Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Entrevistas

Diana Mkrtchyan y Denis Lescaillez: «Armenia está sufriendo un segundo genocidio»


Sabine de Villeroché | 03/10/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Diana Mkrtchyan es armenia y directora de cine (su película Ojakh: Al otro lado del silencio, sobre el genocidio de 1915, se estrenará en los próximos meses). Junto a su marido, Denis Lescaillez, dirige Arevik en Francia, una asociación de «promoción de la cultura armenia». Hoy nos describen la trágica situación de los habitantes de Nagorno-Karabaj.

Sabine de Villeroché: ¿Qué está pasando en Armenia y más concretamente en la región de Nagorno-Karabaj?

Denis Lescaillez: El martes 19 de septiembre de 2023, Azerbaiyán lanzó lo que denomina una «operación militar» en Nagorno-Karabaj (o Artsaj), un enclave armenio montañoso con una población de 120.000 habitantes, entre ellos 30.000 niños. Al día siguiente, los últimos defensores armenios se rindieron, dejando a la población civil indefensa ante un ejército azerí que intensifica sus abusos. Esta «operación» comenzó a la 1 de la tarde, cuando los niños estaban en la escuela y los padres en el trabajo. El resultado: más de 200 muertos, entre ellos niños, miles de desaparecidos, pueblos rodeados por las fuerzas azeríes sin electricidad, alimentos ni comunicaciones. Circula muy poca información sobre lo que está ocurriendo realmente en Karabaj. No hay periodistas extranjeros sobre el terreno. La falta de electricidad, cortada por el ejército azerbaiyano en el momento de la ofensiva, hace imposible la comunicación.

El domingo 24 de septiembre, el Primer Ministro armenio, Nicol Pachinian, declaró que responsabilizaba a Azerbaiyán y a las «fuerzas rusas de mantenimiento de la paz» de lo que estaba ocurriendo en la región. En las Naciones Unidas, Armenia pidió el envío inmediato de una misión de la ONU a Nagorno-Karabaj para supervisar la situación sobre el terreno e impedir la «limpieza étnica».

¿Por qué ataca Azerbaiyán a Nagorno-Karabaj? ¿Es un conflicto religioso o étnico?

D.L.: Nagorno Karabaj fue anexionado al Azerbaiyán soviético por Stalin en 1921 con el nombre de República Autónoma de Nagorno Karabaj. Esta región ha sido escenario de dos guerras entre las dos antiguas repúblicas soviéticas de Azerbaiyán y Armenia: una, de 1988 a 1994, causó 30.000 muertos; la otra, en otoño de 2020, 6.500 muertos. Al final de la última guerra, se desplegaron fuerzas rusas en Artsaj para garantizar el alto el fuego.

En realidad, estas fuerzas han colaborado silenciosamente en el bloqueo de Artsaj durante diez meses (desde diciembre de 2020) y no han impedido la «operación militar» azerí apoyada por Turquía. Hasta este último ataque del martes, los 120.000 habitantes vivían con la única ayuda de la Cruz Roja Internacional, que les proporcionaba medicinas y un poco de comida.

Diana Mkrtchyan: Azerbaiyán habla hoy de integrar a la población de Nagorno Karabaj. Pero tiene que saber de qué habla: en realidad, los armenios se irán o serán aniquilados, y Azerbaiyán integrará territorios vacíos. Desde el 22 de septiembre, más de 5.000 personas ya han abandonado Artsaj. Armenia ha anunciado que acogerá a 40.000 personas. Pero, ¿qué ocurrirá con las otras 80.000? No lo sé, pero me temo lo peor.

¿Cómo es la situación humanitaria allí? ¿Ha tenido noticias de sus seres queridos?

D.M.: La situación ha empeorado desde el 12 de diciembre, día en que los azeríes que se autoproclamaban «eco-activistas» (el mundo entero descubrió que en Azerbaiyán había «eco-activistas») decidieron bloquear el corredor de Latchin, la única carretera que une Armenia con Artsaj. Los residentes podían abandonar el enclave a capricho de los azeríes, que mantienen listas de personas basadas en sus perfiles de Facebook y en lo que dicen en las redes sociales. En otras palabras, es bien sabido que a ciertos armenios de la lista nunca se les permitirá salir. Han sido detenidos y trasladados a Bakú (capital de Azerbaiyán). Circulan anuncios de azeríes que ponen precio a las mujeres armenias…

