La plaga del fideísmo: fideísmo y presunción – Adáraga

Clicka aquí para suscribirte gratis a nuestra edición digital.

La plaga del fideísmo: fideísmo y presunción


Patricio Shaw | 29/01/2021

En el fideísmo cae dormido el perezoso y despierto el presuntuoso. Hoy más de un católico tradicionalista puede descuidar conocimiento y estudio de su religión no por creerlo absolutamente innecesario sino por creerse suficientemente provisto del mismo en contraste con la negrura horrible de la absoluta ignorancia religiosa de inmensas multitudes arrastradas por la cultura postcristiana y por la revolución postconciliar.

Monoculus rex in regno cæcorum. Puede formarse en las mentes un fideísmo moderado, oculto y tenaz, por el cual se juzga haber indagado ya bastante con el intelecto y se cuenta con que el resto lo haga por sí sola la Fe o la espiritualidad personal.

Contra esto amonestaba severísimamente San Juan Crisóstomo: «¡Cuán culpables somos! Nuestra vida debería ser tan pura que, sin necesidad de libros, nuestros corazones estuvieran siempre expuestos al Espíritu Santo, como tablas vivas donde Él escribiera todo lo que querría que aprendiéramos; y tras haber perdido aquella dignidad para Depender de las instrucciones divinas escritas, ¡encima desperdiciamos este segundo remedio para nuestra salvación! Si ya es culpable habernos hecho dependientes de la Escritura y no poder atraernos por nosotros mismos la gracia del Espíritu Santo, ¿cuánto crimen será no querer usar siquiera de este nuevo auxilio para avanzar en la piedad, despreciar esos escritos divinos como cosas vanas e inútiles y exponernos a un castigo mayor aún?».

Es claro que lo que este gran Padre de la Iglesia Católica dice de «las instrucciones divinas escritas» Refiriéndose a las Sagradas Escrituras leídas inmediatamente por sacerdotes capacitados, vale, a fortiori, para el Magisterio de la Iglesia Católica, que las codificó y las interpreta y esclarece infaliblemente, y vale para obras teológicas donde santos inspirados por Dios sacaron derivaciones adecuadas y admirables de las Sagradas Escrituras, cuya virtualidad divina contienen y desarrollan. Son demasiado numerosos para ser mencionados.

El fideísta moderado se basa en más que en sentimientos pero en menos que razones elaboradas: se asienta en algunas máximas muy simples en las cuales imagina tener enfrascadas las soluciones a todos los principales problemas que se le puedan presentar en la práctica y profesión de su religión. ¿Cómo sabe el fideísta moderado ignorante que ya sabe lo suficiente sobre la doctrina católica? No lo sabe, pero presume saberlo por confianza y complacencia en sí mismo y en su espiritualidad mal examinada.

Patricio Shaw: Sedevacancia: La espiral descendente del postcatolicismo. Letras Inquietas (Febrero de 2021)

La plaga del fideísmo

1. Fideísmo y escepticismo
2. Fideísmo y Fe católica
3. Fideísmo y pensamiento débil
4. Fideísmo y presunción
5. El fideísmo y escepticismo infiltrado entre católicos tradicionalistas

Imagen: Dominique Devroye: Estatua de San Pedro

 

Patricio Shaw
Patricio Shaw es un escritor, filólogo, historiador y filósofo católico argentino.







Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies