Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Reportajes

La supercrisis mundial llegará como se predijo


Andrei Fursov | 21/08/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

La aplicación de medidas antisociales fuera del corazón del sistema capitalista ha permitido durante mucho tiempo a los gobernantes capitalistas mitigar el conflicto social dentro del corazón del sistema y ralentizar y modificar la lucha de clases. Como dijo Cecil Rhodes a finales del siglo XIX, «o te conviertes en imperialista o tienes una guerra civil». Y, efectivamente, la fase imperialista del capitalismo fue un intento de evitar la guerra civil en su propia sociedad recurriendo a la expansión exterior. Pero el hecho es que el imperialismo estaba limitado desde el principio por el tamaño del planeta, y a finales de los siglos XIX y XX, las zonas exteriores, a expensas de las cuales se podían limar los conflictos sociales en el centro, estaban agotadas, y para evitar la guerra civil, se necesitaban guerras no coloniales, sino imperialistas, es decir, entre las propias potencias imperialistas.

Esto coincidió, entre otras cosas, con el desarrollo de la segunda revolución industrial (1870-1910). La segunda revolución industrial significó la electricidad, el motor de combustión interna y, en la vida cotidiana, el teléfono, el telégrafo, el cine, el suministro de agua y los ascensores. Hay que señalar que la segunda revolución industrial duró menos que la primera. La primera revolución industrial fue la máquina de vapor y los ferrocarriles entre 1750 y 1830. La línea descendente de la dinámica económica industrial del capitalismo se demuestra de forma aún más llamativa con la tercera revolución industrial: 1970-2000. Hablamos del ordenador, el teléfono móvil, Internet y los robots.

La posmodernidad es el estado natural de la civilización occidental después de la modernidad, es decir, la era del Sturm und Drang de una sociedad industrial de masas progresiva con un sistema comercial-industrial que destruyó sucesivamente la organicidad de la jerarquía social de la Edad Media y creó gradualmente un hábitat global tecno-trónico artificial y el culto al individualismo.

Hace ya 60-70 años, algunos escritores de ficción estadounidenses dibujaban distopías en las que las cosas son casi desechables, porque es necesario mantener la industria en marcha con altos niveles de empleo y consumo, y la gente es absolutamente tolerante entre sí, por lo que en la sociedad no debe haber nadie que se eleve por encima de los demás con sus cualidades superiores, porque esto genera envidia malsana de las masas y malestar social.

Comparada con los logros de las dos primeras revoluciones industriales, la tercera palidece y duró incluso menos que la segunda. Es más, los dirigentes mundiales han frenado deliberadamente el desarrollo científico y tecnológico, que ya estaba perdiendo impulso, al limitarlo, en su propio interés, a un único campo, el de la información y la comunicación, es decir, las tecnologías digitales. Éstas pueden utilizarse para un fantástico lavado de cerebro y para el control de la población.

A finales del siglo XX, la introducción de las ciencias aplicadas en la producción real, con excepción de la militar, estaba casi completamente bloqueada, debido al control casi total del capital financiero, es decir, del capital no productivo, sobre el capital industrial, por así decirlo. La mayoría de los últimos inventos de las últimas décadas han ido por el lado del ocio y el entretenimiento, no de la producción. Pensemos en los últimos siglos del Imperio Romano, cuando la situación era más o menos la misma. La tasa de crecimiento de la productividad y del crecimiento económico en la tercera revolución industrial es inferior a la de la segunda revolución industrial, pero se trata de una tendencia. Aquí llegamos a una conclusión paradójica.

La fase tecnoindustrial en el desarrollo del capitalismo desde los años 60 ha sido un camino ascendente que conduce hacia abajo, no hacia el progreso sino hacia la regresión. Es más, la expansión del sistema patronal y esclavista de la época apoyó el desarrollo de este sistema a costa de destruir el entorno externo, es decir, el segundo principio de la termodinámica, al aumentar la entropía del entorno externo. Y cuando el entorno externo se agotó, comenzó la entropía del propio sistema capitalista, la fase final y terminal a la que estamos asistiendo.

Un buen ejemplo de regresión industrial y económica a partir de cierto momento del desarrollo del capitalismo es el crecimiento medio de la productividad del trabajo desde la segunda revolución industrial.
Veamos esta cifra.De 1891 a 1972, la tasa de crecimiento de la productividad del trabajo fue del 2,33; de 1972 a 1996, del 1,38; de 1996 a 2004, es decir, en 8 años, volvió a ser del 2%, debido al saqueo del antiguo campo socialista, a la reducción temporal de los gastos de guerra occidentales y a la distribución a gran escala de productos chinos baratos. Pero esto pronto llegó a su fin. De 2004 a 2012, la tasa de crecimiento de la productividad laboral fue del 1,33% y del 0,4 al 0,5% a partir de 2012.Es lo que llamamos «asíntota de Hola». Estoy de acuerdo con los economistas que piensan que no habrá más revoluciones industriales ni científicas y tecnológicas. La cuarta revolución industrial de Schwab no puede considerarse una revolución científica y tecnológica.

