¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Artículos

La relación entre las élites y la democracia


Denis Collin | 28/06/2022

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

Tras las elecciones, la cuestión de la relación entre las élites y la democracia es fundamental. La élite es lo que resulta de nuestra elección y por lo tanto es lo mejor.

Un elegido es un santo que ha merecido el paraíso y por tanto forma parte de la élite, de los mejores. Fueron llamados ottimati en la Italia medieval y renacentista. Los ottimati, los optimates eran los mejores, como los aristócratas si se prefiere la etimología griega a la etimología latina. El sufragio es un medio para seleccionar a la élite política: éste no seleccionaría a la élite médica o a la élite militar mediante el sufragio.

El problema surge de inmediato y es bien conocido. La elección, encarnación del poder de todos, en pie de igualdad, produce una gran desigualdad, establece la división entre el pueblo de iguales y la minoría de los «mejores», más iguales que el resto del pueblo y que sostienen el poder político, poder que es, en su esencia, según las teorías del derecho natural en las que se basa el pensamiento moderno, el poder del pueblo que se hace pueblo, del pueblo constituyente ¡Así la elección no es la expresión de la democracia, sino su negación! La única democracia aceptable sería la democracia directa, donde todas las decisiones serían tomadas por la asamblea del pueblo. El referéndum es un remanente de la democracia directa: no elige a un hombre para gobernar a otros, elige leyes. Así, el 12 de junio de 2022, en Italia, se llamó a los ciudadanos a votar a favor o en contra de una serie de reformas judiciales. Signo de los tiempos, la participación en esta consulta fue catastrófica.

Sin embargo, es difícil ver cómo una sociedad podría prescindir de élites en todos los niveles. De Maquiavelo a Gramsci pasando por Mosca y Pareto, los pensadores italianos han hecho de las élites una de sus principales preocupaciones de reflexión política. Nadie confiaría su vida a un médico no calificado. ¿Por qué deberíamos confiar la gestión de los asuntos del país al primero en llegar? El gobierno de la cocinera que pedía Lenin se realizó sólo bajo la forma de la dictadura del partido, la dictadura de los órganos de dirección sobre el partido y finalmente la dictadura del secretario general. En su esencia, el leninismo es un elitismo asumido, desde el famoso ¿Qué hacer? de 1903: el partido selecciona a sus miembros, los capacita, para que se conviertan en activistas profesionales. Cualquiera que haya frecuentado los partidos que reivindican el leninismo, incluidos los trotskistas, sabe de qué se trata.

Las clases dominantes, cuando aún manifiestan una cierta «conciencia de clase», se esfuerzan por asegurar la circulación de las élites que Pareto analizó muy bien (por ejemplo, en su Tratado de sociología general publicado en 1917). La generalización de la educación pública no sólo pretendía dar la instrucción necesaria a la futura fuerza de trabajo. También pretendía permitir el ascenso de elementos de las clases dominadas hacia las clases dominantes, ocupando el Estado el lugar que antes ocupaba la Iglesia. No se trata sólo de las élites políticas, sino también de las élites intelectuales o de los líderes empresariales. ¡Según Pareto, los elementos de las clases bajas vienen así a regenerar las clases altas! ¡Esta circulación de élites contribuye a la paz social ya la integración de las clases dominadas en el sistema de su propia dominación!

Maquiavelo vio en la república un sistema conflictivo, opuesto a los grandes y al pueblo. Maquiavelo no «creía» en la democracia directa, ¡simplemente porque la gente a menudo tiene otras cosas que hacer además de preocuparse por la política! Por otro lado, elogió fuertemente el sufragio para elegir a los líderes. Pero, por otro lado, estos grandes, incluso elegidos, siempre están tentados a usar y abusar del poder para oprimir al pueblo. La capacidad del pueblo para controlar a los gobiernos y combatirlos si es necesario se considera entonces una virtud esencial de la república. Es difícil ver cómo uno podría salir de esta dialéctica maquiavélica que no sea en los sueños.

El problema que encontramos hoy es que esta dialéctica de los grandes y el pueblo ya no funciona. El pueblo ya no produce sus propias élites, esos trabajadores educados que durante mucho tiempo han formado la columna vertebral del viejo movimiento obrero. Una de las razones de esto es la desaparición de los «trabajadores» en favor de los «empleados», los «empleados» y los «empleables» y con ellos el fin de la cultura obrera. Pero la clase dominante por su parte ha renunciado a organizar la circulación de las élites. Bloquear el famoso «ascensor social» no significa otra cosa. ¡Producimos graduados en masa, pero no es lo mismo! El dramático desplome en el nivel promedio de los bachilleres es un indicador preocupante.

Esto es particularmente cierto en Francia. De Gaulle escribió: «La verdadera escuela de mando es, por tanto, la cultura general. A través de ella, el pensamiento se pone en condiciones de ejercitarse con orden, de discernir en las cosas lo esencial de lo accesorio, de percibir las extensiones y las interferencias, en fin, de elevarse a ese grado donde aparecen los conjuntos, sin perjuicio de los matices. No un capitán ilustre que no tuviera gusto y sensibilidad por la herencia y el espíritu humano. En el fondo de las victorias de Alejandro, siempre encontramos a Aristóteles». Hoy fabricamos todo tipo de plagas, especialistas en gestión, en auditoría, en comercio, pero la cultura general está en vías de desaparecer.

Asistimos, pues, a una verdadera extinción progresiva de las élites al mismo tiempo que se extingue todo sentido del bien común y de la simple honestidad en el ejercicio de los cargos públicos. Cuando nos enteramos que la jerarquía de la educación nacional sube las notas de los candidatos al bachillerato sin ni siquiera avisar a los profesores correctores, con el único fin de anunciar que este bachillerato será un año de «buena cosecha» y sobre todo que no tendremos repetidores que recolocar al principio de curso, tenemos un pequeño atisbo de este reinado de matones y tramposos que ha reemplazado a la ética republicana.

Denis Collin: Nación y soberanía (y otros ensayos). Letras Inquietas (Marzo de 2022)