Según las últimas noticias, una familia entera fue ejecutada en el pueblo de Vardadzor, en la región de Martakert.
Soldados azerbaiyanos mataron a tiros a una pareja que se negaba a abandonar su casa. Poco después, mataron a su hijo, que había venido a recoger a sus padres. En el pueblo de Sarnaghbyur también mataron a un hombre y a sus dos hijos de 8 y 10 años.Como cineasta, he grabado muchos testimonios. He aquí algunos de ellos. Goga Bagdasaryan, profesor, escribió desde Stepanakert el 22 de septiembre de 2023: «Stepanakert (la capital de Nagorno Karabaj) está llena de evacuados en condiciones espantosas.La gente duerme en los pasillos de los hoteles y todo el mundo tiene hambre.La gente se busca. En las calles de Stepanakert, la gente se te acerca constantemente para enseñarte fotos de sus seres queridos y preguntarte si los hemos visto. Hay funerales por todas partes.Innumerables personas están sitiadas; según la información de que dispongo, algunas han podido salir (no sé quién lo ha organizado). Han muerto muchos conocidos, parientes lejanos, estudiantes y escolares… El caso de los escolares muertos es aún más difícil para mí como profesora. No hay palabras para describir lo que está ocurriendo.Lo que me pasó, lo que viví y por lo que aún estoy pasando, nunca lo compartiré con nadie. No me hagan preguntas».

Otro dijo que «las fuerzas armadas azerbaiyanas atacaron casas residenciales, guarderías y escuelas con artillería y aviones. También resultaron dañados vehículos.Sin embargo, no había instalaciones ni equipos militares cerca…».

Uno de los residentes de Stepanakert que se prepara para abandonar su ciudad se lamenta: «No podré despedirme de mi padre para siempre porque hay soldados azerbaiyanos en la zona del cementerio».

¿Qué reacción podemos esperar de la comunidad internacional?

D.L.: Una reacción totalmente hipócrita: la comunidad internacional pretende que Azerbaiyán es un Estado democrático occidental en el que los derechos de las minorías están garantizados por un sistema legal y que desea integrar a la población de Nagorno Karabaj.Esto dista mucho de ser así: Azerbaiyán es una dictadura nacionalista que lleva años haciendo declaraciones agresivas contra los armenios y encerrando a sus periodistas y opositores.

En realidad, el ejército azerí ya lo ha demostrado en 2020: está purgando por completo todos los territorios que ha conquistado de su población armenia e incluso está destruyendo las huellas de su civilización: se atacan iglesias y se destruyen las lápidas armenias de los cementerios. Existe el deseo de erradicar por completo todo rastro de existencia armenia.Dentro de unos años, la comunidad internacional se dará cuenta de que Armenia está viviendo un segundo genocidio.

¿Cómo explica esta «gran hipocresía», como usted la llama?

D.L.: Hay enormes intereses económicos en juego. Los alemanes necesitan el gas azerí, que en realidad es gas ruso que transita por Azerbaiyán desde la guerra de Ucrania. De hecho, este fue el motivo de la visita de Ursula von der Leyen tras el estallido de la guerra en Ucrania en 2022. El interés por mantener relaciones con este país es, por supuesto, económico.Gran parte de Europa depende de Azerbaiyán.

Israel, que necesita un aliado militar en las fronteras de Irán, suministra armas a Azerbaiyán. Rusia, que está presente en Nagorno-Karabaj con 2.000 soldados, está desarmando a la población pero tiene interés, para justificar su presencia, en que decenas de miles de armenios permanezcan allí. Si se van, Rusia tendrá que irse también.

El único apoyo militar real podría venir de Irán, que limita con ambos países. Pero Irán es un paria internacional. Irán concentró tropas en la frontera en 2020 y dice estar muy interesado en que Armenia permanezca intacta. Esto es quizás lo único que hará que Azerbaiyán se lo piense dos veces antes de anexionarse el sur de Armenia.

Todas estas campañas militares están supervisadas por Turquía. La propia Armenia está atrapada en un callejón sin salida. No puede intervenir luchando contra Azerbaiyán en el este y contra Turquía en el este. Si enviara ayuda militar a Karabaj, los azeríes y los turcos tomarían el pretexto de invadir el territorio armenio y apoderarse finalmente de esta zona para extender el mundo turcófono hasta el mar Caspio.

Los estadounidenses se muestran muy cautos y los franceses son los únicos que tienen palabras algo más incisivas que decir sobre Azerbaiyán, pero sin que esto se traduzca en cooperación, ayuda o acción real.

Siempre podemos enviar observadores a la frontera para que comprueben que el ejército azerbaiyano invade efectivamente el territorio de la República de Armenia, pero, por desgracia, probablemente no se llegue más lejos.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire