Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Artículos

Ucrania: ¿escenario coreano de un conflicto congelado sin paz negociada?


Frédéric Lassez | 25/05/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Mientras la prensa francesa se centra en elegir el «lenguaje» adecuado para anunciar la caída de Bajmut y se pregunta por el alcance de las ganancias que se producirán cuando Kiev lance su contraofensiva, parece que en Washington ya han dado el siguiente paso.

Emmanuel Macron se hizo eco de ello desde Japón durante una rueda de prensa tras la reunión del G-7 del 21 de mayo. Refiriéndose al fin del conflicto en Ucrania, el presidente francés dijo que el objetivo debe ser «la paz» y no «convertir la situación en un conflicto congelado». «Porque la experiencia nos ha enseñado que un conflicto congelado será una guerra mañana. La paz debe ser la construcción de una paz duradera, negociada, que resuelva el problema en sus fundamentos y respete la Carta de la ONU», añadió.

Dos días antes, en Lisboa, el Ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, también había planteado esta cuestión. «Ninguna iniciativa, ninguna mediación debe basarse en la premisa de que debemos congelar el conflicto y luego ver qué pasa», dijo. El ministro añadió que ningún plan o iniciativa de paz debería «implicar una pérdida legal o real de territorio ucraniano».

¿Fin de los combates sin un vencedor oficial?

Sin embargo, el 18 de mayo, Politico informó de que funcionarios estadounidenses afirmaron que la administración Biden está considerando la posibilidad de que la guerra ruso-ucraniana «se convierta en un conflicto congelado que dure muchos años, quizá décadas», al estilo de la Guerra de Corea.

Se dice que este escenario está impulsado por una creciente sensación en la Casa Blanca «de que una futura contraofensiva ucraniana no asestará a Rusia un golpe mortal» y de que ninguna de las partes aceptará la derrota. Las discusiones en curso incluirían «dónde trazar las posibles líneas que Ucrania y Rusia acordarían no cruzar, pero que no tendrían por qué ser fronteras oficiales».

Según las fuentes de Politico, un conflicto congelado con un cese de los combates sin que ninguna de las partes se considere vencedora y sin que la guerra se detenga formalmente podría ser «un resultado políticamente aceptable a largo plazo para Estados Unidos».

Desde el punto de vista de Washington, esto es fácil de entender. Para Joe Biden, negociar la «paz» significaría discutir posibles concesiones territoriales, que Kiev rechaza, y tomar posición sobre la peligrosa cuestión del estatuto de Ucrania (neutralización exigida por Moscú o entrada en la OTAN exigida por los ucranianos).

Sobre este tema: ¿una victoria rusa en Bajmut?

Congelar el conflicto sería, pues, beneficioso para el presidente estadounidense. Las inevitables concesiones territoriales se impondrían de facto y la cuestión del ingreso de Ucrania en la OTAN se aplazaría indefinidamente. Una buena manera para el candidato demócrata de deshacerse de un problema insoluble antes de las elecciones de 2024.

Segundo mandato a la vista

Y como señalan con perfecto cinismo los funcionarios entrevistados, «significaría que el número de enfrentamientos militares disminuiría, los costes de apoyo a Kiev también, y la atención pública sobre la guerra disminuiría». Traducción: en el próximo periodo electoral, se evitaría el problema cada vez más inmanejable de la financiación de esta guerra, el conflicto con los republicanos en el Congreso y, sobre todo, la creciente impopularidad debida a la fatiga de un público deseoso de acabar de una vez y volver a centrarse en los asuntos internos.

Varios sondeos recientes lo confirman. La mayoría de los estadounidenses (55%) cree que Estados Unidos debería prestar menos atención a los problemas en el extranjero. Y la aceptación de un coste para ayudar a Ucrania está cayendo, incluso entre los demócratas. El mes pasado, el 65% de los demócratas estaba de acuerdo con un aumento de los precios de la energía, frente al 80% de octubre de 2022. Los republicanos sólo lo aceptan en un 34%. «Los estadounidenses están mostrando signos de impaciencia con la guerra en Ucrania», resumen los encuestadores.

El colmo del cinismo, sin embargo, se alcanza con esta última consideración, de nuevo retransmitida por Politico: «Cuanto más se prolongue la lucha, más probable será que Rusia y Ucrania sientan la presión internacional y nacional para negociar un alto el fuego, un armisticio u otro mecanismo legal para detener o incluso poner fin formalmente a la guerra».

He aquí la solución. A fuerza de darse de golpes, al final se cansarán y se resignarán a negociar. Pero al menos no podremos decir que fue Washington quien presionó a Kiev para llegar a este punto. El honor estará a salvo y Joe Biden no habrá traicionado su palabra de apoyar a Ucrania «mientras haga falta».

Hasta entonces, lo único que necesita el octogenario candidato demócrata es una última contraofensiva victoriosa con algunas bonitas ganancias territoriales, para terminar 2023 a lo grande y allanarse así el camino hacia un segundo mandato.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire