Morgenthau 2.0: los agentes verdes de la desindustrialización – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

Morgenthau 2.0: los agentes verdes de la desindustrialización


Alexander Markovics | 04/07/2022

Habeck, Baerbock & Co. están promoviendo una agenda económica y energética suicida que está llevando a Alemania a una catástrofe de política interior y exterior. Al hacerlo, se revelan como implementadores tardíos de un plan antiguo.

Durante la segunda conferencia de Quebec, celebrada en septiembre de 1944, a la que asistieron el primer ministro británico Winston Churchill y el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt, los dos hombres acordaron un plan de acción. Roosevelt, el secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Henry Morgenthau, propuso un plan para desindustrializar Alemania.

Este plan, llamado Plan Morgenthau, que tenía como objetivo asegurar el desmembramiento de Alemania, abogaba por la transferencia de las principales regiones industriales al control internacional, el desmantelamiento de la industria pesada y la transformación de Alemania en un país agrícola. Aquí están los principales extractos del plan Morgenthau y el llamado plan Kaufman («Alemania debe ser destruida»).

Los detalles del panfleto se filtraron a la prensa y provocaron una ola de indignación. El plan era tan monstruoso que la propaganda nazi no pudo evitar usarlo en su beneficio. Sin embargo, fue real y reflejó la actitud de las élites estadounidenses hacia Alemania en ese momento.

De Morgenthau a Marshall

Estados Unidos tenía la intención de eliminar a su principal adversario en la Europa de la posguerra para garantizar que la influencia industrial y política de Alemania no pudiera restaurarse de ninguna manera después del colapso del régimen nazi.

En octubre de 1945, la editorial Harper and Brother publicó el libro Germany is our Problem (Alemania es nuestro problema) de Morgenthau, en el que el autor detalla y vuelve a describir su plan. En noviembre de 1945, el general Dwight D. Eisenhower, gobernador militar de la zona estadounidense de ocupación, dispuso la distribución gratuita de 1.000 copias a las autoridades militares estadounidenses en la Alemania ocupada.

En la Alemania de la posguerra, la administración estadounidense adoptó una serie de medidas destinadas a restringir el desarrollo económico. Como resultado de estas decisiones, el nivel de vida de la población alemana cayó drásticamente y estalló una hambruna después de la guerra. No fue hasta el comienzo de la Guerra Fría en 1947 y la necesidad de crear un bastión en Europa Occidental contra la Unión Soviética que el Plan Marshall, destinado a industrializar Alemania Occidental, reemplazó al Plan Morgenthau.

Alemania vuelve a ser un problema

El final de la Guerra Fría y la reunificación de Alemania plantearon un nuevo problema para los angloamericanos: de repente, la amenaza por la que habían renunciado a reducir drásticamente la industria alemana había desaparecido: la Unión Soviética y el sistema socialista internacionalista.

SUGERENCIA:   ¿Pasaporte sanitario y servidumbre voluntaria?

La República Federal y Francia se habían convertido en el núcleo de un bloque que aspiraba a la integración europea y que tenía potencial para convertirse en un competidor geopolítico y geoeconómico de Estados Unidos. Dentro de la Unión Europea, Alemania se ha convertido en la potencia dominante indiscutible, lo que no ha gustado a Londres. En 2003, París y Berlín finalmente se rebelaron abiertamente: junto con Rusia, se opusieron a la invasión angloamericana de Iraq.

La política y los intereses geoeconómicos iban de la mano. Tras la caída del Telón de Acero, Alemania, la principal potencia económica de Europa, se convirtió en el principal socio económico de Rusia. El ascenso de China también ha visto a Alemania como un socio económico prometedor.

El acceso a fuentes de energía baratas de Rusia fue y sigue siendo de gran importancia para el desarrollo de la industria alemana. La República Federal y Rusia estaban muy interesadas en la cooperación.

Para socavar la alianza continental entre Alemania, Rusia y China, que gozaba de gran popularidad entre los políticos alemanes a pesar del transatlanticismo, Estados Unidos se apoyó ahora en los gobiernos de Europa del Este.

