Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Entrevistas

Solenn Marty: «El objetivo del Instituto Ilíada es la creación de una élite europea»


François Bousquet | 30/04/2023

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

El Institut Iliade organiza este año su décimo coloquio, «Frente al declive antropológico: vivir como europeo», pero más allá de este evento, que es su escaparate anual, el Instituto Ilíada es ante todo una escuela de formación. Una como tantas otras… ¿o no?

Esta es la pregunta a la que responde Solenn Marty, directiva del Institut Iliade y directora de una obra colectiva sobre Dominique Venner que publicará La Nouvelle Librairie en mayo de 2023.

François Bousquet: Las escuelas ejecutivas están en auge (Campus Héméra para la Agrupación Nacional o École de formation insoumise para La France Insoumise). ¿Qué hace especial al Instituto Ilíada? ¿La metapolítica? ¿O algo más?

Solenn Marty: La metapolítica, obviamente, ¡pero no como algo exclusivo! La formación del Institut Iliade es independiente de cualquier partido político, en la medida en que no proponemos un «programa», sino una «visión del mundo» (Weltanschauung). Mediante la infusión de conocimientos e ideas, pretendemos crear una conciencia, sin partidismo alguno: la de nuestra más larga memoria europea, concebida como el crisol de un nuevo renacimiento. No se pretende que los jóvenes que formamos se conviertan en miembros permanentes del Institut Iliade, sino que salgan con una sólida columna vertebral, que sean actores en la ciudad para desarrollar, a su propio nivel, incluida la política, un futuro construido sobre este deseo de una «supervida» europea. Se trata pues fundamentalmente de una escuela de compromiso, marcada en este sentido por la obligación de concretar un proyecto personal para validar la formación.

¿Cómo se posiciona en relación con el Institut de formation politique (IFP) y el Institut de sciences sociales, économiques et politiques (ISSEP)?

El Institut Iliade, el IFP, el ISSEP y otros del movimiento monárquico o identitario, son estructuras complementarias, que actúan cada una en su ámbito. Evidentemente, formamos parte de un universo común, pero nos dirigimos a públicos y ámbitos diferentes: la técnica y la oratoria, por ejemplo, para el IFP (que consigue reunir a todos los flecos de la «derecha») y la formación de ejecutivos políticos en un enfoque más liberal-conservador para el ISSEP. El nicho del Instituto Ilíada es más cultural, histórico, ideológico, fundamentalmente metapolítico. Pretendemos formar a los cuadros de una reconquista de nuestra identidad y de nuestros lugares de poder. Lejos de competir, estas estructuras son por tanto complementarias y todas necesarias: ¡que florezcan cien flores!

El objetivo es, en primer lugar, formar una élite. ¿Cuáles son los requisitos? ¿Cómo se lleva a cabo la selección y la formación?

Por utilizar una terminología muy querida por el equipo de Elements, queremos dotar al «bloque popular» (que a nuestros ojos es realmente el pueblo) de «falanges de élite», las únicas capaces de volver a conectar al pueblo con el hilo de su destino. En el sentido original, la élite es lo mejor de un grupo. Se trata, pues, de hacer surgir una minoría reconocida por sus cualidades naturales o adquiridas… lo que conduce de facto a una selección. Evidentemente, no se trata de tener un ejército de licenciados; ¡los alumnos de nuestras clases proceden de profesiones muy diferentes! El proceso de selección se basa en un cuestionario de candidatura, seguido de una entrevista de motivación con un miembro del equipo de formación. A continuación, el ciclo general se desarrolla durante cinco fines de semana, puntuados por presentaciones sobre diversos temas, al final de los cuales los cursillistas deben presentar un proyecto que les permita validar la formación: ¡también en este caso, el campo de posibilidades está muy abierto! ¡El objetivo es realizar un proyecto que pueda difundirse más allá del círculo del Institut Iliade, ya sea un artículo, un libro infantil, un colgante, la creación de una bufanda o la grabación de un podcast!

¿Qué ocurre después con los oyentes? ¿Existe una red? ¿Entran en la red? ¿Tienen proyectos?

Un poco de todo eso al mismo tiempo. La idea es que cuando salgan del curso, los alumnos (que lo han convalidado) se impliquen a su nivel y en su ámbito. Algunos se dedican a la política, otros ponen en marcha proyectos culturales o empresariales, algunos escriben artículos, otros infunden pequeños gérmenes en entornos más hostiles… En resumen, nuestra acción depende de nuestras capacidades y aspiraciones. La red creada por el Instituto Iliad pretende facilitar la ayuda mutua entre los oyentes. Somos una comunidad de pensamiento y acción.

