que hablar alto y claro


Santiago Prestel | 28/01/2024

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

Hablemos hoy de un problema que afecta a los europeos a nivel global: la inmigración. Pero, sobre todo, hablemos de la única solución viable a este problema: la remigración. Frente a la política suicida de fronteras abiertas promovida por la izquierda posmoderna para la sustitución de los autóctonos europeos o las políticas de legalización de inmigrantes para ser utilizados como mano de obra barata, promovidas por la derecha liberal española, solo el partido Hacer Nación habla alto y claro sobre la manera de solucionar este problema.

El fenómeno de la inmigracion se ha manifestado como algo absolutamente nefasto para los pueblos europeos: aumento exponencial de la delincuencia, aumento de las tasas de paro entre los trabajadores nacionales, aumento de la pobreza, inseguridad en los barrios obreros, degradación constante y continua de las condiciones de trabajo de nuestros compatriotas y un largo etcétera por todos conodico. Ante esto, la única solución posible es la vuelta a sus países de origen de todos aquellos que no sean españoles.

Sin embargo, una critica a la inmigración masiva y descontrolada sería absolutamente vacía si no va junto con una critica al capitalismo salvaje y atroz. Nos quieren hacer creer que los inmigrantes están absolutamente necesitados y que vienen para tener una vida mejor. Hoy en día, sabemos que esto no es así. Evidentemente, habrá honrosas excepciones, pero es por todos sabidos que muchos de estos inmigrantes están mandados directamente por Marruecos con el fin de formar una quinta columna.

Por otro lado, el trafico de seres humanos en el Mar Mediterráneo es un negocio muy lucrativo. Así pues, con estos inmigrantes, el capitalismo esta armando lo que se conoce como «ejercito industrial de reserva del capital». Si tenemos en cuenta que para el capitalismo todo se reduce a una mera mercancía, podemos decir sin temor a equivocarnos que la gran mayoría de estos seres humanos están siendo explotados una vez que llegan a sus destinos, produciéndose así una lucha salvaje entre estos y los trabajadores nacionales por con seguir un empleo. A más mano de obra, peores sueldos y peores condiciones de trabajo se pueden ofrecer, pues lo que un español se negaría a realizar seguramente lo acepte un inmigrante. Evidentemente, ela culpa no es del inmigrante sino del capitalista que se aprovecha de la situación creada por un sistema creado para favorecerle y dotarle de mano de obra prácticamente esclava con el único fin de producir su mercancía al menor coste posible.

En España, el partido político Vox y su organización juvenil Revuelta han declarado abiertamente la idea de legalizar a cuantos inmigrantes sudamericanos sean necesarios. Es por ell, que podemos decir abiertamente que lo que se esconde bajo su falsa noción de patriotismo no es otra cosa que seguir manteniendo sus privilegios de clase.

Pero, sin lugar a dudas, el mayor problema que provoca la inmigración es la desaparición de la cultura y formas de vida de los pueblos autóctonos. No es difícil ver como barrios de Suecia, Francia o del Reino Unido han sido tomados por el islam y en donde la unica ley que prevalece es la sharia. La islamizacion de Europa y la gran sustitución son un hecho cada vez mas fehaciente. Si la derecha liberal promueve la inmigración con fines económicos, la izquierda posmoderna y woke promueve la inmigración con el fin del exterminio étnico, cultural e identitario de las naciones europeas para poder controlar a la población de forma más eficaz. Siempre será mas fácil controlar a una masa informe que a ciudadanos conscientes de quienes son.

Por ello, frente a la derecha liberal y a la izquierda posmoderna y woke, debemos reafirmar la idea de la soberanía nacional y cultural y la identidad española y europea. Solo hay una solución posible: la remigracion.