Prohibición de Generación Identitaria: una aberración histórica y antropológica – Adáraga

Clicka aquí para recibir nuestros contenidos en Telegram

Prohibición de Generación Identitaria: una aberración histórica y antropológica


Roland Hureaux | 23/02/2021

El ministro Darmanin quería pasar a la historia: lo consiguió. La disolución de la asociación Génération Identitaire (Generación Identidad) es una novedad en la historia de los pueblos, al menos desde la Edad de Piedra. Las autoridades de las distintas comunidades, sean las que sean (tribus, ciudades, estados), siempre han criminalizado o, en todo caso, sancionado a los miembros de estas comunidades que atentaban contra sus intereses y premiaban a quienes las defendían. Es todo lo contrario de lo que estamos haciendo hoy. Al mismo tiempo, somos notoriamente muy indulgentes con aquellos que no se esconden de querer destruir nuestro país.

Si uno se coloca fuera de cualquier referencia religiosa, los orígenes de la moralidad son simples: todo es moral que permite al grupo «perseverar en el ser», como dice Spinoza, para mantenerse y prosperar. Uno no debe matarse, robarse o hacerse daño para preservar la unidad del grupo; en cambio, está permitido defenderse, incluso con armas, de las agresiones externas.

Todos tienen derecho a discutir las ideas propuestas por el grupo de jóvenes llamado Generación Identitaria. Pero prohibirlo es más que cuestionable. No hay duda de que su objetivo es la preservación del grupo que constituye hoy Francia y no su destrucción: se diferencia, por tanto, de los Black Blocs o No Borders, que tienen objetivos opuestos. Tampoco hay duda de que algunas de sus acciones, sobre todo en los pasos de los Alpes y los Pirineos, no tenían por objeto impugnar la ley sino su aplicación. Finalmente, no es menos cierto que difícilmente podemos culpar a Generación Identitaria por acciones violentas.

Este movimiento está ligado a la identidad francesa ya que todos los hombres de todos los pueblos desde el principio de los tiempos han estado ligados a la identidad de su grupo. Esto no se contradice con el amor de los demás pueblos, al contrario: para «amar a los demás como a ti mismo» hay que empezar por amarte a ti mismo. Tener el amor de uno mismo (o del grupo de uno) porque el odio es una aberración. A título personal, quiero que mis hijos prosperen y transmitan la herencia de los Hureaux que he tratado de comunicarles. Esto de ninguna manera significa odio hacia los Dupont o los Durand.

No solo las empresas del pasado, y esto, hasta hace poco, no sancionaba a quienes defendían los intereses del grupo sino que los ponían en el punto de mira. En Atenas, el siglo V, buenos ciudadanos, a los que defendieron la ciudad, fueron recompensados. Desde Napoleón, la Legión de Honor ha sido premiada por los servicios prestados a la nación.

Por supuesto, esta prohibición no es casual. Macron y Darmanin no son del tipo que piense por sí mismos. Siguen la gran corriente de represión de los «políticamente incorrectos» que acaba de acelerarse en Estados Unidos tras el nombramiento de Biden: tal eminencia democrática pide «desprogramar a los trumpistas«. Se establece una especie de ley de sospechosos que se traduce en una prohibición real del empleo o el cierre de cuentas de Internet.

La prohibición de Generación Identitaria es parte del aumento de la intolerancia que se está extendiendo por todo Occidente y que no tiene como objetivo, como en las sociedades del pasado (sociedades normales, digamos), aquellos que dañan a la comunidad o que la fomentan, sino los que por el contrario quieren defenderlo. Una extraña patología que ha tomado la forma de ideologías mucho más atroces que las que dicen combatir: ¿cómo pueden los que no se aman como franceses, como europeos, como americanos, amar al resto de la humanidad? La ideología nihilista es, en realidad, autodestrucción. Si no es derrotado, preveamos el fin de nuestra cultura.

Fuente: Boulevard Voltaire

Imagen: Autor desconocido: Manifestación de Generación Identitaria

 

Roland Hureaux
Roland Hureaux es ensayista y colaborador habitual de Boulevard Voltaire.




TU AYUDA ES NECESARIA
Adáraga ofrece diariamente en su edición digital contenidos gratuitos para la reconquista cultural. A fin de mantener su independencia, no recibimos subvenciones públicas ni somos parte de grupos mediáticos. Por favor, ayúdanos en esta tarea realizando un donativo puntual o mensual.

Más contenidos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Coronavirus Economía España Eurasia Europa Hispanidad Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies