¿Está Eric Zemmour destinado a reemplazar a Marine Le Pen? – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en Telegram

¿Está Eric Zemmour destinado a reemplazar a Marine Le Pen?


Jérôme Bourbon | 01/10/2021

Después de la gran sustitución parece que llega el momento del pequeño sustituto. Todo sucede como si Eric Zemmour sustituyera política, mediática y electoralmente a la Agrupación Nacional y a la dinastía de los Le Pen. Mientras Marine Le Pen lucha por hacerse oír, ya que su entrada en campaña el 11 de septiembre en Fréjus fue perfectamente inaudible, además de que su movimiento está altamente endeudado (adeuda más de 22 millones de euros) y se encuentra amenazado por varios expedientes judiciales o, incluso, por un rotunda quiebra, uno de los candidatos de la Agrupación Nacional acaba de escribir una carta en forma de llamado de auxilio a Emmanuel Macron para que el Jefe de Estado actúe a favor de la financiación de la campaña presidencial marinista (esta iniciativa es asombrosa: es un poco como si Francia hubiera pedido dinero a Alemania del Reichsbank antes de ir a la guerra contra él. Marine Le Pen es decididamente una oponente consagrafa, ¡de una credibilidad poco común!) mientras Eric Zemmour es omnipresente. Solo lo vemos y lo escuchamos.

Aunque Albin Michel ha renunciado a publicar su último libro, Francia no ha dicho su última palabra, respuesta al desesperado El suicidio francés, el libro autoeditado (publicado por Rubempré, que lleva el nombre del muy ambicioso héroe de Balzac, ¡todo un símbolo!) tiene tanto éxito que ya ha sido necesaria una reedición. Y aunque el comité regulador televisivo obligó a Cnews a desprenderse de Zemmour para su programa diario y vespertino Face à l’Info desde el lunes 13 de septiembre, el polemista está invitado a todas partes en los canales: el sábado 11 en Ruquier en el On est en direct, el lunes para una hora y media en L’Heure des Pros de Pascal Praud, el martes en RTL, el miércoles en Bourdin en BFMTV

(…)

Aparece en la portada del Journal du Dimanche. Junto a su foto de primer plano, podemos leer: «Cómo Zemmour quiere adelantar a Le Pen». También aparece en la portada de Le Point y Valeurs Actuelles. También hay muchos reportajes y programas en radio y televisión sobre el irresistible ascenso de Zemmour. El polemista dice que es víctima de la censura, pero cualquier auténtico censurado estaría encantado de beneficiarse de su cobertura mediática. En este punto, ¡es una censura promocional absoluta!

Tenemos la impresión de revivir lo que sucedió hace cinco años con Emmanuel Macron que estaba en las revistas y actos políticos se decía que estaban abarrotadas, lo que despertó el entusiasmo. A fuerza de decirlo, terminó reflejándose en las urnas ya que fue el primero con el 24% de los votos en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2017. Es cierto que Eric Zemmour, dirigido y promovido por los grandes medios, actualmente está en aumento. Lo demuestra su innegable éxito durante las «reuniones literarias» el pasado fin de semana en Toulon y Niza, donde uno tenía la sensación de asistir a las reuniones de un candidato en el campo frente a una asamblea acalorada y aplaudirlo de todo corazón (800 participantes en Toulon habiendo pagado 20 euros cada uno, 1200 en Niza) mucho más que la charla de un intelectual sobre Francia.

El hombre no es habilidoso ni intemporal. Aprovecha al máximo las dificultades estructurales de los republicanos y de la Agrupación Nacional para legitimar su (casi segura) candidatura y ocupar un importante espacio electoral. La no candidatura de Wauquiez y Retailleau le abre un espacio en el lado del ala derecha de Los Republicanos y muerde notablemente al electorado que había votado a Fillon en 2017. Además, aprovecha al máximo las debilidades y decadencia de una Marine Le Pen cada vez más evanescente, lastrada por sus repetidos fracasos electorales, atormentada por su calamitoso debate de 2017, incapaz de mantener una línea política clara, desprovista de convicciones, grosor y coherencia, dramáticamente carente de densidad política, cultural y humana.

Incluso dentro de la Agrupación Nacional nadie cree en su victoria. Esto es tan cierto que, incluso, sus allegados salen en los periódicos para mostrar su escepticismo, sus dudas y hasta su desprecio. Muchos de sus funcionarios electos se verían tentados a hacer la maleta y si alguna vez las curvas se cruzaran en sus trayectorias. Si hay una votación entre Zemmour y Marine Le Pen en las próximas semanas o meses, no nos sorprendería que muchos funcionarios electos de la Agrupación Nacional finalmente otorguen su patrocinio al polemista de 60 años.

En esta elección Marine Le Pen se juega su supervivencia. Ella está arriesgando mucho. Solo podrá sobrevivir si Zemmour fracasa en su búsqueda de las 500 firmas o si un gran escándalo lo obliga a retirarse del juego. Pero si eso no sucede, las elecciones de 2022, que verán los cincuenta años de la creación del Frente Nacional, podría significar definitivamente el final de la Agrupación Nacional. Un revés presidencial que desmovilizaría a su electorado conduciría automáticamente a una derrota en las elecciones legislativas. Esto reduciría la financiación pública del partido a casi nada y podría llevar a su liquidación dado su nivel actual de endeudamiento. Porque esta vez no podremos vender el Paquebot, la antigua sede nacional de la Agrupación Nacional en Saint-Cloud, que luego permitió evitar la quiebra tras las desastrosas elecciones legislativas de junio de 2007.

Si, en caso de derrota, Marine Le Pen solo puede culparla (su incompetencia, sus traiciones, regateos y negaciones serían castigadas) el candidato que pretendía, al parecer, reemplazarla, no deja de despertar al menos una cierta perplejidad. Porque si habla mucho más radical sobre muchos temas que el propio Jean-Marie Le Pen (…), si la izquierda lo odia, si encarna una función transgresora electoralmente fructífera (su demonización por algunos le sirve con otros, fue el éxito a su tiempo de Le Pen e incluso Sarkozy muy atacado por la izquierda), se beneficia, en cambio, de un apoyo nada despreciable y, que en ocasiones, sorprendente a primera vista. Sus principales lugartenientes son, de hecho, banqueros de inversión, gerentes de empresas emergentes con marcas étnicas y que vienen de Rothschild…. como un tal Macron.

El grupo liderado por Julien Madar, de 32 años, está a cargo de financiar la asociación de Amigos de Eric Zemmour. France Info nos dice que es el director gerente de Checkmyguest, que es «un ex banquero de inversión en Rothschild, donde se especializó en fusiones y adquisiciones, que estudió primero en la Universidad de Columbia, Nueva York. Después de eso, creó una asociación de inversores con un amigo, también banquero de Rothschild, antes de unirse a Checkmyguest, un joven comienzo al que había ayudado hace unos años recaudando 7 millones de euros de fondos». Start-ups, bancos de inversión, recaudación de fondos, jóvenes emprendedores… Este perfil recuerda a algunos de los lugartenientes que rodearon a Emmanuel Macron durante su campaña en 2017. ¡Asombroso para un adalid de la Francia eterna!

No se detiene ahí: según Antoine Diers, portavoz de los Amigos de Eric Zemmour, hay «una unidad de recaudación de fondos de diez personas dirigida por un banquero de inversión». Este banquero no es otro que Jonathan Nadler, quien también trabajó para Rothschild antes de ser contratado por JP Morgan. (…) Como señaló Jean Terrien en nuestro número del 15 de septiembre, la dimensión de sus apoyos no se detiene ahí ya que Zemmour convocó a los anunciantes Daniel Kazan y Frank Tapiro para su campaña, su portavoz es la sefardí Sarah Knafo, su asesor económica no es otro que el promotor inmobiliario Philippe Izraelewicz, ex-compañero de fórmula de Valérie Pécresse en la regional en 2010 y también contrató a Olivier Ubéda, ex-director de la campaña de Sarkozy en 2007 y luego en las primarias de Bruno Le Maire en 2016, como «consultor en comunicación política y pública». ¡Perfiles que, uno estará de acuerdo, están a años luz de una derecha radical y anti-sistema! Esto es suficiente para alimentar al menos una cierta precaución.

Porque si es cierto que Eric Zemmour es odiado por una parte del lobby judío, el representado por la LICRA, la UEJF y la dirección del CRIF, (…) el periodista sefardí es admirado y apoyado por el ala más derechista de la comunidad judía, que teme al surgimiento del Islam y al vigoroso sentimiento antisionista dentro de las masas musulmanas, en particular debido a la persecución de palestinos por Eretz. Es solo visitar el sitio de la Liga de Defensa Judía para medir cuánto a Zemmour es amado por los likudniks que odian a los árabes y musulmanes y se molestan en esconder ese odio que, al parecer, no los lleva ante los tribunales de la República por incitar al odio racial.

Es un error creer que la comunidad judía de Francia constituye un bloque monolítico. Dentro de él existen diferentes estrategias. Zemmour encarna una tendencia de derecha en el judaísmo, muy hostil al Islam y a los musulmanes hasta el punto de hacer que esta cuestión, aunque importante en sí misma, sea la única. Pero si bien es cierto que el surgimiento del Islam plantea preguntas reales (¿pero a quién debemos esta inmigración masiva?), este no es el único tema, dicho sea de paso. Primero, hay toda un colectivo de inmigración extraeuropea que no es musulmana, como la inmigración asiática, así como toda una sección de inmigrantes subsaharianos, a menudo evangélicos o animistas. Sin embargo, esta inmigración contribuye tanto al Gran Reemplazo. ¿Por qué Zemmour nunca la apunta, por qué nunca lo menciona? Además, tenemos que ser intelectualmente honestos: si bien la inmigración masiva agrava considerablemente las dificultades del país y ayuda a modificar su rostro y su alma, no es la única tragedia que vivimos hoy. Digamos la verdad: si algunos musulmanes son responsables de delitos y faltas y efectivamente existe una islamización preocupante del país (que no es, además, paradójicamente incompatible con su concomitante americanización y secularización, como evidencia por ejemplo el fin de la educación en el hogar y las amenazas a escuelas fuera de contrato), no son responsables de legalizar el aborto, el «matrimonio» homosexual, la religión shoah o las leyes Pleven y Gayssot (incluso si estas legislaciones favorecen su establecimiento duradero en el país al equiparar el patriotismo con el racismo), ni de la tiranía sanitaria (sobre la que Zemmour no dice una palabra), ni de la crisis financiera, ni de la destrucción de la familia tradicional y de la moral natural, ni de la pérdida de la fe y apostasía universal, ni de la persecución de nacionales y disidentes como recientemente Cassandre Fristot y tantos otros.

Es en esto que el discurso sin inhibiciones y habilidoso de Eric Zemmour, claro, construido y atractivo en muchos aspectos, carece de honestidad intelectual. Porque si quería ser objetivo y exhaustivo, tendría que evocar «la influencia poderosa y dañina del lobby judío» en el declive de Francia. Pero probablemente sea mucho pedirle. Y, ciertamente, esa no es la razón por la que actualmente es promovido y patrocinado.

Fuente: Rivarol

Imagen: Autor desconocido: Marine Le Pen en el Parlamento Europeo

 

Jérôme Bourbon
Jérôme Bourbon es periodista y director del semanario Rivarol.




Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Podcast en Ivoox



Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies