La burocratización del mundo – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

La burocratización del mundo


Denis Collin | 16/12/2021

El lugar que han ocupado las clases intelectuales merece situarse en el contexto de un movimiento más general analizado a finales de los años 30 por el trotskista italiano Bruno Rizzi en su libro titulado La burocratización del mundo.

Rizzi vio en el sistema soviético estalinista, en el nazismo y el fascismo y, finalmente, en el New Deal de Roosevelt, tres desarrollos convergentes del modo de producción capitalista de nuestro tiempo, desarrollos a los que llamó con razón «burocratización del mundo». La tesis de Rizzi se inscribe en un debate sobre la naturaleza de la Unión Soviética, debate que opone a Trotsky y a Yvan Craipeau, el primero sostiene que la Unión Soviética es un Estado obrero degenerado y el segundo un colectivismo burocrático. Sin embargo, el debate continuó en los mismos términos, enfrentando a Trotsky con dos miembros del SWP (Partido Socialista de los Trabajadores, trotskista), James Burnham y Max Shachtman. Todas las intervenciones de Trotsky se encuentran en la colección Defensa del marxismo.

Después de la Segunda Guerra Mundial, esta discusión sobre la Unión Soviética se dio principalmente entre los trotskistas ortodoxos y los que, tras Cornelius Castoriadis, iban a fundar Socialismo o Barbarie. Si resumimos esquemáticamente lo que está en juego, esto era así: para los marxistas ortodoxos (y los trotskistas forman parte de ellos) las dos únicas clases sociales capaces de dominar la sociedad son la burguesía capitalista y el proletariado. No puede haber una «clase burocrática» como sostiene Rizzi. Pero la ventaja de Rizzi es que tiene una visión más amplia. Concluyendo su análisis de la Unión Soviética, escribe, bajo el título del capítulo «El reinado de la pequeña burguesía»: «Así lo definimos, porque este fenómeno es general y no sólo ruso. En la URSS este fenómeno es principalmente burocrático, porque nace de la burocracia; pero en los países totalitarios se alimenta naturalmente de técnicos, especialistas, funcionarios sindicales del partido de todo tipo y color. Su materia prima proviene del gran ejército de la burocracia estatal y paraestatal, de los administradores de las sociedades anónimas, del Ejército, de los que ejercen una profesión libre y de la propia aristocracia laboral».

El lugar que esta pequeña burguesía burocrática ha ocupado en el modo de producción capitalista proviene de la propia evolución de este modo de producción, evolución que Marx ya había analizado sin poder sacar aún todas las conclusiones. Recordemos lo que nos enseñó Marx. La dinámica del modo de producción capitalista conduce a la concentración y centralización del capital. Las empresas gigantescas sustituyen gradualmente a las pequeñas empresas capitalistas. En estas empresas, el trabajo de dirección del proceso de trabajo ya no es realizado por el capitalista, sino por funcionarios del capital, ejecutivos y gerentes, formalmente asalariados y destituidos de la propiedad, aunque su participación en la distribución de la plusvalía es bastante significativa. En otras palabras, y este es el primer punto, la expropiación de los capitalistas se hace todos los días por la propia lógica de la acumulación de capital.

SUGERENCIA:   Facta no se detiene: Facta Forum sobre el feminismo y conferencia de Hayk Kasamanian

En segundo lugar, la creciente socialización del proceso de producción, cada una de cuyas partes depende cada vez más de una larga cadena dentro y fuera de la empresa, implica un crecimiento más que proporcional de las tareas de coordinación y los procesos de vigilancia. Al mismo tiempo, esta producción depende cada vez más del dominio de técnicas complejas, que requieren conocimientos científicos serios. Aunque la expresión sea dudosa, desde el punto de vista del análisis marxiano, la ciencia se convierte así en «una fuerza productiva directa», como dice Marx en un pasaje muy (sobre)comentado de los Grundrisse.

En tercer lugar, la propia propiedad del capital se convierte en una propiedad social: el desarrollo del crédito y de las sociedades anónimas, medios indispensables para centralizar el capital y producir capital ficticio, deja al propio capitalista al margen del sistema. Efectivamente, hay capitalistas muy ricos que controlan indirectamente una parte considerable de la riqueza social, pero sólo representan una pequeña minoría del capital en comparación con los inversores institucionales, los bancos, los fondos de pensiones, los fondos soberanos, etc.

En cuarto lugar, la digitalización de la economía con la introducción de los todopoderosos actores de la «economía digital», las GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon) y sus emuladores, que tienden a convertirse en un pseudo mercado y a captar como intermediarios una parte considerable de la plusvalía que ellos mismos no han producido de ninguna manera. Con unas pocas decenas de miles de empleados como máximo, estas empresas tienen una capitalización bursátil muy superior a la de gigantes del comercio como Wall Mart (1,2 millones de empleados) o la industria del automóvil. Esta extravagante capitalización refleja simplemente la capacidad de GAFAM y tutti quanti para captar la plusvalía producida en los sectores productivos de la economía.

Por último, por encima de este edificio de capital cada vez más complejo, las decisiones estratégicas y organizativas tienden a ser llenadas por las grandes empresas de auditoría, BCG, KPMG, MacKinsey, Deloitte, PricewaterhouseCoopers (PwC), Bain & Company, etc. Estos grupos emplean a un total de cientos de miles de personas. Sólo PwC emplea a 260.000 personas con una facturación de más de 40.000 millones de dólares. KPMG tiene 270.000 empleados. Deloitte tiene 330.000 empleados. Las siete grandes empresas emplean a más de un millón de personas. Cada año, renuevan una cuarta parte de sus empleados… ¡que acaban en la alta dirección de las empresas auditadas!

SUGERENCIA:   Ernesto Ladrón de Guevara: "El futuro del PP será dictado por el Foro de Davos"

Esto demuestra que la burocracia capitalista, esta burocracia invisible que denuncia la burocracia cada mañana como un mantra, no tiene nada que envidiar a la burocracia soviética. Salvo que su cinismo no se ve obstaculizado por ningún «ideal» y que, por tanto, no necesita ni purgas ni luchas ideológicas encarnizadas para dominar.

Por tanto, podríamos dar crédito a las tesis de Bruno Rizzi. La historia del capitalismo del último siglo es, en efecto, la historia de la burocratización del mundo. La revolución proletaria fue derrotada por la revolución gerencial, para usar el título del libro de James Burnham, publicado en 1941, poco después de su ruptura con el trotskismo, libro que inspiró 1984 de Orwell. Ahora hay que añadir dos tesis.

En primer lugar, la pequeña burguesía intelectual no es la clase tarada que los marxistas ortodoxos presentan como tal. Al controlar partes importantes de la maquinaria del modo de producción capitalista, es consciente de su valor y reclama su parte del pastel, si no todo el pastel (una tentación que le lleva a coquetear con las ideas revolucionarias).

En segundo lugar, una parte de esta pequeña burguesía vio en el movimiento obrero y en los ideales socialistas un medio para conquistar el poder por sí misma. Para ello, no sólo adoptó las palabras y los eslóganes del socialismo, como ocurrió en los países ex-coloniales, todos los cuales, casi sin excepción, cayeron de la Caribdis de la dominación imperialista a la Escila de los tiranos nativos, que la mayoría de las veces sólo siguieron los pasos de sus antiguos amos. En los países capitalistas avanzados, la pequeña burguesía intelectual ha hecho su unión con la oligarquía del movimiento obrero, nacida de las propias victorias del sindicalismo y de los partidos socialistas y que Robert Michells ha analizado tan bien.

Denis Collin: En defensa del Estado nacional. Letras Inquietas (Marzo de 2021)

Denis Collin: Transgénero: Un posthumanismo al alcance de todos los presupuestos. Letras Inquietas (Noviembre de 2021)

Traductor: Carlos X. Blanco

Imagen: David Mark: Oficina

 

Denis Collin
Denis Collin es profesor de filosofía y autor de numerosos ensayos políticos y filosóficos.

Ya a la venta el número 8 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 8 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Economía España Estados Unidos Eurasia Europa Facta Filosofía Historia Hispanidad Historia Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nacionalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies