Los sueños imperiales de Erdogan: ¿camino a Viena? – Adáraga


Los sueños imperiales de Erdogan: ¿camino a Viena?


Antoine de Lacoste | 06/10/2020

«Turquía tiene el claro objetivo de restablecer el Imperio turco». De esta manera, apeló al sentido común Nikol Pashinian, el primer ministro armenio, en una entrevista con France 24. La agresión de Azerbaiyán, presuntamente controlado por Ankara, contra el enclave armenio de Nagorno-Karabaj es el último episodio de un frenesí imperialista sin precedentes desde la caída del Imperio otomano.

La guerra en Siria fue una oportunidad para que Erdogan invadiera repetidamente a su vecino para castigar a los kurdos o, simplemente, para ocupar parte del territorio sirio, como la provincia de Idleb en el noroeste. Como miembro de la OTAN, Turquía ha disfrutado de una indulgencia estadounidense y europea inverosímil, y si Putin no hubiera estado allí para contener el avance del ejército turco, no se sabe hasta dónde habría llegado.

Después fue Libia donde varios miles (estamos hablando de al menos 12.000) de mercenarios islamistas turcomanos fueron enviados desde Siria para ayudar al aliado Sarraj, en dificultades militares frente a las fuerzas del mariscal Haftar. Una vez más, fueron los rusos quienes bloquearon el avance turco, impidiendo que las hordas turcomanas se apoderaran de los pozos petroleros libios. Esto no impidió que Erdogan firmara un acuerdo marítimo perfectamente ilegal con Libia para compartir una zona marítima que une a los dos países. Es como si Creta o Chipre no existieran.

Porque el Mediterráneo oriental es el tercer objetivo del insaciable sultán. Furioso por haber sido marginado en los recientes descubrimientos de gas marítimo ubicados en las aguas territoriales de Chipre, Grecia, Israel, Líbano y Egipto, Erdogan quiere obligar a sus vecinos a darle una parte del pastel. Desde la perforación ilegal, bajo la protección de buques de guerra, hasta la intimidación múltiple, la tensión se elevó a un nivel peligroso. Bajo la amenaza de sanciones europeas (pero no estadounidenses), la flota turca regresó a puerto, esperando una próxima oportunidad. Porque la situación económica turca es más que mediocre y el sultán no puede permitirse someterse a un arsenal de sanciones. Afortunadamente, este es su talón de Aquiles que compensa la recuperación de la eficiencia militar.

RECOMENDADO:   José Antonio Bielsa Arbiol explica en menos de 11 minutos qué es la Tesis Siri

Junto con esta política agresiva muy llamativa, Erdogan desarrolló una actividad religiosa más discreta pero quizás más peligrosa. Más allá del símbolo de la conversión de Santa Sofía en mezquita, financia una actividad religiosa muy intensa en varios países europeos, en particular en Alemania, Francia y los Balcanes. Financiación de mezquitas, envío de imanes, muchos de los cuales son funcionarios turcos. La panoplia es amplia y se beneficia de una pasividad angustiosa de nuestros líderes.

El apoyo activo al ataque azerbaiyano contra el Nagorno-Karabaj armenio es el último avatar de la política de expansión de Turquía. El método es el mismo que en Libia: suministro de drones de ataque de alto rendimiento y envío de mercenarios islamistas turcomanos. Puede cambiar el curso de la guerra. El anterior había sido ganado en gran parte por el ejército armenio, pero Turquía no estaba allí.

Todo esto es parte de una ambiciosa estrategia al servicio del islam y el expansionismo turco. Tal vez, los turcos no quieran llegar hasta las puertas de Viena como ha dicho el primer ministro de Armenia (en referencia a los precedentes históricos de la XVI y XVII XX siglos), pero es hora de tomar conciencia del peligro.

No soñemos con ninguna audacia en el mundo occidental y esperemos, una vez más, que Rusia sea el último baluarte.

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: Gerd Altmann: El presidente turco Recep Tayyip Erdogan

 

Antoine de Lacoste
Antoine de Lacoste es articulista y colaborador habitual de Boulevard Voltaire.




Adáraga ofrece todos los contenidos de su edición digital completamente gratis. Si quieres ayudarnos a continuar con nuestra labor de reconquista cultural, puedes hacer tu donativo seguro en bitcoins clickando aquí. ¡Muchas gracias!




Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies