Cuando el terrorismo "low cost" y el contagio de idiotas amenazan a nuestras iglesias – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte gratis a nuestra edición digital.

Cuando el terrorismo «low cost» y el contagio de idiotas amenazan a nuestras iglesias


Marie Delarue | 06/11/2020

Era de esperar: se emula a los terroristas que atacan a los sacerdotes, a los fieles y a nuestras iglesias. La mímica, también en esta área, es un motor poderoso. En una época en la que el sueño supremo es la fama, sea cual sea la razón, todo es bueno para hablar. Incluida la propagación de la muerte.

Tras el ataque a la basílica de Notre-Dame en Niza que dejó tres muertos y las heridas de bala de un sacerdote ortodoxo en Lyon (aunque los motivos parecen ser, en este caso, de carácter privado), un oscuro imbécil intentó, el lunes por la noche, entrar en la catedral de Nimes.

Puedo escuchar sus comentarios indignados desde aquí: llamar a este tipo de individuo un idiota oscuro es minimizar su crimen de antemano; aquí, afortunadamente, quedó en borrador. Sin embargo, si este individuo trató de entrar a la catedral a la fuerza «pero sin violencia», nos dice France 3, antes de comenzar a rezar en la plaza gritando «Allah Akbar», obviamente era más un borracho que un terrorista.

Para empezar, de alcohol. Los soldados del dispositivo Sentinel que lo rechazaron testifican: el hombre estaba borracho. Así lo confirmó Éric Maurel, fiscal de Nîmes: «En estado de embriaguez, solo llevaba un certificado despectivo escrito con un nombre fantasioso y un encendedor. No tenía arma. De nacionalidad extranjera, el hombre es conocido por delitos menores».

Un certificado escrito con un nombre fantasioso: ¿Bin Laden, quizás? ¿Y de qué nacionalidad es este idiota? ¿Cuántos años tiene?

Primeramente fue puesto bajo custodia policial por «apología del terrorismo, suministro de identidad imaginaria e infracción de la legislación sobre extranjeros» y dejado en libertad al día siguiente con el argumento de que «ningún delito estaba legalmente constituido y, en consecuencia, no se pudo iniciar ningún enjuiciamiento».

Lo más sorprendente en este caso es la pregunta del fiscal: «¿Quién es? ¿Por qué estaba él ahí? Aún no sabemos nada sobre sus motivaciones». Nos gustaría saberlo, de hecho. Sabiendo, sobre todo, lo que hace aquí, de qué vive, saber si ha podido ser reclutado para actuar en territorio francés y por qué lo mantenemos aquí.

Claramente hemos entrado en la era del terrorismo de «bajo costo». El de los solitarios, los manitas, los seguidores del trabajo a medida, los especialistas en el manejo de cuchillos de cocina o picahielos. Funcionan de una forma autoinflamable y no son menos peligrosos que los profesionales con el sello de la yihad. Este tal vez coma cerdo y beba alcohol, lo que no le impedirá, tal vez algún día, beber un mal vino y clavar su cuchillo en la garganta de un «infiel». Por desgracia, es imparable.

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: Albrecht Fietz: Interior de una iglesia

 

Marie Delarue
Marie Delarue es escritora, músico y artista visual.





Adáraga ofrece todos los contenidos de su edición digital completamente gratis. Si quieres ayudarnos a continuar con nuestra labor de reconquista cultural, puedes hacer tu donativo seguro en bitcoins clickando aquí. ¡Muchas gracias!




Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies