Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Artículos

Detrás de los bastidores del Brexit


Georges Feltin-Tracol | 27/12/2021

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

A pesar de sus reiteradas negativas en los complacientes canales de noticias, el gobierno francés está dejando ir a los pescadores que navegan en el Mar del Norte y el Canal de la Mancha. En la acalorada disputa entre París y Londres por los caladeros de pesca en aguas británicas y anglo-normandas, la República Francesa y la llamada Unión Europea están demostrando su evidente deseo de no dañar a Gran Bretaña.

Esta sumisión de los intereses continentales a las demandas de la pérfida Albion no sorprende cuando uno lee la nueva obra de Michel Barnier. El actual aspirante a las primarias internas cerradas del partido Los Republicanos para nominar a su candidato del Elíseo escribió La gran ilusión: El diario secreto del Brexit (2016-2020). Durante los cuatro años de negociaciones estrechas y encarnizadas, el excomisario de la UE, ascendido a negociador jefe de la pseudo Unión Europea, mantuvo un registro diario.

Michel Barnier, que ocupó varios ministerios bajo la dirección de François Mitterrand, Jacques Chirac y Nicolas Sarközy, fue un gaullocentrista desde muy temprano preocupado por los problemas ecológicos. Co-organizó los Juegos Olímpicos de Invierno de Albertville en 1992. Coloca su obra pública bajo la tutela de la política Simone Veil y Juan Pablo II. Girando en torno a la Comisión en Bruselas, presenta todas las garantías de corrección política. Por tanto, uno podría temer que La gran ilusión sea un libro insulso y convencional. Este no es el caso a pesar de la infortunada profusión de anglicismos. Se supone que las discusiones con los británicos y entre los miembros de su equipo se llevaron a cabo solo en el idioma de Shakespeare.

Es cierto que, por su publicación en la primavera de 2021, esta obra constituye el primer piso de una posible candidatura presidencial el próximo año si su autor logra derrotar al final de una épica batalla de titanes a Valérie Pécresse, Xavier Bertrand, Éric Ciotti y Philippe Juvin. Este es un alegato pro domo sobre dos largas negociaciones. De hecho, fue necesario discutir dos veces con los británicos. El primero se organizó en torno a todos los aspectos prácticos y las repercusiones cotidianas de la salida del Reino Unido de la Unión. El segundo se refería a las futuras relaciones que se establecerán entre Londres y Bruselas. Durante las sesiones bilaterales, pronto perturbadas por el covid y los sucesivos encierros, Michel Barnier introduce al lector en la maquinaria eurocrática, es decir, funcionarios europeos de los diferentes Estados miembros implicados en su área de especialización.

Tan pronto como recibió su mandato, el autor tomó medidas para garantizar que los 27 mostraran una unidad real frente a Londres, y no un acuerdo de fachada. Él tiene éxito. Además de la Comisión y el Consejo Europeo, informa periódicamente a los embajadores permanentes en Bruselas, el Parlamento Europeo y los parlamentos nacionales, lo que implica visitar todas las semanas desde Finlandia a Chipre, desde Portugal a los Estados bálticos. A fuerza de codearse con jefes de estado y de gobierno y sabiendo que desde Sarkozy, cualquiera puede postularse para la presidencia de la República Francesa, Michel Barnier debe haber sentido crecer sus alas y ambición…

Aunque diplomático y conocedor de los múltiples temas inherentes al Brexit, el autor no oculta su enfado. Cuanto más avanzamos en el libro, más descubrimos las cobardes maniobras de Martin Selmayr. El director alemán del gabinete de Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión, es la eminencia gris. Se convirtió en su secretario general en un tiempo récord. A instancias de los británicos, que siempre estaban dispuestos a abrir una brecha, Selmayr intentó eludir al equipo oficial. Michel Barnier respondió rápidamente, haciéndole entender que estaba jugando con fuego…

Sin embargo, son los propios británicos quienes a menudo exasperan al narrador. Si hubiera examinado la historia diplomática del Reino Unido y los Estados Unidos, habría comprendido de inmediato que no se puede confiar en los anglosajones: nunca respetan los tratados que firman. Las tribus nativas americanas en el siglo XIX, los Aliados en 1919-1920 e Irán a principios del siglo XXI pueden dar fe de esto. Firmado en 2003 por Nicolas Sarkozy, entonces ministro del Interior, el Tratado de Touquet beneficia principalmente a los británicos, que están recuperando su antiguo control sobre Calais.

El lunes 17 de febrero de 2020, David Frost, negociador jefe del Reino Unido, se reúne con Michel Barnier en Bruselas. El británico anuncia que «el gobierno de Boris Johnson no se siente obligado por la declaración política que firmó el 17 de octubre, hace apenas cuatro meses». Peor aún, el gobierno de Su Graciosa Majestad «se contentaría con un acuerdo al estilo de Canadá y al mismo tiempo nos pediría en innumerables áreas mantener las ventajas del mercado interno: prestadores de servicios, interconexiones eléctricas, firmas de auditoría, abogados, servicios financieros». Recuerda que Londres también ha salido del mercado interior y solo se compromete a concluir el tratado de libre comercio menos restrictivo posible…

Durante sus diez años de presidencia, Charles De Gaulle siempre rechazó la admisión del Reino Unido en la Comunidad Europea. Uno de los muchos errores de Georges Pompidou fue aprobar su membresía. El caos político resultante del Brexit, la manifiesta falta de preparación de los líderes británicos para esta elección y su atrevimiento a querer sentarse siempre entre dos sillas muestran la previsión del primer presidente de la Quinta República.

Ahora debemos esperar que los efectos del Brexit en Gran Bretaña empeoren para que los sucesores de la Reina puedan presenciar la reunificación de Irlanda, la independencia de Escocia, la autodeterminación de Cornualles, la secesión de Gales de la metrópoli londinense y el apego, inevitable, a España y Argentina de Gibraltar y Malvinas.

Georges Feltin-Tracol: El camino hercúleo de la Tradición: Espiritualidad, poder e identidad en Julius Evola. Letras Inquietas (Febrero de 2021)

Fuente: Euro-Synergies