¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Artículos

Picasso: otro icono de la izquierda que también se derrumba


Gabrielle Cluzel | 04/05/2023

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

Que entre el (nuevo) acusado: Pablo Picasso. Es habitual en la derecha adoptar una visión crítica del movimiento MeToo.

Sin embargo, este nuevo puritanismo es interesante porque, como toda reacción, es «reaccionaria»: una reacción a la gran fiesta de las bragas de mayo del 68, ese golpe maestro del patriarcado que hizo creer a las mujeres (esas ingenuas pobres blancas) que les quitaría las cadenas, cuando al final las enrolló apretadamente en un cordel para asarlas, ofrecidas a sus apetitos como un pavo de Navidad. Patrick Buisson lo explica muy bien en su último libro, Decadencia.

Picasso es el ídolo del siglo XX por excelencia, el genio, el ídolo intocable en su nicho ante el que se colocan velas. Admirar a Picasso no es una cuestión de gusto sino de fe: interiormente uno tiene serias dudas, pero decir en France Culture que sus cuadros cubistas son feos es casi como cuestionar el dogma de la Inmaculada Concepción en Radio Notre-Dame. Y sin embargo… Radio Notre-Dame es más abierta. Si no deliras con ella es porque eres un paleto con cara de cuaresma, un paleto al que sólo le gusta el estilo pomposo, un paleto, un filisteo; en resumen: no te enteras de nada, qué vergüenza.

Más allá del arte, ni siquiera se permitía tocar su persona. Como comunista, comprometido contra Franco, tenía todos los sacramentos y todas las unciones para ser alabado por la izquierda. Sublime, necesariamente sublime, como diría Marguerite Duras. Salvo que, con ocasión del cincuentenario de su muerte (falleció el 8 de abril de 1973), hay que admitir que Picasso fue sin duda el «Harvey Weinstein de su tiempo», según la expresión del artista contemporáneo danés-islandés Olafur Eliasson.

«¿Se puede amar la obra de Picasso cuando se conoce su comportamiento violento?», se pregunta Slate, en este mes de aniversario. «Picasso primero viola a la mujer, luego trabajamos», decía una de sus antiguas amantes, Maire-Thérèse Walter, en France Culture en 1974 (¡así que no se puede decir que acabemos de descubrirle!). Para la podcaster feminista Julie Beuzac, que se ha especializado en analizar la visión feminista de la historia del arte occidental, y que incluso ha recibido un premio de Radio France por ello, «la violación está omnipresente en la obra de Picasso, sobre todo a través de la figura del Minotauro, que presenta en sus lienzos como un alter ego». La joven lo describe como una «gran basura» y se muestra cándidamente sorprendida: «Estudié historia del arte durante seis años. Durante esos seis años, me hablaron de Picasso innumerables veces, pero nunca me contaron nada de esto».

La brutalidad que ejercía sobre sus compañeras nutre sus cuadros. «El cubismo desestructura a las mujeres, las lacera, las disloca, las desmembra a través de la pintura…. Cada vez que deja a una mujer, vuelve a un periodo más cubista, incluso mucho más tarde en su historia, para romperla en el lienzo», explica Sophie Chaveau, autora, en 2020, de Picasso: El minotauro.

Picasso coleccionaba conquistas, siempre más jóvenes. Dada la edad de Marie-Thérèse Walter (17 años, cuando Picasso tenía 45), Julie Beuzac habla incluso de «pederastia». Y Picasso las persigue. De mil maneras. Muchos de ellos han dado testimonio de ello, algunos se han suicidado.

Pero aún quedan otros iconos por desacreditar. Anular la cultura es, en realidad, un ejercicio bastante agradable. En el campo de la literatura, esta vez: Jean Genet. El adorado chico malo, presente de nuevo este año en el programa de la ENS: un médico experto del tribunal le había diagnosticado que «sufría ceguera moral». Jean Genet quiere rehabilitar a los criminales. Y en Miracle de la Rose, Jean Genet describe con deleite y regocijo un robo, que en realidad es una violación, magnificándolo como si fuera un acto heroico. Jean-Paul Sartre, en Saint Genet, comediante y mártir, escribe que «en Genet, el sufrimiento es el complemento necesario del placer del otro». Sartre lo sabía. También Beauvoir. Ellos tampoco pierden nada esperando. El velo se desgarra poco a poco y el #MeToo no es, admitámoslo, totalmente ajeno a ello.

José Antonio Bielsa Arbiol: Contra Picasso: La construcción de un mito posmoderno. Letras Inquietas (Marzo de 2023)

Fuente: Boulevard Voltaire