¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Reportajes

Andrés Manuel López Obrador: un sexenio entre mentiras y promesas incumplidas


Félix Santovenia | 01/01/2024

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

Pocas presidencias generaron tantas expectativas e ilusiones colectivas en México que la de Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Tras varios intentos frustrados (algunos por el electorado, otros por el sistema) primero con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y después con el Movimiento para de Regeneración Nacional (Morena) por convertirse en ciudadano presidente, el tabasqueño se colgó la banda tricolora el 1 de diciembre de 2018. A pocos meses del final de su sexenio, llega el momento de hacer balance de su presidencia.

¿El presidente más mentiroso de la historia de México?

Es difícil saber si AMLO ha sido el mandatario más mentiroso de la historia de México pero, sin duda, ha hecho méritos más que sobrados por serlo. Según un estudio hecho público por Spin-Taller de Comunicación Política, López Obrador pronunció nada más y nada menos que 101.155 mentiras durante sus primeros cuatro años como presidente. Y como muestra, siempre según el citado estudio, un botón: «Donald Trump acumuló durante su mandato 30.573 afirmaciones falsas, engañosas o incomprobables». Esto supone que AMLO «ha dicho 330 por ciento de las mentiras del estadunidense, por lo que lo superó por 230 por ciento». Según estos datos, en sus «mañaneras» o comparecencias diarias matutinas ante los medios, el líder de Morena dijo, de promedio, 103 mentiras diarias. Para ser alguien que durante toda su carrera política se ha enorgullecido de no mentir al pueblo mexicano no está nada mal.

Un sinfin de promesas inclumplidas

Andrés Manuel López Obrador siempre se presentó como la gran salvación de México. A diferencia de sus antecesores, su presidencia cumpliría con los mandatos populares y resolvería, cual bálsamo de Fierabrás, todos los problemas del país. ¿La corrupción? Sería erradicada. ¿La pobreza? Cosa del pasado. ¿La inseguridad? Toca a su fin. Pero, como tantas veces ha sucedido en México, los deseos se han disuelto entre la realidad, quedando en meras quimeras e ilusiones de campaña electoral.

AMLO afirmó que en su sexenio la brecha entre ricos y pobres se reduciría. La realidad es que durante su presidencia hay cinco millones más de mexicanos en pobreza extrema respecto al sexenio de Enrique Peña Nieto, que no fue precisamente boyante en lo económico.

AMLO aseguró que sus medidas no represivas y no coercitivas restaurarían el orden y la seguridad en México. La realidad es que cada día son asesinadas 90 personas en el país y otras 32 desaparecen. En total, casi 33.000 personas han muerto de forma violenta en el último año. Bajo la presidencia del panista Felipe Calderón Hinojosa, fueron asesinadas 122.319 personas. Con el priísta Enrique Peña Nieto en Los Pinos, la cifra ascendió hasta los 150.451 asesinados. Entre 2018 y 2022, es decir, en apenas cuatro años, el México de AMBLO ha sufrido 167.336 muertes violentas. Más allá de sus discursos triunfalistas en las «mañaneras», el hecho es que, hoy, México es más mucho más inseguro con el ejecutivo de Andrés Manuel López Obrador.

AMLO afirmó que la política educativa sería una de sus prioridades y que no quedaría región del país sin acceso a la enseñanza, incluso de tipo superior. Incluso llegó a asegurar que un centenar de nuevas universidades públicas estarían en funcionamiento a partir de 2019. A día de hoy, ninguna de las cien está operativa. Aseguró que se mantendrían las estancias infantiles de la antigua Secretaría de Desarrollo Social y regularizarían los CENDIS. La realidad es que los eliminó por lo que las familias deben pagar ahora las guarderías de sus hijos. otro de los grandes éxitos de las políticas en materia educativa de AMLO se comprobó tras el final de la pandemia de coronavirus: cinco millones de alumnos abandonaron sus estudios.

AMLO aseguró que no habría más «gasolinazos», que impulsaría las energías renovables y que haría de PEMEX una empresa eficiente y rentable. El 31 de diciembre de 2018, esto es a inicios de su sexenio, el litro de gasolina costaba de media 19,15 pesos. Hoy se encuentra por encima de los 22 pesos. México sigue siendo un país extraordinariamente dependiente del petróleo a nivel energético y el número de emisiones contaminantes por la quema de combustibles fósiles es la más alta de su historia. Por último, PEMEX no se ha convertido en una empresa sostenible económicamente sino que ahora es la petrolera más endeudada del mundo.

Una más: AMLO afirmó que crearía el Banco del Bienestar para que los sectores más desfavorecidos de la sociedad pudieran cobrar una renta de garantía gubernamental. Efectivamente, López Obrador creó el citado banco… pero no construyó oficinas ni instaló cajeros en las zonas más deprimidas del país. En otras palabras, los pobres tenían, efectivamente, el derecho a percibir la ayuda pero no había sitio posible donde cobrarla, ya que el pago debía hacerse en exclusiva en las oficinas del Banco del Bienestar.

Otrosí: AMLO prometió la construcción del Tren Maya como proyecto estrella que mejoraría la conectividad de los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo con el resto del país. Además, aseguró que no se derribaría ningún árbol durante las obras. La realidad es que se han destruido miles de hectaréas de selva, otros tantos acuiferos y cientos de ecosistemas animales… y el tren sigue sin estar operativo (y no lo estará, al menos, en este sexenio).

Una verdad entre un mar de embustes e incumplimientos

Por último, hay que admitir que AMLO cumplió a rajatabla una de sus promesas electorales: no viviría en Los Pinos. Todo México pensó que López Obrador sería el primer presidente que residiría en su propio domicilio. Nos equivocamos: AMLO trasladó la residencia del presidente a Palacio Nacional. Hasta la llegada de AMLO como nuevo inquilino, cualquier ciudadano o turista podía acceder libremente a visitar Palacio Nacional. Hoy es imposible. Palacio Nacional es un complejo cuyo uso y disfrute está reservado en exclusiva al tabasqueño.

Quedan pocos meses para que Andrés Manuel López Obrador deje de llevar la banda presidencial. Y solo podremos decir que México es un país peor de lo que se encontró. Que tanta paz se lleve AMLO como dejará a los mexicanos a partir del próximo 30 de septiembre.