¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Reportajes

Dificultades de adaptación: ¿circunstancias atenuantes para los delincuentes inmigrantes?


Raphaelle Claisse | 29/01/2024

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

El pasado fin de semana, en Tours (Francia), se podían ver carteles pegados en la calle, traducidos en un irreprochable lenguaje inclusivo contra la ley de inmigración: «Los que lo tienen todo y nos destrozan la vida atacan a los que no tienen nada pero nos enriquecen». En otras palabras: la inmigración es una oportunidad, un tópico bien conocido.

Una oportunidad y, si hace falta, en ocasiones, una excusa. Tomemos el caso de Abdu C., un joven senegalés recién llegado a Francia y declarado culpable de agresión sexual en la piscina Jean Bouin de Évreux (Eure) el 8 de agosto de 2022. El 22 de enero, el tribunal de primera instancia le condenó a 6 meses de prisión con suspensión de pena y a pagar a la víctima 600 euros por daños morales. Por tanto, no permanecerá encerrado entre rejas, y su víctima volverá a verlo en la calle, libre. El abogado defensor, Farah Hatem, declaró que el acusado «lo hizo mal» y que estaba «terriblemente avergonzado». A pesar del «estado de shock» de la víctima, la pena del culpable será reducida. El experto encargado de la investigación detectó en el acusado «inmadurez emocional e intelectual, dificultades para adaptarse a su nuevo entorno y a sus leyes».

Enriquecimiento cultural…

No es la primera vez que se juega la carta de la diferencia cultural en un juicio en el que está implicado un extranjero. Fue un argumento esgrimido por la defensa (pero no mantenido) durante el juicio el 21 de noviembre de 2018 ante el tribunal de assize de Manche de un joven refugiado de origen bangladeshí culpable de violar a una niña de 15 años en Saint-Lô en 2015, que finalmente fue absuelto. En su alegato final, la defensa se había referido a la noción de «códigos culturales» en un intento de convencer al jurado de que el individuo no dominaba plenamente el concepto de consentimiento tal y como se aplica en Francia.

Hay que recordar que, según cifras del Ministerio del Interior, recogidas en un artículo de TF1 en 2022, el 63% de las agresiones sexuales fueron cometidas por no franceses. En total, un tercio de los acusados de violencia sexual procedían del norte de África o de un país africano. Una ilustración más de lo que los inmigracionistas llaman «la buena suerte de Francia». En un estudio realizado por Sébastian Roché, director de investigación del CNRS y especialista en cuestiones de seguridad, se hace la siguiente observación: «Los hijos de inmigrantes son más delincuentes por razones sociales, culturales y educativas». El enriquecimiento se transmite de generación en generación.

Prácticas importadas que pueden ser mortales

Además de las diferencias culturales que provocan «dificultades de adaptación», las tradiciones extranjeras importadas a Francia por la inmigración dan lugar a situaciones macabras. El 15 de enero, un bebé de once meses fue encontrado desnudo en un cubo en Mantes-la-Ville. Había muerto por exceso de comida, obligada a tragar por su madre. Se cree que se trata de la práctica de África Occidental de alimentar a los bebés a la fuerza. La madre, de origen marfileño, acusada de homicidio involuntario, niega los hechos. Esta vez, la inmigración bien podría ser un enriquecimiento fatal. Y no hablamos de ablación.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire