¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Artículos

Córcega, Bretaña, País Vasco: ¿marchando hacia el fin de la nación francesa?


Marie d'Armagnac | 28/03/2022

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

Era de esperar. Después de la visita exprés de Gérald Darmanin a Córcega bajo la presión de la calle y la violencia autonomista, después de haber dejado caer, en el proceso, la palabra «autonomía» con, en el visor, la compra de la paz social tres semanas antes de las elecciones presidenciales, todo lo que Francia tiene de separatistas y autonomistas sale de la nada.

El 21 de marzo, en un comunicado de prensa enviado a la redacción de Ouest-France, el FLB (Frente de Liberación de Bretaña) y el ARB (Ejército Republicano Bretón) afirmaron «reconocer que el pueblo no es escuchado por el gobierno sólo como como resultado de acciones violentas». El asunto de Córcega, más que la revuelta de los chalecos amarillos, es en efecto una de las expresiones de un Estado debilitado, en desorden.

¿Folklore? Puede ser. La redacción resumida puede sugerir esto, incluso si la reunificación administrativa de Bretaña (pero no su autonomía), con la unión de Loire-Atlántico a la región, fue solicitada expresamente por cerca de 200 cargos electos, incluido el diputado de Los Republicanos Marc Le Fur, la alcaldesa del Partido Socialista de Paimpol Fanny Chappé, la concejala regional de Los Verdesd Claire Desmares, el diputado de La República en Marcha Yannick Kerlogot o el presidente del consejo departamental de Morbihan, también de Los Republicanos, David Lappartient. Con este fin, el 20 de febrero se desplegó en Nantes la bandera bretona más grande del mundo.

Por su parte, los vascos no se quedan fuera. Ellos, como los bretones, aprovecharon esta «ventana de fuego» amablemente abierta por el Ministro del Interior. Según Jean Chichizola, de Le Figaro, «si se abren negociaciones sobre Córcega, motivarán a los militantes del lado de Bayona. Bake Bidea y los Artisans de la paix ya quieren presionar a París liderando un movimiento de desobediencia civil, con una próxima acción anunciada para el 2 de abril. Las reivindicaciones vascas se asemejan a las de los corsos: si la organización terrorista ETA se disolvió en 2018, la cuestión de los presos sigue siendo el punto de cristalización. Se ha concedido el acercamiento geográfico (están detenidos en cárceles del Suroeste) pero las organizaciones independentistas reclaman el levantamiento de la condición de detenido especialmente denunciado para cuatro de ellos. Lo que se había concedido apresuradamente a los corsos tras la agresión de Yvan Colonna».

La cuestión de la autonomía es particularmente delicada: si a Córcega o al País Vasco se les concediera el estatus de Polinesia, por ejemplo, esto tendría que estar consagrado en la Constitución, como el artículo 74 para las comunidades de ultramar. Anne-Marie Le Pourhiet, profesora de derecho constitucional en la Universidad de Rennes, suspira: «Si tocamos la Constitución para Córcega, todas las minorías llegarán en emboscada… En cierto modo, sería suficiente para quitar el calificativo de ultramar en el artículo 74 para que mañana, no sólo Córcega sino Belfort, los bretones o los vascos puedan llegar a un estatuto comparable». De hecho, le explica a Le Figaro, «hoy, habiendo puesto los dedos en el engranaje corso, no vemos cómo el gobierno no podría conceder mañana a Alsacia o Bretaña lo que ellos exigirían».

Este contagio de reivindicaciones autonómicas (muy distintas del regionalismo legítimo) en un momento en que Francia, atravesada por múltiples fracturas, está fuertemente desestabilizada, es el signo, explica, en Le Figaro, el geógrafo Laurent Chalard, «de un cansancio de Francia». Los propios líderes ya no tienen ninguna certeza sobre lo que constituye la identidad de su Estado-nación. Tienden a ver a su país como un objeto en movimiento en la globalización anglosajona, pero que ya no se identifica culturalmente. Porque, explica, «frente a una identidad nacional que tiende a ser cada vez más multicultural, muchos franceses ya no se reconocen en ella, sintiendo todavía la necesidad de anclaje, de identidad. Si el anclaje nacional falla, el anclaje regional permanece».

Hoy, Emmanuel Macron, ocupado en defender la integridad y la soberanía de la nación ucraniana, ya ni siquiera es capaz de ver el peligro mortal que enfrenta su propio país. Además, uno puede dudar de las grandilocuentes promesas hechas a los franceses: «¡Yo te protegeré!».

Fuente: Boulevard Voltaire