El Tercer Mundo en la Canebière marsellesa – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

El Tercer Mundo en la Canebière marsellesa


Georges Feltin-Tracol | 23/02/2022

Por tercera vez en cinco meses, los cubos de basura se desbordan en las aceras de Marsella. Las ratas y otros bichos no amistosos proliferan en el nuevo ecosistema creado por esta huelga a iniciativa del sindicato mayoritario de recolectores de basura. Francés o extranjero, todos describen una ciudad sucia, salvo algunos puntos turísticos vírgenes, que no funciona. Si fueran médicos, los urbanistas más lúcidos hablarían de trombosis persistente…

El conflicto por la recogida de los residuos domiciliarios es un problema más en una ciudad que los suma. Ya plagado de repetidos tiroteos mortales que dan notoriedad internacional a los barrios del norte y de la proliferación, incluso de día y a la vista de todos, de las carbones (puntos de venta de droga), la segunda localidad más poblada de Francia con más de 870.000 habitantes sufre de un entorno inmobiliario severamente degradado.

En noviembre de 2018, en el distrito de Noailles, no lejos del centro histórico, se derrumbaron dos edificios en ruinas que causaron la muerte de ocho personas. Dos años antes, un informe oficial estimó 100.000 residentes en viviendas precarias. Sin embargo, el enlace ferroviario de alta velocidad que conecta Marsella con Lyon, París y Bruselas atrae a hogares jóvenes de altos ingresos. Su llegada explica la subida de precios en el mercado inmobiliario. Esta situación incentiva la construcción de torres de oficinas en detrimento de la rehabilitación de viviendas.

La cuestión de la vivienda es fundamental en un espacio relativamente estrecho encajado entre la costa mediterránea y las escarpadas colinas de los Alpilles que rodean la ciudad. No se sabe que Marsella se extiende sobre más de 240 kilómetros cuadrados mientras que la capital solo tiene una superficie de 105 kilómetros cuadrados incluyendo el Bois de Boulogne y Vincennes. A lo largo de su historia, Marsella se ha expandido anexando muchos pueblos hasta el punto de que los más antiguos la llaman la «ciudad de los ciento diez distritos». Su toponimia huele a la Francia de Marcel Pagnol y René Coty: Saint-Louis, Trois-Lucs, Redon, Saint-Mitre, Merlan, etc.

Al igual que París y Lyon, una ley de diciembre de 1982 rige en Marsella. En el marco de la descentralización administrativa decidida por François Mitterrand, su Ministro del Interior, Gaston Defferre, que también fue alcalde de Marsella desde 1953, otorgó un estatus municipal especial a los tres municipios más grandes de Francia. La capital francesa y la capital de la Galia se componen de varios distritos con sus propios ayuntamientos, aunque sus atribuciones siguen siendo limitadas en comparación con su todopoderoso ayuntamiento central. Temeroso de perder su cátedra en 1983, Defferre llevó a cabo un ardid legal. Reúne a los dieciséis municipios en ocho sectores. A pesar de un menor número de votos en comparación con su oponente de derecha, Gastounet siguió siendo alcalde hasta su muerte en 1986. Un año después, la ley Pascua de julio de 1987 rediseñó los sectores de Marsella. Dos municipios agrupados constituyen un sector.

SUGERENCIA:   José Antonio Bielsa presenta las novedades editoriales de Dominio de R-Libros

A este apilamiento de ayuntamientos sectoriales y un ayuntamiento central se suman, por un lado, los cantones departamentales y, por otro lado, la nueva estructura intermunicipal denominada Marseille–Aix–Provence Métropole, que incluye dos tercios de la departamento de Bouches-du-Rhône. Debes saber que la presidenta de esta metrópolis es Martine Vassal, también presidenta de Les Républicains en el consejo departamental. Esta sobreadministración no evita el descuido permanente y el desorden cotidiano.

A menudo en huelga, con paradas mal servidas y circulación lenta debido al caótico tráfico de automóviles ( ¡respetar el código de circulación es opcional en Canebière!= el estado del transporte público denota, para una ciudad tan grande, un evidente subdesarrollo. Las dos líneas de metro solo cubren unos veinte kilómetros. Las tres líneas de tranvía forman sólo un conjunto de dieciséis kilómetros. A modo de comparación, la red de metro de Lyon representa treinta y dos kilómetros de líneas y la de los tranvías ¡setenta y seis kilómetros!

La falta de inversión en la red de transporte público y la ausencia de rehabilitación de edificios hacen visibles décadas de incompetencia municipal. Jefe de la poderosa federación socialista de Bouches-du-Rhône, Gaston Defferre ya no quiere que «su» ciudad sea administrada por los comunistas como en 1946-1947, ni por los gaullistas entre 1947 y 1953.

Debido a la considerable influencia de los estibadores de la CGT, llegó a un acuerdo con ellos y les ofreció una considerable autonomía en las estructuras municipales. El actual paro de los recolectores de basura es por el mantenimiento de la «fiesta acabada», dando esta posibilidad a los recolectores de basura de ejercer más o menos legalmente un segundo trabajo.

Los sucesores de Defferre, el socialista Robert Vigouroux (1986–1995) y el giscardiano Jean-Claude Gaudin (1995–2020), continuaron en su beneficio inmediato los hábitos clandestinos y clientelares. La liberalización de la recogida de residuos domésticos hizo la alegría de los hermanos Guérini, cercanos al Partido Socialista, antes de su condena por el tribunal. Las empresas privadas comparten la basura con el público. La operación es digna del rey Ubu ya que los camiones volquete privados no deben sacar residuos de una calle así en un barrio así.

Reconozcamos que ir de una calle a otra es cada vez más difícil. El aumento de la inseguridad cristaliza en los barrios Sur y Oriente el fenómeno de las «comunidades cerradas y vigiladas». Las barreras cortaron muchas calles convertidas en callejones sin salida. Los residentes pueden protestar; la inacción es evidente. El geógrafo Christophe Guilluy escribe en sus diversos ensayos que los suburbios son la puerta de entrada a la globalización a través de la inmigración. Los inmigrantes más recientes reemplazan allí a las oleadas anteriores. Este es el caso de Marsella, donde uno de cada diez habitantes es de las Comoras (incluido Mayotte).

SUGERENCIA:   Viktor Orbán: del globalismo liberal al soberanismo identitario

El carácter multicultural de la ciudad facilita el clientelismo a través de votaciones comunitarias específicas y métodos electorales comprobados. La manipulación de papeletas el día de las elecciones sigue siendo un ejercicio común allí. Los bufones de la OSCE harían bien en enviar allí observadores experimentados. Este último descubriría muchos trucos utilizados para impedir la victoria del candidato menor de la oposición nacional y popular.

La demagogia política mata a Marsella. ¿No sería conveniente proclamar allí un estado general de excepción y disolver por tiempo indefinido todos los cabildos del sector, el cabildo central, la metrópoli, hasta el consejo departamental? Un gobierno nacional de seguridad pública nombraría un representante especial dotado de plenos poderes. No sería nuevo.

En 1938, un terrible incendio arrasó las Nouvelles Galeries, no lejos del Puerto Viejo, y se cobró setenta y tres vidas. Presente en el lugar de un congreso radical y radical-socialista, el presidente del consejo departamental Édouard Daladier es testigo de una total falta de coordinación entre los trabajadores de socorro. De regreso a París, el Taureau du Vaucluse pone a Marsella bajo la supervisión del gobierno, nombra un administrador extraordinario y destituye al alcalde socialista Henri Tasso de toda gestión. Esta situación se mantuvo hasta 1946.

En enero de 1943, los alemanes se enorgullecían de la renovación urbana. Ubicado cerca del Puerto Viejo, el distrito de Panier es históricamente un área del inframundo. Bajo la ocupación, el inframundo se volvió resistente a ella. Deseosos de acabar con este nido sedicioso, las fuerzas de ocupación expulsaron en pocas horas a gran parte de la población y arrasaron con explosivos parte del barrio. ¿No deberíamos renovar hoy esta experiencia urbanística radical en los distritos del norte? ¿No es toda la ciudad la que se está convirtiendo en un Tercer Mundo con la adulación del fútbol y la veneración exagerada por un traficante muerto, para ser arrasada?

El filósofo Coluche pensó que Marsella era la primera ciudad africana atravesada por los competidores de París-Dakar. No sabía que se convertiría en un Brasil en miniatura. La ciudad de Marsella presagia el futuro tercermundista de Francia. ¿Por qué diablos la tribu celta-ligur de Segobriges permitió el matrimonio de Gyptis con el griego Protis? ¿No sabía ella que las historias de amor siempre terminan mal?

Georges Feltin-Tracol: Ellos pensaron Europa. Letras Inquietas (Febrero de 2022)

Fuente: Euro-Synergies

Imagen: Autor desconocido: Basura en un suburbio de Marsella

 

Georges Feltin-Tracol
Georges Feltin-Tracol es un ensayista y pensador político vinculado inicialmente a la Nueva Derecha y al movimiento identitario. En la actualidad, defiende posiciones solidaristas. En España, ha publicado varios libros sobre esta escuela de pensamiento y acción política.

Ya a la venta el número 7 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 7 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies