X
       

 A la venta el número 11 de nuestra revista en papel

Artículos

Liberalismo 2.0: Karl Popper, el intermediario


Aleksandr Duguin | 19/05/2021

  Tu ayuda económica a Adáraga es vital

Karl Popper, quien fue discípulo de Friedrich von Hayek, es el creador de la teoría de la «sociedad abierta» y también el mentor directo de George Soros. Pero Popper solo permaneció muy superficialmente fiel a las ideas de Hayek. Aceptaba la necesidad del libre desarrollo de la sociedad y criticó acérrimamente cualquier clase de «proyecto», lo que lo llevó a encontrar los puntos que tenían en común tanto la Segunda como la Tercera Teoría Política, y con ello contribuyó involuntariamente a la creación del nacional-bolchevismo.

Popper identificó que el principal error que había cometido la tradición política era el haber aceptado la existencia de un Estado ideal de origen platónico como el fundamento de todas las normas políticas, además de seguir la teoría aristotélica del telos, es decir, de la causa finalis, como el principal argumento que justificaba los distintos medios que se utilizaban con tal de alcanzar un fin.

Popper, siguiendo desde una perspectiva formal las ideas de Hayek, terminó por hacer unos cuantos cambios que a la larga fueron considerablemente importantes. Le añadió al título de su obra más importante, La sociedad abierta, la frase «y sus enemigos», haciendo énfasis en el dualismo que representaba semejante oposición. Debido a que Hayek temía formular alguna especie de «proyecto liberal», se abstuvo de crear cualquier tipo de enfoque dualista que pudiera ser aplicado a la política y a la ideología. Hayek pensaba que el liberalismo estaba abierto orgánicamente a todo cuanto existe, por lo que un liberal o un «utopista» podían coexistir. Se trata de una ética estoica muy tolerante.

Sin embargo, Popper rechaza esta idea. Popper sostiene de forma inequívoca que la «sociedad abierta» es un proyecto liberal y por ello divide el mundo en dos campos: la «sociedad abierta» y los enemigos de la «sociedad abierta». Existe una guerra abierta entre ellos y por eso Popper crítica, de forma intolerante e histérica, tanto a Platón como Aristóteles, a Hegel o Schelling. Su tono, por supuesto, contrasta muchísimo con los tranquilos ataques que dirigía Hayek en contra de sus oponentes.

En cambio, Popper argumentaba que era necesario destruir totalmente a los enemigos de la «sociedad abierta», diciendo que, si no se establecía ningún límite en su contra, terminarían por destruir la «sociedad abierta». Según Popper era lógico que había que matar a los enemigos de la «sociedad abierta» antes de que estos mataran a sus defensores.

 Descubre los libros de Letras Inquietas y Ultima Libris

Y es aquí donde llegamos al actual estado de cosas. El liberalismo 2.0 sigue estas ideas. Popper odiaba cualquier cosa que pudiera ser asimilada al nacionalismo o al socialismo, por lo que rechaza no solo la Segunda y Tercera Teoría Política, sino que incluso criminaliza a sus representantes y pedía abiertamente que fueran completamente aniquilados.

Para Popper no existe la opción de ser antiliberal. Cualquier enemigo de la «sociedad abierta» es, por definición, un criminal ideológico; no importa si él (o ella) se encuentran del lado derecho o izquierdo del espectro político.

No obstante, Karl Popper seguía siendo de derecha al sostener una economía capitalista y era completamente opuesto a cualquier tipo de comunismo/socialismo en el terreno del arte, la sociedad, etc. También podemos decir que era un representante de la derecha en muchos aspectos culturales, por lo que podemos concluir que Popper no era todavía un representante del liberalismo 2.0, pero sin duda iba en ese camino.

Liberalismo 2.0

1. La nueva transformación del liberalismo
2. La victoria del liberalismo
3. El nacional-bolchevismo como concepto surgido de la victoria del liberalismo
4. El enemigo interno
5. Friedrich von Hayek, el comienzo
6. Karl Popper, el intermediario
7. George Soros, la culminación
8. Individuo y dividuo
9. El liberalismo 2.0 y la Cuarta Teoría Política

Fuente: La Cuarta Teoría Política