Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Reportajes

Reducción de la población: punto clave de la agenda mundialista


Alexander Markovics | 01/10/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Algunos defensores radicales de la despoblación, como el famoso oceanógrafo francés Jacques-Yves Cousteau, proponen medidas hipotéticas encaminadas a eliminar 350.000 personas al día, 127,5 millones de personas al año y 1.280 millones de personas al decenio. Para garantizar lo que se conoce como «desarrollo sostenible», harían falta al menos 50 años para reducir la humanidad a una población mundial total de no más de 500 millones. En noviembre de 1991, cuando concedió esta entrevista, las medidas para reducir la población incluían el aborto y la esterilización forzosa.

Lo que parece un plan absolutamente satánico no es algo extraordinario en la historia de la humanidad, sino simplemente la conclusión radical de la biopolítica moderna, el tipo de política que decide sobre la vida y la muerte. En la antigua Grecia, el control de la población era una medida para el bien común, por ejemplo en los escritos de Platón, para evitar la escasez de mano de obra, pero también para prevenir el estallido de una guerra en caso de superpoblación evidente. En la realidad posmoderna del siglo XXI, el control de la población, y por tanto la despoblación por diversos medios, se presenta como una solución a los apocalipsis supuestamente causados por el hombre, como el cambio climático y la superpoblación.

En realidad, es un medio para ejercer un control más directo y totalitario sobre los pueblos del mundo. Las grandes conspiraciones de nuestro tiempo giran en torno a este tema (…). Por supuesto, esta miríada de crisis (cambio climático, pandemias y muchas otras) sólo existe en la propaganda globalista y en el pánico creado por los medios de comunicación estatales y las ONG. Sin embargo, es una hiperrealidad existente, como diría Jean Baudrillard, escenificada por los medios de comunicación y en los debates públicos, y debemos afrontar sus consecuencias.

Con la llegada de la era moderna, la estadística, la tecnocracia y las teorías modernistas sobre la eugenesia en el contexto del Estado liberal, el llamado peligro de superpoblación se ha convertido en un tema omnipresente, tanto si la población mundial rondaba los 1.000 millones a principios del siglo XIX como si supera los 8.000 millones en la actualidad. En innumerables ocasiones se ha alcanzado el límite de crecimiento percibido, pero el colapso social previsto no se ha producido como se había pronosticado.

Desde el advenimiento de la modernidad, la idea de la reducción/control de la población ha formado parte del pensamiento burgués. Como parte de la biopolítica, la ideología de la reducción de la población proclama, desde un punto de vista aparentemente humanista, que vivimos en un mundo en el que los recursos alimentarios son limitados debido a los «límites del crecimiento» (proclamados por el globalista Club de Roma en 1972), mientras que la reproducción humana es simplemente infinita y amenaza con llevarnos a un desastre humanitario. En consecuencia, los seres humanos siempre se dividen entre la mejor parte de la humanidad (los mil millones de oro, la raza superior, etc.) y los «comedores inútiles» que hay que reducir. Pero, ¿cuándo empezó este tipo de razonamiento?

El economista británico y sacerdote anglicano Thomas Robert Malthus proclamó en su libro Un ensayo sobre el principio de la población en 1798 que la producción de alimentos nunca podrá seguir el ritmo de reproducción de las clases bajas. Por consiguiente, argumentaba Malthus, las autoridades deben frenar el crecimiento demográfico de las clases más pobres para no poner en peligro la mejora de la humanidad y evitar una catástrofe humanitaria. Lo que resulta especialmente dañino en su argumentación es el hecho de que Malthus refuta la posibilidad de políticas sociales o de solidaridad como solución al problema, ya que considera que tales medidas no harían sino acelerar el problema que él ve en la reproducción de las clases bajas. Por supuesto, la motivación del panfleto de Malthus era abolir las primeras leyes de seguridad social de la Inglaterra moderna e impedir la redistribución de fondos de la burguesía rica y la aristocracia a los pobres. Aunque era sacerdote anglicano, Malthus rechazó el mandato divino de «fructificad y multiplicaos», predicando en su lugar un evangelio diabólico plagado de inhumanidad. Mientras los pobres eran declarados «comedores inútiles» y obstáculos para el desarrollo de la humanidad, la llamada élite burguesa era considerada apta para la reproducción.