A finales del siglo XXI, si no se produce una catástrofe mundial, el mundo, sobre todo teniendo en cuenta la desindustrialización en curso, volverá completamente a la asíntota, a 0,2-0,4. El célebre economista Gordon, de la Northeastern University de Estados Unidos, ha mostrado muy claramente, utilizando el ejemplo de Estados Unidos, por así decirlo con los dedos de una mano, cómo se logrará el retorno a tasas de crecimiento del 0,4 e incluso del 0,2. Ha identificado 6 factores, cada uno de los cuales es un factor de crecimiento. Ha identificado 6 factores, cada uno de los cuales es capaz de garantizar el retorno a la asíntota. Ha identificado 6 factores, cada uno de los cuales reduce una parte del crecimiento económico. El primer factor.La baja demografía de la población activa, a pesar de que entre 1965 y 1990 las mujeres se incorporaron al mercado laboral como una reserva adicional que había que explotar. Hoy, este reservorio se ha agotado, los baby-boomers, la generación que traicionó a América, como se la llama, están muriendo y jubilándose. De ahí la disminución del número de horas trabajadas per cápita y la caída del 0,2% del crecimiento económico.Si restamos esta cifra del 1,8 actual, obtenemos 1,6.

Debido a la baja tasa de natalidad, Estados Unidos espera una «gran remontada» en el futuro, según ha declarado el multimillonario estadounidense Elon Musk. Así comentaba el empresario la publicación de Reuters de que las reservas del principal fondo fiduciario del sistema de seguridad social estadounidense se agotarán en 2033, un año antes de lo previsto en las previsiones del año pasado. «Se avecina un gran peaje debido a las bajas tasas de natalidad. Japón es un indicador adelantado», escribió Musk en su cuenta de Twitter. En 2022 nacieron en Japón 799.700 personas. Es la primera vez desde 1899, cuando se empezaron a llevar estas estadísticas, que la tasa de natalidad cae por debajo de los 800.000 nacimientos.

El segundo factor es que, desde la década de 1990, Estados Unidos no ha visto aumentar su nivel educativo, y el país ha descendido cada vez más en la lista de países con mayor porcentaje de personas con un título universitario.Gordon resta otro 0,2%, lo que da 1,4.

Tercero. El rápido crecimiento de la desigualdad en Estados Unidos desde los años 80. Tercero. El rápido crecimiento de la desigualdad en Estados Unidos desde la década de 1980. Tras la crisis de 2008, comenzó a crecer a un ritmo frenético. De 1993 a 2008, el crecimiento medio de la renta real en Estados Unidos fue del 1,3%, con un crecimiento del 0,75% para el 99% de la población y del 52% para el 1%. En otras palabras, el 99% tiene menos del 1% y el 1% tiene el 52%. Desde 2009, el 1% de la población estadounidense ha recibido el 93% de la renta nacional gracias a lo que se conoce como crecimiento de sustitución. Gordon resta otro 0,5% y ya tiene el 0,9%.

Cuarto. Las modernas tecnologías de la información y la globalización han tenido efectos tanto positivos como negativos en la economía estadounidense. Los centros de llamadas y otros servicios se han deslocalizado a otros países. Resta otro 0,2 y ya tiene el 0,7.

Quinto. La agenda «verde» se convierte en prioritaria, en detrimento de otras áreas de crecimiento económico, reste otro 0,2. El resultado final es 0,5.

Por último, los déficits gemelos, por cuenta corriente y presupuestario, pierden 0,3. Y obtenemos el 0,2% de la tasa de crecimiento de la productividad y del crecimiento económico en Inglaterra entre 1300 y 1750.

A la luz de todo esto, Gordon predice una recesión mundial que durará para siempre.

Sabemos que nada dura para siempre, pero la economía asintótica existe desde hace 10.000 años y el mundo moderno parece estar cayendo en ella.Esto no significa que la industria vaya a desaparecer por completo. Pero sí significa que la industria será muy limitada. La verdadera industria estará destinada a la cima, mientras que el resto de nosotros tendremos un agujero para panecillos. O, como dice Schwab «elegantemente», entre comillas, en su libro, «a la mayor parte del mundo le espera la patagonización».

La Patagonia es una región de Argentina habitada por pastores, gauchos y una economía de subsistencia. Cualquiera que haya leído Los hijos del capitán Grant, de Julio Verne, recordará que los héroes también viajaron por la Patagonia. Eso demuestra lo que es la Patagonia. Según Schwab, la Patagonia representa el destino de una gran parte del mundo, es decir, la vida en una economía preindustrial. Balatsky coincide básicamente con las conclusiones de Gordon. No sé si Balatsky conoce el trabajo de Gordon, pero ambos piensan en la misma línea, por así decirlo. Según Balatsky, tras una breve pausa de 250 años, el mundo está volviendo a caer en la trampa maltusiana. Yo diría más bien el seno de la asíntota, pero da igual. Balatsky cita estadísticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que muestran que la tasa de crecimiento de la productividad laboral, una de las medidas más importantes del rendimiento económico, cayó del 2,3% al 1% en Estados Unidos entre 2006 y 2017, y del 2,2% a medio punto porcentual en el Reino Unido. El ritmo de crecimiento económico se está ralentizando y los cálculos de Gordon sugieren que deberíamos alcanzar entre el 0,2% y el 0,4% en 2030.

E incluso Thomas Piketty ha escrito que «a principios del siglo XXI, el volumen de capital inmobiliario acumulado muestra todos los signos de un exceso de oferta». De ahí la disminución de su rentabilidad.Según este indicador, como señala Piketty, «el mundo se encuentra ahora al nivel de las dos guerras mundiales anteriores del siglo XX». e hecho, añadiría yo, estas guerras sirvieron para elevar este indicador.Y lo elevaron, por así decirlo, hasta mediados de los años 60 del siglo XX.

¿Qué significa esto en términos de conclusiones sociales y políticas? Balatsky, y estoy de acuerdo con él, predice el comienzo de una nueva ola de inhumanidad de las clases altas hacia las clases bajas. Pero el hecho es que esta ola ya ha comenzado.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies