Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Reportajes

Las grandes maniobras del Rin: una incesante agitación política en Alemania


Georges Feltin-Tracol | 14/11/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Las próximas elecciones parlamentarias alemanas tendrán lugar en otoño de 2025. Sin embargo, desde la jubilación de su niñera en jefe, la madre Merkel, los alemanes asisten a una agitación considerable.

El canciller socialdemócrata Olaf Scholz tiene el privilegio sin precedentes de liderar una alianza tripartita, la «Coalición Tricolor» (rojo para la socialdemocracia, verde para los Grünen y amarillo para los liberales). Desde el principio, este acuerdo resultó frágil debido a las profundas diferencias entre Verdes y Liberales. Los Verdes, gastadores, se oponían a los Liberales, defensores de la austeridad, la reducción de la deuda y la «regla de oro» presupuestaria. Las tensiones internas se agudizaron por la creciente crisis socioeconómica.

El Bundestag rara vez se disuelve en Alemania. La última vez que se recurrió a él fue en 2005, cuando Gerhard Schröder fue derrotado y ganó Merkel. Además, los políticos alemanes apenas son partidarios de ello. La guerra de Ucrania, las sanciones económicas contra Rusia, el problema energético causado por el cierre de todas las centrales nucleares y las medidas coercitivas en materia de medio ambiente descontentan a la opinión pública. Con un descenso del 2,3% en 2021 respecto a 2017 (12,64%), la AfD (Alternativa para Alemania) goza ahora de una verdadera popularidad, y no solo en las encuestas. Las elecciones regionales celebradas el 8 de octubre en Baviera y Hesse (donde su principal metrópoli, Fráncfort, es la ciudad cosmopolita por excelencia) confirmaron su histórica implantación en el Oeste (18,44% en Hesse y 14,65% en Baviera).

Nancy Faeser, la ministra federal de Interior socialdemócrata, que persiguió todo lo nacional, incluida, en septiembre de 2023, la búsqueda y prohibición del movimiento pagano odinista Artgemeinschaft, su asociación familiar y su revista, Nordische Zeitung («Periódico Nórdico»), sólo consiguió un 15,09% en las elecciones de Hesse, lo que no le impidió conservar su puesto.

La oposición patriótica ya no se limita a los Länder orientales de la antigua República Democrática Alemana. Sus éxitos electorales se han logrado a pesar de las masivas campañas de desprestigio político y mediático y de la increíble violencia judicial perpetrada contra ella. Los servicios regionales de protección de la Constitución de 1949 (una policía del pensamiento, la opinión y la palabra) la vigilan de cerca. Su principal figura en Turingia, Björn Höcke, ha sido procesado porque, durante un mitin electoral, dijo: «Todo por nuestra patria, todo por Alemania», una referencia implícita a las «horas más oscuras de la historia»…

También hay que recordar que los apparatchiks del régimen berlinés amenazan a Götz Kubitschek, director de la editorial Antaïos, director de la excelente revista Sezession y cofundador del Institut für Staatspolitik (Instituto de Política Estatal) por supuesto extremismo y, sobre todo, por su innegable coraje inconformista. Sin embargo, la AfD afronta las elecciones europeas del próximo junio con cierta serenidad. Su cabeza de lista, el eurodiputado saliente Maximilian Krah, es cercano tanto a Björn Höcke como a la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X, aunque se dice que en 2009 estuvo al frente de la oposición al obispo tradicionalista Richard Williamson.

El sistema tripartito basado en democristianos, liberales y socialdemócratas se fue desvaneciendo con la entrada en el Parlamento de los Verdes en 1983, la Izquierda poscomunista en 1990 y la AfD en 2017. A nivel regional, hay que añadir los Electores Libres que gobiernan Baviera junto a los conservadores de la CSU (Unión Socialcristiana) y que a veces se presentan en otras regiones (en torno al 4,80% en Hesse). En Francia, su perfil liberal-conservador corresponde al de los divers-droite, aunque sus dos diputados electos al Parlamento Europeo se sientan en el grupo macronista.

La llegada masiva de sucesivas oleadas de migrantes extraeuropeos ha desbordado los servicios municipales de acogida, asistencia y alojamiento. La ausencia de un control serio de la migración y las patologías sociales que se derivan están contribuyendo al éxito sin precedentes de la AfD. Los democristianos de la CDU, presididos por un viejo rival de Merkel, Friedrich Merz, han presentado unas escasas medidas antimigratorias que contradicen la disparatada política de su ex-canciller. Los liberales, herederos del movimiento nacional-liberal, se apartan de esta cuestión candente. Uno de los suyos, Jürgen Möllemann (1945-2003), Vicecanciller de la República Federal de 1992 a 1993, rechazó muy pronto los inicios de una sociedad multiculturalista. Gran crítico de Helmut Kohl, este entusiasta paracaidista murió al no abrirse su paracaídas en 2003. Un año antes, había criticado ferozmente la política del Primer Ministro israelí Ariel Sharon.

Los estragos combinados de la inmigración no europea y la inflación también causaban considerables turbulencias en el seno de la izquierda radical. Sahra Wagenknecht, acompañada de una decena de diputados federales, acaba de romper con la dirección de Die Linke, cada vez más sensible a los temas eco-wokistas. Inmediatamente ha creado una nueva formación política llamada provisionalmente BSW (Bündis-Alianza-Sahra Wagenknecht). Una de mis crónicas anteriores, se centraba en esta política muy popular en Alemania. Su nuevo partido ya ha obtenido el 12% de los votos. Atraería a muchos abstencionistas y se nutriría de todos los demás electorados, en particular de la AfD, con la notable excepción de los votantes de Die Linke. Esto está por ver en futuras elecciones.

¿Debemos entender que Sahra Wagenknecht es un instrumento del sistema capaz de contener o incluso frustrar el ascenso de la AfD? En «La izquierda antiinmigración ve la luz en Alemania», publicado en línea en Breizh Info el 27 de octubre, Lionel Baland sugiere una lectura diferente de la iniciativa de la nueva Rosa Luxemburgo. Cree que su «populismo rojo» abriría la posibilidad de un «frente transversal» con la AfD. Sin embargo, el historial activista de Sahra Wagenknecht arroja algunas dudas sobre esta hipótesis. La historia política reciente de Alemania atestigua, no obstante, intentos o esbozos de compromiso nacional y popular. Poco antes de su asesinato en 1979, Rudi Dutschke avanzaba hacia un cierto «nacional-neutralismo» teórico. A principios de los años 2000, Horst Mahler, antiguo abogado de la Banda Baader, se unió a los nacionalistas radicales del NPD (Partido Nacional Democrático). Günter Maschke, estudiante extraparlamentario de izquierdas y refugiado político en Cuba, se convirtió en un ferviente revolucionario-conservador bajo la influencia de Carl Schmitt.

La vida política alemana era ahora tan convulsa e incluso incandescente que Der Spiegel del 5 de septiembre de 2023 se atrevió a escribir que «Francia es Alemania sólo que mejor». Sin embargo, ambos Estados se encuentran en un avanzado estado de decadencia. En consecuencia, sus respectivas poblaciones reaccionan con relativo discernimiento a los retos de la época.