¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Artículos

¿Por qué la entrevista a Tucker Carlson a Vladímir Putin es un punto de inflexión para Occidente y Rusia?


Aleksandr Duguin | 09/02/2024

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

Empecemos por lo más sencillo: Rusia. Tucker Carlson se ha convertido en el punto de convergencia de dos polos opuestos dentro de la sociedad rusa: los patriotas ideológicos y las élites occidentalistas que, sin embargo, siguen siendo leales a Putin y a la operación militar especial. Para los patriotas, Tucker Carlson es simplemente «uno de los nuestros». Es un tradicionalista, un conservador de derechas y un feroz opositor al liberalismo. Así son los emisarios del zar ruso en el siglo XXI.

Putin no suele relacionarse con destacados representantes del campo fundamentalmente conservador. La atención que recibe del Kremlin inflama el corazón del patriota, inspirando la búsqueda de un rumbo conservador-tradicional en la propia Rusia. Esto es ahora posible y necesario: el poder ruso ha definido su ideología. Hemos emprendido este camino y no nos desviaremos de él. Sin embargo, los patriotas siguen temiendo que lo hagamos. No.

Los occidentales, por su parte, respiraron aliviados: mirad, no todo en Occidente es malo, y hay gente buena y objetiva, ¡os lo dijimos! Seamos amigos de ese Occidente, piensan los occidentales, aunque el resto del Occidente liberal globalista no quiera ser amigo, sino que nos bombardea con sanciones, misiles y bombas de racimo, matando a nuestras mujeres, niños y ancianos. Estamos en guerra con el Occidente liberal, así que al menos seamos amigos del Occidente conservador. Así que patriotas rusos y occidentales rusos (cada vez más rusos y menos occidentales) coinciden en la figura de Tucker Carlson.

En Occidente, todo es aún más fundamental. Tucker Carlson es una figura simbólica. Ahora es el principal símbolo de la América que odia a Biden, a los liberales y a los globalistas y que se prepara para votar a Trump. Trump, Carlson y Musk, junto con el gobernador de Texas, Abbott, son los rostros de la inminente revolución estadounidense, esta vez una revolución conservadora. Rusia se está conectando a este ya poderoso recurso. No, no se trata de que Putin apoye a Trump, lo que podría descartarse fácilmente en el contexto de la guerra con Estados Unidos. La visita de Carlson trata de otra cosa. Biden y sus maníacos han atacado efectivamente a una gran potencia nuclear a manos de terroristas desenfrenados en Kiev, y la humanidad está al borde de la destrucción. Nada más y nada menos.

Los medios de comunicación globalistas siguen hilando una serie de Marvel para niños pequeños, donde Spider-Man Zelensky gana mágicamente con superpoderes y cerdos mágicos contra el Doctor Maligno del Kremlin. Sin embargo, esto no es más que una serie tonta y barata. En realidad, todo se encamina hacia el uso de armas nucleares y posiblemente la destrucción de la humanidad. Tucker Carlson hace balance de la realidad: ¿comprende Occidente lo que está haciendo, empujando al mundo hacia el apocalipsis? Hay un Putin real y una Rusia real, no estos personajes escenificados y decorados de Marvel. ¡Miren lo que han hecho los globalistas y lo cerca que estamos de ello!

No es el contenido de la entrevista de Putin lo que está en cuestión. Es el hecho de que alguien como Tucker Carlson viajara a un país como Rusia para entrevistarse con una figura política como Putin en un momento tan crítico. El viaje de Tucker Carlson a Moscú podría ser la última oportunidad para detener la extinción de la humanidad. La gigantesca atención de la propia humanidad a esta entrevista crucial, y la furia frenética e inhumana de Biden, los globalistas y los ciudadanos del mundo intoxicados por la decadencia, atestiguan que la humanidad se ha dado cuenta de la gravedad de la situación.

El mundo sólo puede salvarse deteniéndose ahora. Para ello, Estados Unidos debe elegir a Trump. Y a Tucker Carlson. Y a Elon Musk. Y a Abbott. Entonces tendremos la oportunidad de detenernos al borde del abismo. Comparado con eso, todo lo demás es secundario. El liberalismo y su agenda han llevado a la humanidad a un callejón sin salida. La elección es ahora: liberales o humanidad. Tucker Carlson elige la humanidad, y por eso vino a Moscú a reunirse con Putin. El mundo entero ha entendido por qué vino y lo importante que es.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies