Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Reportajes

La Sociedad Thule: leyenda, mito y realidad


Michael Wiesberg | 03/11/2023

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

No hay ninguna organización que haya provocado tantas especulaciones y alimentado tantas imaginaciones fértiles como la Thule-Gesellschaft. Según sus orígenes políticos o ideológicos, los autores que escriben sobre ella dicen a veces que se trata de una orden oculta, de una secta, a veces que fue la vanguardia intelectual o incluso el motor secreto de la marcha hacia delante del NSDAP de Hitler. La literatura dedicada a esta organización es hoy bastante extensa, pero a pesar de esta relativa amplitud, puede decirse que el misterio y/o la vaguedad que rodean a esta organización desaparecida no se han disipado. Los afectos de los autores (favorables o desfavorables) siguen enturbiando la investigación sobre este tema e impiden emitir un juicio sereno.

Detlev Rose, autor de Legende, Mythos und Wirklichkeit der Thule-Gesellschaft, puede presumir de haber colmado por fin de forma convincente una laguna en la historiografía contemporánea sobre estas cuestiones. Su escritura es analítica y precisa, sus juicios sobre los hechos son prudentes, y no se le puede acusar de tomar partido o fantasear.

Para lo que más tarde se conocería como la Sociedad Thule, un hombre tuvo una importancia clave: Theodor Fritsch, descrito generalmente como «el principal antisemita alemán antes de Hitler». Irrumpió en la escena política e intelectual de su país en un momento que Detlev Rose describe como «el comienzo de un punto de inflexión estratégico definitivo» para el movimiento nacionalista y folcista (völkisch) de Alemania. En concreto, Rose se refiere al año 1912, cuando los socialdemócratas se convirtieron en la facción más fuerte del Reichstag y aparecieron en el horizonte los primeros síntomas de una grave crisis internacional. Era una época en la que Alemania se sentía amenazada y cercada por las potencias vecinas.

Un poderoso movimiento extraparlamentario

Esta constelación creó un clima propicio para la aparición de todo tipo de teorías conspirativas. Desde el punto de vista folcista (völkisch), eran sobre todo los masones y los judíos quienes supuestamente conspiraban contra Alemania. En este contexto, Fritsch fue un impulsor del antisemitismo. Su objetivo era establecer el antisemitismo como «un poderoso movimiento extraparlamentario». Quería reformar la sociedad alemana sobre la base de la raza. En concreto, esto significaba que los judíos ya no podían tener un lugar en la vida pública alemana. El pensamiento de Fritsch estaba influido por las teorías biológicas sobre la raza, en particular las propagadas por el filósofo Houston Stewart Chamberlain.

Coherente consigo mismo, Fritsch intentó unir a todos los activistas antisemitas en un solo movimiento. Hermann Pohl, de Magdeburgo, debía llevar a cabo este proyecto. El objetivo principal del programa de la Germanen-Orde (Orden de los Alemanes), que él había fundado, era vigilar y combatir a los judíos en Alemania. Sólo las «naturalezas germánicas» podían ser aceptadas como miembros de esta Orden, es decir, hombres y mujeres a los que la naturaleza había dotado de ojos azules y pelo rubio. La situación de la Orden pronto se volvió problemática durante la Primera Guerra Mundial, cuando la mitad de sus miembros fueron movilizados y enviados a la guerra. A partir de 1914, la Orden experimentó graves dificultades financieras. El Gran Maestre Pohl, en vista de esta deplorable situación financiera, fue objeto de críticas cada vez más duras y finalmente fue destituido.

Glauer, alias Sebottendorf

SebottendorfPohl reaccionó a esta exclusión provocando una escisión en la Orden. Por aquel entonces apareció un hombre que se haría un nombre como presidente y fundador de la Sociedad Thule: Rudolf von Sebottendorf [enfrente], nacido Adam Glauer. No hay espacio suficiente en este breve artículo para cubrir todas las vicisitudes de la agitada vida de este hombre. En resumen: Sebottendorf comenzó a actuar con un celo asombroso en favor del ala de la Germanen-Orde que permanecía leal a Pohl. A partir de entonces, esta ala fue adquiriendo cada vez más importancia.

Al final de la Primera Guerra Mundial, la situación se volvió crítica: la revolución espartaquista provocó una hemorragia de miembros. Para camuflar la situación, Sebottendorf decidió llamarse Sociedad Thule. El emblema de esta «nueva» sociedad era una esvástica con ramas redondeadas y una espada.

¿La punta de lanza de una «contrarrevolución»?

Desde fuera, intentaban dar la impresión de que la sociedad existía únicamente para fomentar la investigación científica de la historia alemana y promover al pueblo alemán (la raza germánica) como tal de la forma que considerasen oportuna. En realidad, la Sociedad Thule se veía a sí misma como la punta de lanza de una contrarrevolución que, a ojos de sus miembros, era necesaria porque la situación social y política de la Alemania derrotada de 1918 y 1919 se alejaba cada vez más de los objetivos que en su día se había fijado la Germanen-Orde.

Cuando el publicista israelita Kurt Eisner se convirtió en Primer Ministro de Baviera en nombre del USPD (los socialdemócratas radicales que se habían escindido del SPD), y trató de fusionar el sistema parlamentario clásico con el republicanismo concejil al estilo bolchevique, entre bastidores, la facción de los «enemigos del pueblo», perteneciente a la Sociedad Thule, parecía estar haciéndose con el control de la situación. De hecho, los esfuerzos de la Sociedad por derribar la república de consejos de Munich habían sido considerables; su estrategia, sin embargo, no era el «terror con un propósito», como observa Rose. A pesar de todas las suposiciones que se han hecho, no se puede decir nada claro sobre la posible implicación de la Sociedad Thule en el atentado que costó la vida a Kurt Eisner el 21 de febrero de 1919.

Una vez derribada la república conciliar de Múnich, la Sociedad Thule parece haber logrado su objetivo, cumplido la misión que se había fijado, y ya no participa más que en actividades muy modestas. Esto sugiere que el desarrollo posterior del nacionalsocialismo debe poco a la Sociedad Thule y que este movimiento político siguió su propia lógica y dinámica, sin la tutela de una sociedad esotérica.

Importancia marginal

Entonces, para llegar al meollo de la cuestión y al «mito» que se aferra a ella, planteemos la pregunta: ¿qué papel desempeñó esta Sociedad como precursora del nacionalsocialismo? Rose pinta un cuadro mucho menos pintoresco y fantasioso que el conjurado por las interpretaciones habituales. Señala: «No podemos hablar ni de una ideología unitaria ni de una Weltanschauung original en el caso de la Sociedad Thule». Para Rose, la Sociedad Thule sólo tuvo una importancia marginal en el proceso general de surgimiento del nacionalsocialismo.

La Sociedad Thule no puede describirse en modo alguno como «una influencia cuidadosamente planificada, teledirigida y con objetivos precisos, destinada a dirigir el NSDAP». Muchos autores se han dejado engañar por Sebottendorf [arriba], que dio demasiada importancia a la Sociedad Thule en su libro Bevor Hitler kam. Sebottendorf, en particular, exageró y extrapoló cuando escribió que ciertos miembros prominentes del NSDAP, como Rudolf Hess y Hans Frank, eran miembros de la Sociedad Thule.

Las fantasías de Rauschning

Rose también abordó la cuestión crucial de las supuestas raíces ocultistas del nacionalsocialismo; echemos un rápido vistazo a sus argumentos: en términos inequívocos, Detlev Rose escribe que las cien conversaciones que se dice que Hermann Rauschning mantuvo con Hitler no son más que elucubraciones, sobre todo cuando Rauschning habla de las «tendencias ocultistas» de Hitler (se dice que Hitler fue el instrumento de fuerzas misteriosas). Sin embargo, estas conversaciones, probablemente falsas, fueron descritas por el historiador Theodor Schieder, fallecido en 1984, como «documentos que atestiguan fuentes incuestionables de gran valor». A la luz de las investigaciones de Rose, podemos afirmar ahora que Schieder, desgraciadamente, difundió y consolidó con su autoridad una «burda falsificación de la historia».

La escritura clara y precisa de Rose, que evita toda jocosidad y grandilocuencia, hace que su libro sea indispensable para cualquiera que desee echar un vistazo crítico o aprender sobre las raíces supuestamente ocultas o esotéricas del nacionalsocialismo.