X

 La España rural se rebela contra la Agenda 2030

       

Reportajes

El espectacular crecimiento económico del Reino Unido: ¿no se suponía que el Brexit traía la ruina?


Marc Braudiller | 14/09/2023

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

Algunas estadísticas suenan como bofetadas en la cara de nuestros gobernantes europeístas y globalistas, siempre tan seguros de la superioridad de sus políticas. Tal es el caso de la revisión de las perspectivas económicas del Reino Unido. Le Monde, poco sospechoso de excesiva simpatía por el Brexit, se ve obligado a admitirlo: «La economía británica es finalmente mucho más sólida de lo previsto», anunciaba el diario vespertino en su página web el 4 de septiembre. El 1 de septiembre, Les Echos también titulaba: «Las cifras revisadas del PIB (producto interior bruto) sitúan al Reino Unido entre los mejores resultados de Europa».

La recuperación del Reino Unido se anuncia espectacular. «En lugar de la gorra de burro, la economía británica podría por fin recibir laureles por la rapidez con la que se ha recuperado de Covid en 2021», escribe Les Echos. Según las nuevas cifras de la Office for National Statistics (ONS) británica, a finales de 2021, el PIB del Reino Unido era un 0,6% superior a su nivel anterior a la pandemia, en lugar de un 1,2% inferior. «La economía británica habría figurado así entre las más rentables de los países desarrollados, contradiciendo el calificativo de enfermo de Europa comúnmente esgrimido desde Covid y el Brexit», admite el diario económico y financiero francés.

¿Un día «triste e histórico»?

Por supuesto, el canciller británico Jeremy Hunt, que no sólo ha tenido buenas noticias que anunciar recientemente, se muestra triunfante: «El hecho de que el Reino Unido se haya recuperado de la pandemia mucho más rápido de lo que nadie pensaba demuestra que se equivocan quienes se empeñan en denigrar la economía británica», escribió en X (ex-Twitter).

Eso sí, no todo va bien en el Reino Unido, que lucha, entre otras cosas, contra una inmigración disparatada. Una golondrina no hace primavera, abundan los informes alarmistas y aún es pronto para sacar conclusiones definitivas sobre la evolución post-Brexit. Pero es probable que los eternos distribuidores de desprecio en Bruselas y Francia, formidablemente representados por el bando macronista, tan rápido en pellizcar las narices a una monarquía (¡ugh!), eurófoba (¡horror!), tengan mañana algunos despertares dolorosos.

Estas cifras recientes deberían animar a nuestros europeístas a ser extremadamente prudentes, e incluso a mostrar la humildad de un gran penitente. Porque, ¿qué hemos oído hasta ahora a este lado del Canal de la Mancha sobre la locura autodestructiva y la estupidez ontológica de nuestros vecinos británicos, adormecidos, engañados, arruinados, atontados y enviados al paredón por las sirenas fatales de los espantosos «populistas» del Brexit? No hace falta que les recuerde los miles de titulares que anuncian la ruina del sistema británico a corto plazo. En diciembre de 2020, cuando el Reino Unido abandonaba de hecho la Unión Europea, un despacho de Reuters resumía el pensamiento de la clase dirigente en Francia: «Los que se oponen al divorcio de la Unión Europea lo ven como una insensatez que debilitará a Occidente, torpedeará lo que queda de la influencia del Reino Unido en la escena internacional, dañará la economía británica y, al final, simplemente dejará un grupo de islas menos cosmopolitas», resumía Reuters.

En Francia, los globalistas se quejan a gritos. El ministro Clément Beaune, entonces secretario de Estado de Asuntos Europeos, habló de un día «histórico y triste a la vez»: «El Brexit debería enseñarnos varias lecciones, en primer lugar sobre las mentiras que se dijeron, y veremos que lo que se prometió, una especie de libertad total, ausencia de coacción, de influencia, no sucederá», dijo este gran visionario, que añadió «con el Brexit, creo que es el Reino Unido el que se está castigando a sí mismo».

La gorra del burro

No importa el increíble desprecio que tiene por la democracia, dado que el pueblo británico votó claramente a favor… ¿Un salto en el PIB? (…) Menos de tres años después de la salida efectiva del Reino Unido de la Unión Europea, los grandes profetas y conferenciantes parecen estar más cerca de la gorra de burro que del premio a la previsión económica.

Procedente de un país que se dispone a endurecer seriamente su política de inmigración, Carlos III llegará a Francia el 20 de septiembre, tras un vergonzoso aplazamiento de su viaje a causa de los disturbios en nuestros suburbios. Nada que cacarear y, sin embargo, la Europa antinacional sigue siendo la única idea fuerte e inmutable de Emmanuel Macron.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire