X

 La España rural se rebela contra la Agenda 2030

       

Artículos

Steadfast Defender: la OTAN y la gran guerra de las élites


Markus Siira | 07/02/2024

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

Como la guerra de Ucrania no es lo suficientemente urgente para las necesidades de la cábala de los bancos centrales, ya se ha puesto en marcha una nueva operación psicológica para preparar mentalmente a los ciudadanos europeos para la «gran guerra de la OTAN». Olli Rehn, el representante finlandés del Banco de Pagos Internacionales, ya debe haber recibido un memorándum al respecto desde la «Torre de Basilea»…

La política de seguridad es la palabra mágica del día y la alianza militar participa actualmente en el mayor ejercicio militar desde la Guerra Fría. La idea es que la situación se recrudezca cuando Rusia ataque a la OTAN. En el ejercicio Steadfast Defender, que se prolongará hasta mayo, participarán 90.000 soldados de los países de la OTAN. Miles de soldados estadounidenses llegarán a Finlandia como parte del ejercicio.

El espectáculo también está relacionado con la Realpolitik y la asignación del gasto público. Dado que las relaciones con Rusia son cada vez más tensas, este país representa también una «amenaza a largo plazo» para Europa, por lo que los países de la eurozona tendrán que gastar más dinero en la industria armamentística y aumentar sus presupuestos de defensa. Por tanto, los países de la eurozona tendrán que gastar más dinero en la industria armamentística y aumentar sus presupuestos de defensa. Se calcula que esto sólo será suficiente dentro de «unos años». Como consecuencia, los productos interiores brutos estancados se verán aún más lastrados por el esfuerzo bélico.

El gobierno finlandés, implicado en la guerra híbrida, planea oportunamente modificar la ley sobre el servicio militar obligatorio: el nuevo límite máximo de edad para los reservistas se fijaría en 65 años. Como «necesitamos a todo el mundo para la próxima batalla contra Rusia», el ministro de Defensa, Antti Häkkänen, quiere elevar aún más el límite de edad de los reclutas.

Si la élite política finlandesa sigue el triste ejemplo de Ucrania (donde la gente es reclutada a la fuerza para la guerra, incluso en las calles), cualquier persona de entre 16 y 70 años, incluidos los enfermos terminales y los discapacitados, podría ser enviada al frente como carne de cañón.

Como siempre, el enfrentamiento entre la OTAN y Rusia se basa en la gestión de la crisis económica del sistema capitalista, que tiene su contrapartida en la historia. Durante la Gran Depresión de los años 20, las estrategias de emergencia fueron la gripe española y las grandes guerras, que derribaron el viejo orden. En interpretaciones más esotéricas, la élite también necesita hacer sacrificios de sangre a los Molochs que mantienen su poder.

¿Seguirá siendo la «amenaza rusa» una simulación y un espectáculo mediático de (falso) poder en nuestra era de crisis múltiples, o se hará real el riesgo de una gran guerra? Depende de hasta qué punto los coordinadores del actual sistema económico necesiten desesperadamente otra emergencia masiva para resolver sus problemas, antes de pasar a un nuevo orden comercial como un «mundo multipolar».

Nota: Cortesía de Euro-Synergies