La nueva desindustrialización

Sin embargo, Moscú y Berlín lograron lanzar el gasoducto Nord Stream en el Mar Báltico después de la revolución ucraniana de 2004, y finalmente Nord Stream 2 después de la revolución de colores de 2014. En general, la situación geopolítica global no ha favorecido a los Estados Unidos y el Reino Unido. Los centros industriales y políticos de Eurasia, que buscan integrar sus potencialidades (a través de la Nueva Ruta de la Seda), amenazan con desafiar a Estados Unidos por su papel como potencia hegemónica mundial .

Bajo el liderazgo de Donald Trump, Estados Unidos trató de frenar el crecimiento económico y político de Europa obligándola a gastar más en armamento y a comprar gas de esquisto estadounidense (mucho más caro que el gas ruso).

Puede que Trump ya no sea presidente, pero los objetivos estratégicos de Estados Unidos siguen siendo los mismos, solo han cambiado sus tácticas. Ahora los demócratas y Joe Biden están utilizando la «Agenda Verde» para debilitar a Europa y Alemania. Según los planes de la Unión Europea, cuyo liderazgo está dominado por los transatlánticos, Europa debería convertirse en el primer continente climáticamente neutro para 2050.

Los expertos estiman que cientos de miles de personas en Alemania podrían perder sus empleos como resultado de la llamada «transición energética» aprobada por Bruselas. Actualmente, las empresas industriales limitan su producción para mantener el equilibrio entre la oferta y la demanda de energía.

Solo en la industria automotriz, más de 400,000 empleos están en juego para 2030, según el informe de la Plataforma Nacional para el Futuro de la Movilidad (NPM). La digitalización de la fabricación de automóviles genera otro problema: las grandes empresas tecnológicas estadounidenses incluso están tratando de capturar una parte aún mayor del valor agregado en la producción de automóviles.

SUGERENCIA:   Marine Le Pen: la pasteurización conduce a la abstención

Annalena Baerbock y los intereses de Estados Unidos

El llamado Green Deal fue una de las demandas de los demócratas estadounidenses antes de que Biden llegara al poder. En Europa, la histeria en torno al cambio climático ha sido y sigue siendo alimentada principalmente por movimientos y ONG estrechamente vinculados a la red del multimillonario estadounidense George Soros, cercano a los demócratas.

En Alemania, como en el resto de Europa, los Verdes han recibido financiación de grandes empresas estadounidenses. Uno de los mayores donantes de la campaña electoral de los Verdes alemanes para el Bundestag fue la tecnológica estadounidense-holandesa Elastic, que trabaja con el ejército estadounidense.

Desde que la política verde Annalena Baerbock es la ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Estados Unidos ha podido implementar un plan Morgenthau 2.0, impulsado por las propias élites alemanas.

No solo las acciones de Baerbock, sino también las declaraciones que hizo en diciembre de 2021 juegan en el juego de los Estados Unidos. Estos son sus llamamientos para que se detenga el programa de gas Nord Stream 2. ¡De repente se fue a Europa! Las empresas financieras estadounidenses que han obtenido beneficios especulando en la bolsa de valores no han quebrado.

Son los europeos medios los que tienen que pagar la parte del león para financiar una nueva burbuja financiera y la subida artificial de los precios del gas. El lanzamiento de Nord Stream 2 podría haber calmado la situación, pero esto es precisamente lo que impidieron los esfuerzos de los Verdes, que van en contra de los intereses de los alemanes.

En última instancia, los Verdes están avanzando en una agenda económica absolutamente suicida, que hace todo lo posible para limitar el potencial económico de Alemania y empeorar su situación política interna y externa. Con la participación entusiasta de las propias élites de la República Federal de Alemania y las mentiras sobre la protección del medio ambiente, los derechos humanos y la democracia, Estados Unidos está empujando a Alemania a un callejón sin salida, mientras persigue sus propios objetivos geopolíticos.

Alexander Markovics: Biopolítica, transhumanismo y globalización. Letras Inquietas (Junio de 2022)

Imagen: Niek Verlaan: Manifestación ecologista

 

Alexander Markovics
Alexander Markovics es historiador, especializado en la Nueva Derecha y en la Cuarta Teoría Política y miembro del Instituto Suvorov de Viena.

Ya a la venta el número 7 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 7 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies