X
       

 A la venta el número 11 de nuestra revista en papel

Reportajes

Revolución Cultural 2.0: la lucha de China contra la feminización de los hombres


Alexander Markovics | 24/06/2023

  Tu ayuda económica a Adáraga es vital

Mirando a la juventud alemana y europea, hay muchos desarrollos inquietantes: la feminización de los hombres es omnipresente, las llamadas «estrellas del pop» se están convirtiendo en modelos individuales para los adolescentes. Cada vez son más los jóvenes que se pierden en los mundos virtuales de los videojuegos, impulsados ​​por el sueño de convertirse en una estrella de los e-sports o en un conocido youtuber y así ganar mucho dinero. Este estilo de vida materialista es la realidad de un número creciente de jóvenes: si se cree en los medios y la política occidentales, ni siquiera hay una alternativa y es parte del «desarrollo individual saludable». Pero China demuestra que también hay una alternativa.

Después de que el Partido Comunista local mantuviera a raya al gigante tecnológico Ali Baba (cuya importancia en la República Popular es comparable a la de Google en Occidente), aquí viene la siguiente etapa de la Revolución Cultural 2.0: el presidente Xi Jinping llama al rejuvenecimiento nacional. Las influencias de una cultura pop degenerada de Japón y Corea del Sur, que en su mayoría propaga hombres larguiruchos y afeminados como modelos a seguir, son una espina en el costado de los líderes comunistas. Estos ahora deben ser prohibidos en la televisión, junto con el culto a las «celebridades vulgares de Internet» (comparable al bloguero alemán Rezo).

Al mismo tiempo, el partido está cerrando la industria de los videojuegos y permitiendo que los menores de 18 años jueguen solo tres horas a la semana. Además de censurar el contenido antipatriótico, el gobierno también está tratando de combatir el creciente fenómeno de la adicción a los videojuegos. Ante la creciente amenaza de Occidente, recientemente reforzada por la creación de la alianza militar AUKUS entre Estados Unidos, Australia y Gran Bretaña, Pekín apuesta por fortalecer su propia cultura en esta guerra híbrida, que también pasa cada vez más a través de la Internet y la cultura pop.

En lugar de la locura decadente del generismo, debemos promover la «cultura tradicional china, revolucionaria y progresista-socialista». Pekín ha entendido, por tanto, la advertencia de Rusia, donde el analista Leonid Savin, entre otros, ha llamado la atención sobre este fenómeno, de que la guerra contra los pueblos libres de este mundo también se libra a través de los medios de comunicación, que incluyen Internet y los videojuegos. Por lo tanto, China quiere proteger a su juventud de las malas influencias de Occidente, no porque quiera esclavizar a sus pueblos, sino porque el Reino Medio ha entendido que su soberanía no puede ser defendida por cobardes afeminados, materialistas solo preocupados por su saldo bancario, narcisistas en busca de fama y homosexuales.

Para ello, es fundamental combatir la «cultura pop» occidental en la medida de lo posible, preferentemente mediante la promoción y el redescubrimiento de la cultura y las tradiciones propias. Quien se refiera a su propia tradición en la lucha contra el globalismo puede ganar. Pero los que apuestan por la cultura de la globalización sólo pueden perecer.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies