Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Artículos

Slavoj Zizek y el hombre como catástrofe: «comunismo de guerra» contra el cambio climático


Alexander Markovics | 26/08/2023

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

Más radical que la «última generación»: «comunismo de guerra» contra la crisis climática

La «última generación» pide que se respete el objetivo de 1,5 grados, pero hay gente en el mundo para la que esto no es suficientemente radical. En una entrevista concedida al diario alemán Taz, el filósofo de extrema izquierda y globalista Slavoj Zizek, nacido en 1949, aboga por instaurar un «comunismo de guerra» para resolver la crisis climática. Pero, ¿cuál es la estrategia que se esconde tras esta llamativa reivindicación y cuál es su verdadero objetivo?

Contra la corrección política y la inmigración masiva pero a favor del globalismo: un caso de falsa oposición intelectual

Al pensador esloveno le gusta presentarse como un opositor: rechaza la corrección política porque para él significa hablar sin actuar, y la inmigración masiva en Europa representa incluso para él uno de los cuatro jinetes apocalípticos de nuestro tiempo. Pero al mismo tiempo, este discípulo del freudomarxista Jacques Lacan aprovecha la crisis climática, mal llamada por las élites occidentales y las ONG, para discutir medidas aún más radicales en el espíritu del globalismo. Porque también en este caso, según Zizek, se habla demasiado, pero no se actúa lo suficiente.

Un supuesto opositor al servicio de los globalistas: minimizar las medidas extremas para el Great Reset

Por analogía con los climato-collabos y sus pensadores radicales, habla de una «trampa climática» que sólo puede superarse con medidas autoritarias. Zizek, el filósofo esloveno, minimiza deliberadamente el término utilizado: en lugar de hablar de la total burocratización y militarización de la economía de guerra comunista, incluyendo el terror y la violencia contra los disidentes, a la que se refiere con este término, se refiere al presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt y su intervención directa en la política económica para aumentar la producción de armas. Para justificar medidas autoritarias como la eliminación de la democracia en favor del clima, nuestro pensador esloveno evoca un estado de emergencia apocalíptico: estamos en una guerra por la supervivencia, que sólo puede ganarse mediante un aumento de la «buena gobernanza».

El Estado totalitario y autoritario como último recurso del proyecto globalista

Para él, esta buena forma de gobierno ya no puede ser una democracia, sino simplemente un Estado totalitario que haga lo que las élites occidentales consideren oportuno. Desde este punto de vista, es lógico que Slavoj Zizek pida el fin del multipartidismo para encontrar «una salida a la trampa climática». La razón por la que el Foro Económico Mundial, la Unión Europea y otras instituciones occidentales recurren cada vez más a este tipo de propaganda, incluso entre los intelectuales eslovenos, es que reconocen una crisis del liberalismo, una ideología que ya no es capaz de movilizar a suficientes personas para alcanzar sus objetivos. El Great Reset no se concibió por otra razón que para mantener vivo el proyecto de globalización amenazado de fracaso: propugnando y adoptando medidas coercitivas. La zanahoria ya no es suficiente para conseguir que los europeos se adhieran a las medidas del liberalismo globalista, así que, desde el punto de vista de las élites, tiene que salir el palo.

La amenaza del apocalipsis como medio de presión para una política «sin alternativa»

En la mente de los globalistas, es la humanidad la que plantea el problema, no una ideología equivocada o unas élites corruptas. No es sólo el individuo el que plantea un problema para ellos y el que se convierte en una «catástrofe», sino sobre todo aquellos que están organizados políticamente o que incluso se consideran un pueblo. No es casualidad que Zizek advierta contra el «populismo», con el que se refiere a todos aquellos que no quieren someterse al Gran Reemplazo. Uno tiene la impresión de que en las mentes de la élite global, el eslogan del lunes utilizado una vez en la República Democrática Alemana, «nosotros somos el pueblo, el muro debe desaparecer», se ha invertido en «nosotros somos el muro, el pueblo debe desaparecer» y se ha convertido en el principio rector de su política.

De este modo, crean deliberadamente imágenes de un apocalipsis inminente, que los principales medios de comunicación martillean en la mente de la gente día tras día. Su objetivo no es sólo atemorizar a sus propios ciudadanos para que acaten medidas cada vez más extremas. Los que se niegan a acatarlas son deshumanizados, y la sociedad se divide en «negacionistas del clima» y «defensores de las medidas correctas». En última instancia, su objetivo es crear la ilusión de que no hay alternativa a sus propias medidas, como en 2015 con la política de fronteras abiertas de Angela Merkel y en 2019 y más allá a raíz del coronavirus. Al menos en este punto, podemos estar de acuerdo con el filósofo esloveno, apodado jocosamente «Hegel, la cocaína» debido a su permanente secreción nasal durante sus apariciones públicas: en el Occidente realmente existente, la cuestión climática se ha convertido efectivamente en uno de los cuatro jinetes apocalípticos.

Sin embargo, el «apocalipsis climático» no es una amenaza real, sino una medida terapéutica cuidadosamente escenificada para inducirnos a adoptar el comportamiento correcto, es decir, a obedecer a los globalistas. Pero no importa con qué nos amenacen los políticos liberales y sus filósofos de corte, no importa lo que quieran que temamos: si conseguimos, como pueblo, permanecer unidos y organizarnos políticamente en una lucha por la hegemonía, entonces el pánico climático, como el pánico al coronavirus, quedará en nada.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies