X
       

 A la venta el número 11 de nuestra revista en papel

Reportajes

Otros cinco años de Erdogan como presidente de Turquía: las razones de una victoria


Nicolas Gauthier | 30/05/2023

  Tu ayuda económica a Adáraga es vital

Era previsible. Recep Tayyip Erdogan (52,2%) derrotó a Kemal Kiliçdaroglu (47,8%) y se presentará a un tercer mandato presidencial de cinco años. Algunos lo verán como una derrota de las encuestas, pero el resultado del presidente saliente en la primera vuelta de estas elecciones (49,5%) estaba dentro del margen de error tradicional de los sondeos de opinión. Lo que es cierto en París también lo es en Ankara.

En cambio, la verdadera derrota sería la de nuestros colegas, muchos de los cuales no habían previsto el pequeño detalle de que el pueblo turco podía votar al margen de los deseos de los medios de comunicación occidentales. Y así fue como el oponente de Erdogan, Kemal Kiliçdaroglu, el candidato del CHP, se convirtió en su secuaz, lo que difícilmente puede haberle ayudado durante su campaña electoral, ya que esta aura lo convirtió en una especie de candidato del extranjero.

Evidentemente, el hombre no carece de talla y no hay nada ridículo en su resultado final, pero ¿era el hombre adecuado para el puesto? Aparte de una evidente falta de carisma, su primera debilidad es que procede de la minoría aleví (entre el 10% y el 25% de la población, según las fuentes), que practica un islam chií impregnado de espiritualidad que el sunismo tradicional considera herético. La segunda debilidad es haberse aliado con el HDP, el partido prokurdo. La tercera fue no comprender que la campaña se desarrollaría en un contexto nacionalista aún más intransigente de lo habitual.

De hecho, fue Sinan Ogan, el candidato del partido ultranacionalista MHP y tercer hombre en estas elecciones presidenciales, quien marcó la diferencia, con su 5,2%, cuando pidió a sus seguidores que votaran a Erdogan en la segunda vuelta. Puede que Ogan sea un nacionalista laico y Erdogan un nacionalista religioso, pero ambos son… nacionalistas y poco sospechosos de estar bajo influencia occidental.

En el centro del programa del MHP está la deportación de 3,7 millones de inmigrantes sirios que han huido de la guerra civil que inflama su patria. Esto no tiene nada de incongruente para sus homólogos del AKP, el partido islamoconservador en el poder. De hecho, habría que ser muy ingenuo o no entender nada del islam para imaginar que basta con que todas estas personas sean musulmanas para que se conviertan automáticamente en hermanos dentro de la ummah, la comunidad de los creyentes. Esta comunidad oculta muchas diferencias. Mientras que los sirios son árabes y hablan árabe, los turcos no son árabes y no hablan árabe. En cuanto a las consideraciones humanitarias, es más probable que allí se descarten como payasadas de occidentales frágiles.

 Descubre los libros de Letras Inquietas y Ultima Libris

Kemal Kiliçdaroglu llegó a comprenderlo, adoptando el concepto de millones de inmigrantes más o menos ilegales que debían ser deportados urgentemente; pero demasiado tarde, ya que este giro de 180 grados se produjo pocos días antes de la segunda vuelta.

Adel Bakawan, investigador asociado del IFRI (Instituto Francés de Relaciones Internacionales), señala: «Su discurso no se sostiene, es pragmático, mientras que Erdogan explota la narrativa de la religión, de la historia, de forma coherente para hacerse elegir, por lo que es más creíble». Para este experto en la región, el resto está más o menos escrito en piedra: «Erdogan tendrá que gestionar la extrema derecha sutilmente, sin intimidarla nunca, pero sin dejar tampoco que se apodere de todo. Cómodamente reelegido, se presentará como un unificador, respetado tanto interna como externamente, con el deseo de apaciguar a la sociedad turca». Habiendo alistado ya a los nacionalistas kemalistas, aunque sean laicos y también considerados de «extrema derecha», bajo su bandera islámica, el resto debería ser probablemente una mera formalidad.

El último detalle que habrá hecho tropezar a Kemal Kılıçdaroğlu sigue siendo su cercanía, real o supuesta, a los círculos homosexuales y lésbicos turcos. En Francia, es con la «extrema derecha» con quien los votantes tienen miedo; en Turquía, es con el LGBTQI+. Y cuando Recep Tayyip Erdogan, en medio de un mitin, arenga a la multitud con «¿Es el CHP LGBT?», la multitud grita «sí». En cuanto a la pregunta de si «el AKP es LGBT», la respuesta es obviamente «no». Añade un discurso sobre «la dimensión sagrada de la familia», ¡y dale caña!

Probablemente sea corto, probablemente injusto y puede que incluso completamente equivocado. Pero, al fin y al cabo, no es más deshonesto que Élisabeth Borne afirmando que la Agrupación Nacional de Marine Le Pen es hija del mariscal Pétain.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire