Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Artículos

Bruselas sigue sin comprender los Balcanes


Nikola Mirkovic | 26/07/2022

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

El 6 de julio, el Parlamento Europeo examinó la situación política en tres países candidatos a la Unión Europea: Serbia, Bosnia y Herzegovina y Kosovo. Desde la desintegración de Yugoslavia en la década de 1990, los Balcanes Occidentales aún no han encontrado el camino hacia la serenidad y la prosperidad.

La corrupción, el crimen organizado, las rivalidades religiosas y étnicas están, por desgracia, arraigadas a pesar de las promesas de Estados Unidos y la Unión Europea de traer la paz, la democracia y el respeto de los derechos humanos.

Bosnia y Herzegovina, un país «inventado» por Washington, sufre una tasa de desempleo del 30% (casi el 40% para los jóvenes), una afluencia de inmigrantes de fuera de Europa y un aumento del radicalismo islamista. Bosnia y Herzegovina es el segundo país europeo, per cápita, por el número de yihadistas enviados a Oriente Medio. La primera región es Kosovo, otra creación americana, que hace la vista gorda ante el ISIS y sigue persiguiendo a los serbios y otras minorías como los gitanos o los goranis. La tasa de desempleo en Kosovo también es extremadamente alta. Serbia intenta resistir la occidentalización del país pero tiene que hacer frente a graves problemas de tráfico de drogas.

De estos problemas de desempleo, wahabismo, migración y crimen organizado, el Parlamento Europeo no ha dicho mucho. Para Bruselas, el único problema real en los Balcanes es… Rusia. De hecho, para acercarse al santo grial europeo, se invita a Bosnia y Herzegovina a «aplicar las sanciones de la Unión Europea» (contra Rusia). La Unión Europea advierte al país contra el «continuo interés de Rusia en desestabilizar Bosnia y Herzegovina».

Además, Bruselas no sólo promete un futuro europeo en Sarajevo sino también «euroatlántico». Bruselas hace la vista gorda ante el ostracismo contra las minorías en Kosovo pero felicita a los kosovares por «su alineación (…) con la Unión Europea en cuanto a las sanciones contra Rusia”. Los eurodiputados llegan incluso a afirmar que «la independencia de Kosovo es irreversible», posición opuesta a la de la ONU y de muchos países como India, Argentina, Brasil, Indonesia, Argelia, el Vaticano e incluso otros miembros de la la Unión Europea como España o Grecia.

Acusar a Rusia de inmiscuirse en los Balcanes cuando los atlantistas alentaron la destrucción de Yugoslavia, cuando la OTAN bombardeó Serbia para arrebatarle Kosovo o cuando un alemán se hizo cargo de Bosnia-Herzegovina sonreiría suavemente si el tema no fuera tan grave. A la Unión Europea no le importan las preocupaciones reales del pueblo balcánico. Lo único que quiere es un alineamiento con su política suicida antirrusa para complacer al Tío Sam y un gran mercado sin fronteras para que sus multinacionales se apoderen de la economía local y que la OTAN establezca sus bases militares.

En el contexto actual, tal visión abierta solo empujará a los Balcanes, que no están integrados en la Unión Europea, a los brazos de China, Turquía o Rusia, que están mucho más interesados ​​​​en relaciones pragmáticas que políticas. Treinta años después de las guerras en la antigua Yugoslavia, Bruselas sigue sin entender los Balcanes.

Sergio Fernández Riquelme: El nacionalismo serbio. Letras Inquietas (Marzo de 2020)

Fuente: Boulevard Voltaire