El instituto aspira a ser la vanguardia del renacimiento europeo. Por muy apasionante que sea, la función de una vanguardia es abrir camino, con pequeños grupos al principio. ¿Crecen?

Crecen… demasiado lentamente, por supuesto, a la vista de la «convergencia de catástrofes» que estamos viviendo. Pero una élite (si ha de serlo de verdad) es necesariamente de naturaleza aristocrática, y son las minorías activas las que hacen la historia, ¡nunca las masas, aunque se disfracen de «pueblo soberano»! Si consideramos, a propósito de la situación francesa, que hacen falta cien hombres para tomar el poder y mil para ejercerlo realmente, entonces ser una pequeña «vanguardia» tiene sentido y da esperanza. Hoy, más de 350 jóvenes ya se han formado en el Instituto Ilíada, por no hablar de todas las personas que asisten cada año a nuestros coloquios, apoyan nuestras iniciativas a través del Club des Cent, nuestro fondo de dotación o nuestro fondo de inversión… ¡Esto abre nuevas perspectivas! Saber que nuestro objetivo no es tanto «tomar el poder» en Francia (¿de qué sirve eso sin un cuestionamiento profundo de las instituciones?) sino más bien la construcción de una «revolución conservadora» permanente a escala europea, lejos de los focos mediáticos.

¿Qué formas adopta la proyección europea del Institut Iliade, que es el núcleo de su misión?

La proyección europea del Instituto Ilíada adopta varias formas, empezando por las colaboraciones editoriales. Nuestros libros se traducen en Italia, España, Inglaterra, Alemania, Grecia, Noruega… Y ahora traducimos a autores europeos, como Pierro Sciapponi, que acaba de escribir Les défis de l’Europe (publicado por La Nouvelle Librairie en su colección Iliade). También participamos en eventos en Roma, Madrid, Florencia y Barcelona más recientemente, e invitamos regularmente a ponentes de otros países europeos a nuestras reuniones: Martin Sellner, David Engels, Slobodan Despot, entre otros, ya han intervenido en nuestros coloquios anteriores… ¡Este año contaremos con Mariano Bizzarri, Adriano Scianca y José Javier Esparza! Además, por supuesto, está la reciente creación en Madrid de nuestro equivalente español, el Instituto Carlos V, que demuestra que nuestro modelo se está extendiendo a nivel europeo, ¡el único nivel que cuenta en términos de civilización!

La conferencia anual del Instituto se ha convertido en una cita ineludible. ¿Cómo se ha conseguido este éxito?

Precisamente en una tercera vía europea (¡y no bruselense!), a la vez radical y realista. La fuerza de nuestra conferencia es que propone una visión original, que se inscribe en un dinamismo real, en un enfoque constructivo basado en nuestra larga memoria, pero resueltamente volcado hacia el futuro. Al rechazar tanto el conformismo «burgués» como la parálisis de la nostalgia estéril, atraemos a los jóvenes que se reconocen en nuestra visión del mundo y siguen creyendo en el futuro.

¿Por qué se aborda este año el tema del «declive antropológico»?

Porque es esencial, visible y omnipresente en nuestras sociedades, pero sería fácil y falso considerarlo como una fatalidad. Si la crisis está en el hombre, ¡también lo está la salvación! El declive antropológico se inscribe perfectamente en nuestro proyecto metapolítico, y disponemos de verdaderos resortes para hacerle frente, que debemos aprovechar.

Dominique Venner no es sólo el iniciador del Institut Iliade, sino su alma. ¿Qué papel desempeña? ¿Federador, renovador, inspirador?

Una pregunta inmensa… que será también el tema del acto que organizaremos el 21 de mayo en París con motivo del décimo aniversario de su muerte voluntaria. Si tuviera que resumir la influencia de Dominique Venner en el seno del Institut Iliade, diría que es sin duda su fundador póstumo, pero que su papel es mucho más importante. Él abrió un camino, y nosotros decidimos seguirlo y trazar los próximos pasos, conscientes de que su suicidio fue «una provocación a la esperanza y al motín».

Si tuviera que resumir el Institut Iliade en una frase, ¿qué diría?

¡Hay más en nosotros!

Fuente: Éléments