Por eso la obra de Malthus, aunque científica y filosóficamente defectuosa (incluso Karl Marx fue capaz de demostrar la falsedad sistemática de su argumento), fue utilizada por la élite británica para justificar la continuación de la explotación y, en consecuencia, el control de las clases inferiores. Con el advenimiento del darwinismo social bajo la pluma de Herbert Spencer, el racismo biológico se introdujo en las medidas de control de la población, dando lugar al exterminio de las «razas y pueblos inferiores», no sólo en las políticas coloniales liberales, sino especialmente en los genocidios fascistas y nacionalsocialistas.Incluso gobiernos supuestamente socialdemócratas como el sueco han pedido la esterilización de personas consideradas no aptas para la vida por el Estado, como los discapacitados mentales.

Después de la Segunda Guerra Mundial, esta ideología de reducción de la población, ahora conocida como «neomalthusianismo», experimentó un sorprendente renacimiento a raíz de la crisis energética y de los llamados «límites al crecimiento» declarados por el think-tank globalista Club de Roma. Puede que las profecías apocalípticas de este club globalista no se hayan hecho realidad, pero su ideología sí. Su metamorfosis más reciente, en forma de Rebelión de la Última Generación/Extinción, aboga por un mundo sin niños para salvar a la Madre Tierra.

La inspiración de estas medidas se remonta al filósofo sudafricano David Benatar. Benatar sostenía, desde un punto de vista ateo-materialista, que los momentos placenteros de la vida son inferiores a todo el sufrimiento. En lugar de ver la vida humana como una imitación de Jesucristo, que incluye el sufrimiento, la crucifixión y la resurrección, Benatar defendía un mundo ateo consistente únicamente en el hedonismo sin responsabilidad, que es fundamentalmente un culto a la muerte. El actual orden mundial liberal en Occidente se parece cada vez más a un culto a la muerte que induce al miedo. Mientras que las cosas nuevas y brillantes y el hedonismo demoníaco para las masas siguen existiendo, incluso bajo el Great Reset, a las masas occidentales se les lava el cerebro cada vez más en el llamado «desarrollo sostenible», que intenta estabilizar las sociedades consumistas occidentales e impedir un mayor crecimiento económico del Sur Global con el fin de preservar la hegemonía occidental. La eugenesia para la clase alta, mientras tanto, se propaga ahora con las ideas del transhumanismo.Al convertirse en uno con la máquina, el hombre quiere vivir para siempre.

Por supuesto, el transhumanismo aún no ha cumplido sus promesas y sólo ha conseguido que el hombre se parezca más a una máquina, sin darle la vida eterna. Por tanto, puede considerarse uno de los oscuros milagros de la posmodernidad.Curiosamente, también existe un plan de despoblación diferente, elaborado por activistas ecologistas radicales como Penti Linkola y Theodor Kaczynski. Ambos quieren destruir la civilización tecnológica para destruir la sociedad tecnogénica, lo que Heidegger llamó el Ge-Stell y el proceso de globalización. Mientras que los globalistas llaman a la preservación de las élites occidentales y a la liquidación de las masas, sobre todo en el Sur, Evgeny Nechkasov propone liquidar a los «mil millones de oro» formados por Soros, Musk, Rockefeller, Kurzweil y otros miembros del mismo rebaño. De la mano del renacimiento del tradicionalismo y del fin de la sociedad urbana, esta propuesta pagana prevé la multiplicación de los tradicionalistas, al tiempo que aboga por la despoblación de la parte globalista de la humanidad.

En conclusión, existen dos enfoques de la reducción de la población en el discurso occidental: la propuesta globalista, que quiere matar a los «comedores inútiles», y el enfoque militante, pagano y tradicionalista, que quiere liquidar a los globalistas como supuestos subhumanos reales.

Afortunadamente, todas las civilizaciones fuera de Occidente están empezando a librarse de las cadenas del globalismo y, en consecuencia, la ideología de la despoblación pierde terreno cada día que pasa.El éxito de las revueltas antifrancesas en África y la sangría blanca de la OTAN en Ucrania hacen cada día menos probable el triunfo de la ideología de la despoblación y del neomalthusianismo fuera de Occidente. Pero, por supuesto, el peligro siempre está presente, sobre todo para los que vivimos dentro de Occidente, ya sea en el núcleo imperial o en la semiperiferia. Por eso, el Gran Despertar de los pueblos de Europa y el fin del globalismo son las condiciones previas necesarias para acabar con esta ideología satánica. Por supuesto, acabar con el globalismo en Europa debe hacerse de forma cristiana.Si combatimos el mal con el mal, nosotros mismos quedamos poseídos por el diablo. Por eso necesitamos iniciar una revolución metapolítica que nos devuelva a la tradición cristiana, derroque el poder globalista y lleve a los globalistas ante la justicia. En última instancia, esto significa poner fin a cualquier idea de despoblación y seguir la palabra de Dios: Fructificad y multiplicaos.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies