Henry David Thoreau y la difícil desobediencia civil – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

Henry David Thoreau y la difícil desobediencia civil


Nicolas Bonnal | 24/02/2022

Estamos gobernados por monstruos y tontos en Occidente: la guerra, la escasez y el control digital son los senos de su política apocalíptica asustada. Pero el pueblo está despertando después de dos años de inepta sumisión y atemorizado letargo. Es hora, pues, de pasar de La Boétie a Thoreau, de la servidumbre voluntaria (ver mi colección) a la desobediencia civil. Veremos que no es tan fácil, como lo demuestra Thoreau (muchas veces puesto a todas las salsas, especialmente por los liberticidios) al luchar contra la guerra contra México y la esclavitud practicada por los Estados Unidos (Dios mío, estas patrias de los derechos humanos).

Sabemos que el anciano Joe Biden es un criminal demente que quiere destruir tanto el mundo como su país. Hace casi doscientos años, por tanto, Henry David Thoreau ya escribió: «¿Qué actitud debe adoptar un hombre hoy hacia el gobierno estadounidense? Responderé que no puede asociarse con él sin fallar».

Thoreau no es ni anarquista ni libertario; pero sigue escribiendo: «Con mucho corazón acepto el lema: El mejor gobierno es el que menos gobierna y me gustaría que se cumpliera más rápida y sistemáticamente. Llevado al límite, se reduce a esto, que también creo: que el mejor gobierno es el que no gobierna en nada y cuando los hombres estén preparados para ello, éste será el tipo de gobierno que tendrán».

Es que cualquier gobierno es rápidamente pervertido por las minorías y oligarcas que lo controlan: «El gobierno mismo, el mero intermediario elegido por el pueblo para llevar a cabo su voluntad, también es susceptible de ser abusado y pervertido antes de que el pueblo pueda actuar a través de él. Sea testigo en este momento de la Guerra Mexicana, el trabajo de un grupo relativamente pequeño de individuos que utilizan el gobierno permanente como herramienta; porque inicialmente, la gente nunca habría consentido en esta empresa».

Thoreau no se hace ilusiones sobre ningún gobierno: «El gobierno estadounidense, ¿qué es sino una tradición, muy reciente, que trata de transmitirse intacta a la posteridad, pero pierde su integridad a cada momento? No tiene ni la vitalidad ni la energía de un solo hombre vivo, porque sólo un hombre puede doblegarlo a su voluntad».

El genio del pueblo debe bastar frente a la voluntad de control y sabotaje del poder: «Sin embargo, este gobierno nunca ha fomentado por sí mismo ninguna empresa, excepto por su disposición a escabullirse. No es él quien mantiene libre al país, ni quien promueve Occidente, ni quien educa. Es el carácter inherente del pueblo estadounidense lo que logra todo esto, y lo hace y lo habría hecho un poco más si el gobierno no hubiera puesto a menudo un rayo en sus ruedas».

El político bajo órdenes se convierte rápidamente en un criminal o un saboteador: «Y si estos últimos hubiesen de ser juzgados en su conjunto por las consecuencias de sus actos, y no por sus intenciones, merecerían ser clasificados y castigados entre los delincuentes que ponen trabas a las vías férreas».

Pero abajo no es mucho mejor; como en el caso de nuestra crisis sanitaria, los funcionarios sirvieron al Estado sin reaccionar (o casi): «La masa de hombres sirve así al Estado, no como humanos, sino como máquinas con sus cuerpos. Son el ejército permanente, y la milicia, los carceleros, los gendarmes, la fuerza pública, etc. La mayoría de las veces sin ejercer en absoluto su libre juicio o sentido moral; por el contrario, se reducen al nivel de la madera, la tierra y las piedras y debemos ser capaces de fabricar estos autómatas que presten el mismo servicio».

Custine, en su repugnante y grotesco panfleto contra Rusia llama autómatas a los rusos, es bueno que Thoreau ponga a nuestros valientes demócratas en su lugar: «Tienen el mismo valor de mercado que los caballos y los perros. Y, sin embargo, generalmente se les considera buenos ciudadanos. Otros, como la mayoría de los legisladores, políticos, juristas, ministros y funcionarios públicos, sirven al estado principalmente con su intelecto y, dado que rara vez hacen distinciones morales, es posible que, sin saberlo, sirvan tanto al Demonio como a Dios».

Surge entonces una minoría contra este autoritarismo desviado que corre el riesgo de ser perseguido: «Una élite, héroes, patriotas, mártires, reformadores en el sentido noble del término, y hombres, ponen también su conciencia al servicio del Estado e inevitablemente vienen, en su mayor parte, a resistirlo. Son comúnmente tratados por él como enemigos».

Thoreau se rebela contra la esclavitud negra en un país supuestamente libre: «Cando una sexta parte de la población de una nación que pretende ser el paraíso de la libertad está compuesta por esclavos, y un país entero es invadido y conquistado injustamente por un ejército extranjero y sometido a la ley marcial, Creo que no es demasiado pronto para que la gente honesta se levante y se rebele. Este deber es tanto más imperativo cuanto que no es nuestro país el que es invadido, sino que somos nosotros los invasores».

Thoreau comenta que los buenos ciudadanos de Estados Unidos se han rebelado contra los impuestos ingleses y aceptan la esclavitud (llevan una marca distintiva, un código QR, y en la sabia tradición egipcia se perforan la nariz para controlarlos y disminuirlos): «Si alguien me dijera que el gobierno de turno fue malo, porque gravaba ciertos productos extranjeros que ingresaban a sus puertos, sería una buena apuesta que me importara un bledo, porque puedo prescindir de estos productos».

La esclavitud sirve solo a una minoría, como el terrorismo médico sirve a una minoría repleta: «En lenguaje sencillo, no es la miríada de políticos sureños que se oponen a la reforma en Massachusetts, sino la miríada de comerciantes y agricultores que están más interesados ​​en el comercio y la agricultura que en la humanidad y que de ninguna manera están preparados para hacer justicia al esclavo y a México, a toda costa».

El problema, entonces, es la reacción, y es difícil. Con demasiada frecuencia pagamos por clicks o palabras: «Lo más importante no es que estés entre la gente buena sino que en alguna parte haya una bondad absoluta, porque eso hará que suba toda la masa. Hay miles de personas que se oponen a la esclavitud ya la guerra en principio pero no hacen nada en la práctica para acabar con ella; quienes, pretendiendo ser los herederos de Washington o Franklin, se meten las manos en los bolsillos diciendo que no saben qué hacer y no hacen nada; quienes incluso subordinan la cuestión de la libertad a la del libre comercio y leen, después de la cena, las noticias de la guerra mexicana con la misma placidez que las cotizaciones de la Bolsa y tal vez se duerman en ambas».

Thoreau prevé entonces el siniestro futuro estadounidense: los negros siempre estarán resentidos con los blancos por no haber votado por la abolición de la esclavitud. «Cuando, a la larga, la mayoría vote por la abolición de la esclavitud, será por indiferencia a la esclavitud, o porque no quedará ninguna esclavitud para abolir mediante el voto. Entonces serán los verdaderos esclavos. Sólo puede acelerar la abolición de la esclavitud quien, con su voto, afirma su propia libertad».

Nos sonrojamos y luego nos acostumbramos a: «Así, bajo el nombre de Orden y Gobierno Cívico, todos estamos llamados a rendir homenaje y lealtad a nuestra propia mediocridad. Uno se sonroja al principio por su crimen y luego se acostumbra; y he aquí quien de inmoral se vuelve amoral y no sin utilidad en la vida que nos hemos hecho».

¿Cómo resistir? Denegación de impuestos, por ejemplo: «Si mil hombres se abstuvieran de pagar sus impuestos este año, no sería una empresa tan brutal y sangrienta como la de pagarlos, y así permitir que el Estado haga violencia y derrame sangre inocente. Define, de hecho, una revolución pacífica, en la medida en que tal es posible».

Thoreau invita al funcionario a renunciar: «Si el recaudador de impuestos o algún otro funcionario me pregunta, como fue el caso: ¿Pero qué debo hacer?, le respondo: Si de verdad quieres hacer algo, ¡renuncia! Cuando el súbdito se ha negado a obedecer y el oficial renuncia, entonces la revolución está consumada».

No debemos esperar nada de los ricos (lo sabíamos por la parábola de la aguja y el camello): «Porque el rico (sin que la envidia me dicte ninguna comparación) siempre está vendido a la institución que lo enriquece».

La clave de la obediencia civil es el miedo (con una buena epidemia de por medio): «Al hablar con los más emancipados de mis conciudadanos, me doy cuenta de que a pesar de todo su discurso sobre la importancia y la gravedad de la cuestión, y su preocupación por la tranquilidad pública, el fuerte y el final del asunto es que no pueden prescindir de la protección del gobierno vigente y que temen los efectos de su desobediencia en su propiedad o su familia».

Thoreau, conocido por ser muy hábil, evoca la autarquía y el aislamiento, algo fácil en un momento en que Estados Unidos tenía diez veces menos habitantes: «Hay que alquilar unas pocas hectáreas, asentarse bien y producir sólo una pequeña cosecha para el consumo inmediato. Hay que vivir en uno mismo, depender sólo de uno mismo y, siempre en el trabajo y dispuesto a partir de nuevo, no cargarse con múltiples asuntos».

Como el Estado puede (y lo hará, con nosotros, para obedecer a Klaus Schwab y los oligarcas de Davos) tomarlo todo, es mejor alquilarlo; pero recordad que los precios de los alquileres se han duplicado en cinco años en Florida por ejemplo. Durante este episodio totalitario, la primera de una larga serie, todos hemos visto la increíble sumisión de iglesias y clero, todos más vendidos que otros. Pero Thoreau fue a prisión por esta razón: «Hace unos años, el Estado me llegó a exigir en nombre de la Iglesia el pago de cierta suma para la manutención de un pastor cuyos sermones, a diferencia de mi padre, nunca seguí. Paga, decía, o estás encerrado. Me negué a pagar».

Thoreau odia el estado y lo desprecia: «Vi que el Estado era un simplón, tan asustado como una mujer sola con su cubertería de plata, que no distinguía entre sus amigos y sus enemigos, y perdiendo de nuevo todo el respeto que me inspiraba, sentí pena por él».

Escribe casi con optimismo: «Así, el Estado nunca confronta deliberadamente el sentido intelectual y moral de un hombre, sino sólo su ser físico, sus sentidos. No tiene una mente superior ni dignidad frente a nosotros, sino sólo superioridad física».

Él está equivocado. El estado cambiará de táctica para someternos. Al mismo tiempo, Tocqueville escribió con mayor precisión: «Bajo el gobierno absoluto de una sola persona, el despotismo, para llegar al alma, golpeaba toscamente el cuerpo; y el alma, escapando de estos golpes, se elevó gloriosa sobre él; pero en las repúblicas democráticas no es así como procede la tiranía; deja el cuerpo y va directo al alma».

Y eso fue antes del bombardeo mediático.

SUGERENCIA:   La "película" globalista e inmigracionista Mediterráneo se estrella en taquilla

Pero Thoreau sigue siendo Thoreau. Sigue para concluir esta magnífica fórmula: «Violar la ley. Que tu vida sea una contrafricción para detener la máquina».

Nota: Cortesía de Euro-Synergies

Imagen: Autor desconocido: Henry David Thoreau

 

Nicolas Bonnal
Nicolas Bonnal es articulista y ensayista.

Ya a la venta el número 7 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 7 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies