Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Artículos

Finanzas del mundo de payasos


Kristoffer Mousten Hansen | 01/02/2021

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

El reciente estallido de las acciones de GameStop ha revelado, por si alguien aún lo dudaba, que el centro del mundo de payasos no es Washington ni Silicon Valley, sino Wall Street. Para que quede claro, esto no se refiere a la valiente banda de redditors de r/wallstreetbets, esos pocos, esos pocos felices, esa banda de hermanos que, en el momento de escribir este artículo, puede muy bien estar preparada para forzar la quiebra de varios fondos de cobertura. Más bien, los payasos son esos fondos de cobertura y todos esos otros inversores institucionales que han sido apuntalados por la intervención de los bancos centrales durante décadas mientras se felicitaban de que sus ganancias de siete cifras se debían a su propia brillantez financiera.

¿Qué ha pasado?

La historia de lo sucedido (hasta ahora) se cuenta brevemente. Se reveló que GameStop era una de las acciones más vendidas en Wall Street, con el fondo Melvin Capital a la cabeza. Si bien esto puede ser o no una posición sólida basada en los fundamentos del mercado (no he investigado y creo que es un juego de jetas perder el tiempo en los fundamentos en estos días) la gente no se tomó bien la revelación. En concreto, los redditores del subreddit Wallstreetbets vieron que los vendedores en corto eran vulnerables y organizaron una campaña para hundirlos. De repente, los inversores minoristas inundaron el mercado, compraron acciones y llevaron las acciones de GameStop, que habían estado cotizando por debajo de los 20 dólares, a la estratosfera, superando los 365 dólares en la mañana del miércoles (27 de enero). Melvin Capital sufrió enormes pérdidas, de hasta el 30%, y tuvo que salvarse con una infusión de 2.750 millones de dólares el martes por la tarde.

Pero esa no es toda la historia…

En un mercado sano, en el que los fundamentos del mercado determinan realmente los precios, esto no habría ocurrido. La venta en corto sería simplemente una forma de determinar rápida y eficazmente el precio de mercado de las acciones, y no habría ningún beneficio especial que obtener de esta práctica, más allá de la ganancia de arbitraje (en el caso de que los vendedores en corto tuvieran razón). Del mismo modo, los inversores enfadados con los vendedores en corto no podrían haber disparado los precios de las acciones desafiando la realidad. Ambas prácticas sólo son posibles en un mercado inundado de cantidades cada vez mayores de dinero nuevo recién impreso por la Reserva Federal.

Durante décadas, los bancos centrales del mundo (el principal de ellos, la Reserva Federal de Estados Unidos) han tenido realmente una sola misión: no se puede permitir que los tipos de interés suban y hay que hacer todo lo posible para evitar incluso la más leve de las correcciones en los mercados financieros. Han podido salirse con la suya de forma clandestina, por así decirlo (¿quién se acuerda ahora de los buenos tiempos de Greenspan?) Los tipos de interés se vieron obligados a bajar cada vez más y los mercados se vieron inundados por un tsunami de crédito. Las acciones y los bonos respondieron, como era de esperar, alcanzando nuevos máximos históricos año tras año. Por supuesto, siempre hubo economistas preparados con teorías cada vez más descabelladas sobre por qué este inflacionismo descarado era en realidad una política sólida dictada por la ciencia de la economía moderna, pero el resultado para cualquiera es el de unos mercados financieros completamente divorciados de la realidad y cuyo único propósito parece ser asegurar una financiación barata para el gobierno estadounidense y enormes ganancias para las élites financieras.

Luego, por supuesto, llegó el coronavirus, y el gobierno, en su sabiduría, optó por destruir la economía. Para aplacar a la plebe, le ofrecieron unas cuantas limosnas (primero 1.200 dólares, luego 600) financiadas por esa increíble máquina que es la imprenta del banco central. Según la ortodoxia keynesiana, esto debería haber estimulado la economía hasta el extremo, asegurando una rápida recuperación. Desgraciadamente, como la mayor parte del mundo estaba cerrado, había muy pocas oportunidades para que la gente gastara realmente su dinero, y como el hombre de la calle es más sabio que la mayoría de los economistas empleados por el gobierno, probablemente comprendió que un cierre sin precedentes de toda la sociedad no es el mejor momento para emprender una bonanza de gastos de consumo. Así que ahorró e invirtió su dinero, algo que, gracias a los avances de la tecnología moderna, ahora puede hacer directamente, sin pasar por las cajas de ahorro o los intermediarios.

Sin embargo, la inflación sigue siendo inflación, aunque no aparezca en las estadísticas del gobierno, y la infusión de tal océano de liquidez naturalmente hizo que las acciones, los bonos, el bitcoin y ahora GameStop se dispararan. Sin embargo, los beneficiarios esta vez no han sido los bancos ni los inversores de Wall Street, sino los numerosos inversores minoristas que ahora se han confabulado contra Melvin Capital y los demás «tiburones» de Wall Street. Todo son espíritus animales, o mejor dicho, está impulsado por el deseo de aquellos que se sienten defraudados de ver caer a los altos señores de las finanzas. Esta última ronda de inflación les ha dado los medios para conseguirlo.

¿Es este el fin?

Es imposible saber qué ocurrirá a continuación. Tal vez la avalancha de liquidez se haya gastado y Wall Street capee el temporal; tal vez la Fed vuelva a intervenir con nuevas líneas de crédito para salvarlos, lo que parece más probable; de nuevo, la directiva principal de la Reserva Fdederal siempre ha sido salvar a los peces gordos de las finanzas. Es posible que los mercados financieros estén ahora tan rotos, los funcionarios de los bancos centrales tan preocupados por los efectos de su impresión de dinero, que no se haga nada y estemos viendo el principio del fin de la Gran Burbuja de 1980-2020. Sin embargo, si la historia reciente y la ortodoxia económica dominante sirven de guía, la Fed no se detendrá ante nada para «salvar» los mercados.

Como comentó Zero Hedge en Twitter, «lo que es notable es la cantidad de gente que se sorprende por lo que está pasando en el mercado. Le tiras 20 billones de dólares de estímulo, nacionalizas el mercado de bonos, rompes todos los vínculos entre el precio y los fundamentos… ¿qué crees que pasa?». Efectivamente. Sin embargo, sería totalmente apropiado en el mundo de payasos que el Gran declive bursátil de 2021 fuera iniciado por adolescentes que operan durante el día, llenos de dinero del helicóptero (¡gracias, Tío Milty!) y sin nada más que hacer, formando una turba en Reddit con el fin de romper un fondo de cobertura.

Fuente: Centro Mises