Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Reportajes

¿Quién es Marguerite Stern, la activista feminista perseguida por SOS Racismo?


Jean Kast | 16/03/2024

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

La revolución devora a sus hijos. Nunca antes este adagio había estado tan de actualidad. Los que ayer mismo encarnaban la vanguardia del progreso se ven ahora condenados a la palestra, acusados por sus antiguos aliados de haber traicionado la causa.

Esta semana, la activista feminista y ex-femenina Marguerite Stern se convirtió en víctima de esta frenética carrera por la pureza. La joven fue interrogada el miércoles 6 de marzo en la sede de la Policía Judicial, a raíz de una denuncia presentada por SOS Racismo. Se la acusaba de haber hecho, unas semanas antes, comentarios en un vídeo de YouTube que, según la asociación, constituían una «incitación pública a la discriminación, al odio o a la violencia». Aquí están: «Sí, proporcionalmente, las personas de origen inmigrante africano y de Oriente Medio, en su mayoría musulmanes pero no los únicos, agreden más a las mujeres que los franceses de cultura francesa. Sé que me van a llamar racista y todo eso. Pero no hay ideología en lo que digo. Son hechos».

A la salida de la audiencia, Marguerite Stern asumió la responsabilidad de sus comentarios: «Me siento perfectamente cómoda con lo que dije aquel día y lo mantengo. No, los hombres afganos, que han crecido en la misógina cultura afgana, no se convierten en mansos corderos con las mujeres por la operación del Espíritu Santo, simplemente por cruzar la frontera francesa». La campaña cita también las cifras del INSEE, según las cuales el 18% de las personas detenidas por la policía y la gendarmería son extranjeras, cuando sólo representan el 7% de la población francesa, y los numerosos informes que atestiguan la sobrerrepresentación de los extranjeros en las agresiones sexuales. «SOS Racismo es una asociación que recibe cada año varios cientos de miles de euros de subvenciones públicas», señala. ¿Para eso sirve el dinero? ¿Para pagar ejércitos de abogados que presenten denuncias absurdas cuyo objetivo, reconozcámoslo, es intimidar a cualquier voz discrepante?

Una epifanía tardía pero saludable

No es la primera vez que Marguerite Stern sufre la ira de la izquierda moral. La mujer que antes había sido aplaudida por sus collages feministas, su denuncia de los «feminicidios» y su apoyo a los migrantes escandalizó a su campo cuando por fin abrió los ojos sobre el origen de la inseguridad de las francesas. «Todas las parisinas saben que lugares como Barbès y La Chapelle son peligrosos para las mujeres», tuiteó en abril de 2023. «Son lugares donde los hombres que andan por allí nos tratan sistemáticamente como trozos de carne». Y añadió: «Sí, estos hombres son inmigrantes».

Bajo los abucheos e insultos de sus antiguos aliados, la feminista se mantuvo firme, rechazando las órdenes de cegarse a sí misma. «Estoy harta de ser hipócrita para preservar la imagen de ciertos hombres en detrimento de la seguridad de las mujeres. Se acabó».

Compromiso feminista

Ahora, alérgica a lo políticamente correcto, Marguerite Stern ha empeorado aún más a los ojos de la izquierda al abrazar una nueva batalla: la del «feminismo». Un feminismo de sentido común que pretende combatir los excesos de la ideología transgénero. Junto a Dora Moutot, otra feminista ahora denostada por Libération y sus afines, la treintañera defiende la idea, ahora controvertida, de que ser mujer es ante todo una realidad biológica. Para ella, no se trata de aceptar que los hombres que se declaran mujeres puedan participar en competiciones deportivas femeninas o utilizar vestuarios femeninos. En resumen, no se llega a ser mujer: se nace siéndolo.

Hoy, Marguerite Stern paga el precio de su libertad de pensamiento. No puede desviarse impunemente de la línea del partido. La insultan y amenazan regularmente en las redes sociales, la acusan de «transfobia» y la persiguen por «incitación pública al odio o a la violencia». Sus comentarios son chocantes y algunos buscan abiertamente censurarla: el pasado mes de junio, su cuenta de X (antes Twitter) fue bloqueada después de que dijera que «las mujeres más oprimidas son ahora los hombres»… Así que, por supuesto, Marguerite Stern sigue siendo una mujer de izquierdas y está lejos de compartir todos los valores defendidos en Boulevard Voltaire. Pero por su valentía y sinceridad, merece todo nuestro respeto.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire