Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Reportajes

Propaganda LGBT: una forma eficaz de reducir las ventas


Jany Leroy | 05/06/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Para el Mes del Orgullo, la cadena de tiendas estadounidense Target se subió al carro del colectivo LGBT como un solo hombre. Como parte de su campaña de marketing, los pasillos de ropa se engalanaron de arco iris. Jóvenes y mayores podían encontrar camisetas que celebraban el Orgullo, supercamisetas del Orgullo, pijamas cubiertos de personajes de género neutro, y tazas y objetos blasonados con las imágenes piadosas de la cultura woke. La estrella de este desenfreno propagandístico, que se suponía iba a disparar las ventas, era un bañador para niñas que ocultaba sus atributos masculinos. El 0,0001% de los padres iban a hacerse con este accesorio imprescindible en tiempos de crisis de fluidez. ¡Menudo chollo!

Tras esta promoción de un segmento de la población realmente orgulloso de su sexualidad, las repercusiones sobre la reputación de la cadena no se hicieron esperar. Target saltó a los titulares. Grupos indignados por la propaganda llamaron al boicot, llevaron a cabo acciones hostiles en las tiendas infractoras y amenazaron a los empleados. Un rapero publicó una canción anti-Target que alcanzó el número uno en las listas de iTunes, por delante de las mayores estrellas del momento. Se desató el infierno. La avalancha de amor por el merchandising del Orgullo no se había materializado. Ante la desaprobación de una parte de la clientela, la dirección invitó a los empleados a empaquetar las prendas arco iris. El Orgullo fue evacuado rápidamente al fondo de la tienda. El fiasco fue total. En los últimos diez días, las acciones de Target han perdido unos 10.000 millones de dólares de valor de mercado. Está en su nivel más bajo de los últimos tres años.

Siempre bien versados en los entresijos de una oleada popular, algunos medios de comunicación afines atribuyen la caída a activistas pro-Trump sedientos de odio. El Huffington Post francés denuncia los argumentos falaces de una activista que acusa a la fundadora trans de una marca de ropa de afinidades con el satanismo. Pero, ¿de dónde saca todo esto? La persona en cuestión se limitó a afirmar que le gustaba yuxtaponer «imágenes satánicas góticas u oscuras con colores vivos y mensajes LGBT+ positivos». Por tanto, el autor del artículo puede concluir: «Nada realmente demoníaco y satánico, en definitiva». Si lo dice, es porque no lo dice. La manifestación woke es implacable.

La caída de Target es la continuación del hundimiento de la marca de cerveza Budweiser el pasado mes de abril. Misma razón, mismo castigo. La promoción de Bud Light por un fenómeno transgénero provocó un desplome de las ventas. Unidos en su malestar, los directivos de las dos empresas se casaron y tuvieron muchos hijos. El cuento de hadas woke es un verdadero encanto.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire