¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Artículos

Contornos de un mundo multipolar (III): elementos básicos del sistema ideológico occidental


Ljubisa Malenica | 25/01/2024

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

Antes de continuar, es necesario definir qué elementos componen realmente el sistema ideológico occidental, en líneas generales. Cabe señalar que este sistema es una combinación de normas sociológicas y económicas que a menudo se complementan entre sí.

En lo que respecta a los elementos económicos, podemos definirlos claramente como las tres «libertades» del modelo económico neoliberal: libre circulación de personas, libre circulación de bienes y libre circulación de capitales. No debería sorprender que estos tres elementos existan para servir al propio Occidente y al inflado oligopolio corporativo presente en su interior. En su libro, Esto lo cambia todo, la autora Naomi Klein enfatiza que «los tres pilares políticos de la era neoliberal son la privatización de la esfera pública, la desregulación del sector empresarial y la reducción de los impuestos sobre la renta y las empresas, todo ello pagado con recortes a los gastos de los servicios públicos».

Todos estos son los elementos de la dimensión económica del sistema ideológico occidental, que ha sido y es neoliberal. La naturaleza misma de la economía neoliberal se basa en un crecimiento económico continuo, que es imposible, y en políticas socioeconómicas predatorias que tienden a buscar siempre vías de explotación donde se extraiga el mayor valor del trabajo por el menor salario posible. Por lo tanto, no debería sorprendernos que Estados Unidos haya sido reconocido, en realidad, como una oligarquía y no, como dirían los medios y las élites occidentales, como la principal democracia del mundo.

Para la humanidad, considerada como un colectivo, la oligarquía no tiene ningún valor real. Esta debería ser una lección histórica clara, aprendida de las trágicas experiencias de otros países y de la propia Rusia. Es un fenómeno parasitario en el que la riqueza y los recursos colectivos se desperdician para el entretenimiento y el placer de una élite minúscula, sin dedicar ninguna atención a la mejora y el fortalecimiento de la comunidad en general. Dada la naturaleza del pensamiento y la práctica económicos neoliberales, no sorprende que la oligarquía se haya manifestado en Estados Unidos. Era sólo cuestión de tiempo.

Todos los elementos que Naomi Klein enumeró como pilares políticos del sistema económico neoliberal están ahí para transferir riqueza de la comunidad a manos de un número limitado de personas ricas. En un sistema diseñado así, el trabajo no se concibe como un medio para mejorar la calidad de vida individual y colectiva; por el contrario, la sociedad entera y su funcionamiento se perciben como un medio para el enriquecimiento continuo de unos pocos con condiciones de deterioro progresivo para la mayoría.

Además del aspecto económico del modelo ideológico occidental, mencionamos también un aspecto sociológico. Esta faceta del sistema de valores en el que los países occidentales basan sus sociedades es más compleja debido a la cantidad de elementos individuales que abarca. Uno de esos elementos es la insistencia agresiva y la promoción del individualismo y el rechazo de toda tradición o comportamiento colectivo. Esto incluye la promoción de comportamientos desviados y degenerativos, ya sea que se trate de toda una serie de relaciones sexuales antinaturales o de la normalización y fomento de trastornos psicológicos. El aborto como procedimiento médico a petición es otra característica de este impulso individualista que ataca la base histórica de cualquier sociedad, la familia, y es un intento adicional de degradación de todos y cada uno de los modelos comunitarios de comportamiento y existencia.

Llegados a este punto, cuando hablamos de la noción de individualismo en Occidente, es necesario comprender que en realidad nos estamos refiriendo a una versión extrema de este rasgo humano que conduce a la atomización de la sociedad. La completa separación del individuo de cualquier tipo de identidad colectiva, historia, cultura y tradición que produce degradación hacia un estado de primitivismo espiritual donde las propias necesidades y deseos son los únicos principios rectores del comportamiento humano.

Además del hiperindividualismo, al considerar el aspecto social del sistema ideológico occidental, tenemos que reconocer como parte integral la defensa de la democracia liberal como el único modelo apropiado para la organización de la vida y los procesos políticos dentro de cierta comunidad.

Al igual que con otros elementos del sistema de valores occidental mencionados anteriormente, la democracia como ordenamiento político de la sociedad ha sido elevada a una categoría de sagrada, por lo que las masas la perciben como infalible e irremplazable, aunque en realidad no es ninguna de estas cosas.

Infundir a la democracia un aura de excepcionalidad, en comparación con otros sistemas políticos, en realidad aceleró su corrupción y degradación hasta convertirla en nada más que otro activo para futuras expansiones de la hegemonía occidental. Al imponerse la democracia como sistema político a una determinada sociedad, es inevitable que las normas, costumbres y tradiciones locales sufran un ataque sostenido por parte de las costumbres sociales que la democracia lleva consigo. Es fácil observar aquí cómo el sistema político democrático, si se impone desde fuera y se percibe como una solución universal a todos los problemas sociales, se convierte en una herramienta de colonización cultural.

La definición más frecuente y más simplificada de democracia es la de un sistema político basado en el gobierno del pueblo, o de la chusma (mob), para estar más en consonancia con la comprensión griega antigua. Si aceptamos esta interpretación, como lo había hecho la mayoría del mundo, rápidamente llegamos a una comprensión razonable de que un modelo de democracia no puede, bajo ninguna circunstancia, servir como marco para la vida política de todas las sociedades de este planeta. Además, sería apropiado entender que diferentes culturas y tradiciones darán forma a los principios democráticos de manera adecuada a la población local y a la experiencia histórica, creando así muchas estructuras políticas únicas que tendrían parte de su origen en los principios comunes de la democracia.

Sin embargo, este no es el mundo en el que vivimos. La sacralización de la democracia, o para ser más precisos, la democracia liberal que se encuentra en Estados Unidos o el Reino Unido, en el contexto del sistema ideológico occidental, la ha hecho incuestionable e inmutable, convirtiéndola así en un mecanismo. de opresión social y política. Si este no fuera el caso, entonces la Unión Europea y Occidente en general no tendrían problemas con una forma particular de democracia que se desarrolló en Hungría, la denominada democracia iliberal.

En su discurso de 2014, pronunciado en la 25ª Universidad Libre de Verano Balvanyos, situada en la región rumana de Transilvania, ante un público compuesto en su mayoría por los propios húngaros, el Primer Ministro Viktor Orban dijo que Hungría había abandonado los principios liberales de organización social e inspirado por países como China, Singapur, Turquía y Rusia, adoptaría una forma antiliberal de gobierno. Algunas de las razones clave de este importante cambio político y social podrían encontrarse, en palabras del propio Viktor Orban, en el hecho de que el liberalismo promueve intereses egoístas de individuos, a menudo antipatrióticos, a expensas de la comunidad, y el único sistema basado en la democracia iliberal puede servir a los intereses de toda la nación.

Podríamos preguntarnos cuál es el problema de la democracia húngara, en su forma actual y antiliberal. Después de todo, el pueblo de Hungría ha votado, una y otra vez, por Viktor Orban y su partido Alianza Cívica Húngara. En lo que respecta a la democracia, al menos en teoría, la voz del pueblo es el árbitro final, y el pueblo húngaro ha elegido a Viktor Orban como su representante y, por tanto, ha apoyado sus políticas. La verdadera razón por la que la democracia húngara es «problemática» surge del hecho de que no se puede tolerar cualquier desviación del dogma político occidental, que proclama la democracia liberal como la forma más elevada y definitiva de organización política. Como ocurre con todas las demás características del sistema occidental, que las elites occidentales han clasificado como «excepcionales», cada desviación del modelo proscrito se considera un ataque al modelo.

Esta insistencia maníaca en la implementación del marco de la democracia liberal en su totalidad dentro de culturas que están parcial o completamente fuera del Occidente colectivo sólo ha llevado a crecientes fricciones dentro del propio bloque, como se puede ver en la actual confrontación de Polonia y Hungría contra la Unión Europea, y al rechazo rotundo sin como se desprende de la debacle occidental en Afganistán.

Además del fiasco militar y geopolítico que supuso la completa derrota del Occidente colectivo en Afganistán, los acontecimientos ocurridos en ese país pueden observarse como un rechazo ideológico del sistema democrático liberal por parte de la población nativa y de la estructura social autóctona que se creó dentro de Afganistán. Afganistán a lo largo de generaciones. La cuestión de si el sistema social afgano nativo es mejor que la democracia, o viceversa, no es crucial para comprender por qué la democracia fue rechazada tan rápidamente una vez que desapareció la presión externa para su preservación. La razón clave por la que la democracia ya no está presente en Afganistán se debe simplemente al hecho de que la mayoría de la población afgana la percibió como una creación extranjera impuesta por la fuerza militar ocupante y los locales al servicio de esa fuerza externa.

El fracaso de la democracia en Afganistán podría observarse como el indicio más obvio de que el propio sistema democrático liberal está perdiendo globalmente la ventaja en prestigio y posición que disfrutó durante mucho tiempo. Incluso si ignoramos los acontecimientos dentro de Afganistán, el debilitamiento de la confianza popular en la democracia y sus instituciones es notable, no sólo fuera del Occidente colectivo, sino también dentro de él. En la última década, numerosos artículos, trabajos de investigación y encuestas de opinión pública han enfatizado la disminución del apoyo a las instituciones y procesos democráticos, a nivel global y local. Esto abarca tanto a la Unión Europea como a los Estados Unidos, pero también a ambas Américas.

A pesar de las quejas de las instituciones y líderes occidentales sobre el declive de la democracia, las razones detrás de tal tendencia se encuentran en las sociedades nativas y el comportamiento occidental hacia ellas. Las poblaciones locales de países de todo el mundo se han dado cuenta de que la democracia de estilo occidental es en realidad un mecanismo para su explotación económica, degradación social y corrupción política. Como entidad extranjera impuesta por gobiernos extranjeros, la democracia liberal sólo puede conducir a una crisis dentro de cierta sociedad o a su propio rechazo por parte de dicha sociedad. Uno debe tener en cuenta, al escuchar los cantos fúnebres occidentales sobre el estado de la democracia, que el declive democrático mundial se ha observado en buena parte debido al hecho de que diferentes sistemas políticos de todo el mundo se han mantenido en comparación con el modelo de democracia liberal occidental.

Las formas locales de sistemas políticos democráticos, en consonancia con las creencias y tradiciones nativas, podrían funcionar bien para las personas que viven dentro de esos sistemas, pero para el observador occidental, dicho marco es defectuoso en su esencia por el hecho mismo de que no es un modelo occidental. Para todos los efectos, la escena política global podría llegar a estar dominada por democracias, pero no serán democracias liberales al estilo occidental.

A los efectos de este texto no es necesario profundizar en los elementos que componen la base ideológica del Occidente colectivo. El neoliberalismo en la economía, la democracia liberal y el hiperindividualismo en la sociedad y la política son los componentes clave de las sociedades occidentales tal como las conocemos hoy.

Contornos de un mundo multipolar

Primera parte
Segunda parte
Tercera parte
Cuarta parte
Quinta parte

Traducción: Carlos X. Blanco