Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Reportajes

Disolución de la Academia Christiana: ¿la gran diversión?


Sabine de Villeroché | 13/12/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Y 17. Ese es el número de asociaciones de «ultraderecha» disueltas o en vías de disolución, sobre un total de 34, desde que Gérald Darmanin asumió el cargo. Una cifra que hay que comparar con los 15 movimientos disueltos vinculados al islamismo radical y algunos otros, excluyendo, por supuesto, Soulèvements de la Terre, culpables de violencia pero que, como sabemos, salvaron el pellejo en el Consejo de Estado (al menos 47 gendarmes heridos, llamamientos a la insurrección, un guardia secuestrado y destrozos en las obras de Lafarge, de nuevo el 10 de diciembre…).

En cualquier caso, no hay nada comparable con el objetivo del día del Ministerio del Interior, la Academia Christiana. Este instituto de formación en filosofía, historia, literatura y catequesis organiza desde 2013 diversos actos culturales, bailes populares y conferencias, durante sus universidades de verano y sesiones de formación, y es un «laboratorio de ideas» dirigido a un público joven. Y fue en este sitio donde el Gobierno encontró motivos de disolución por «provocaciones explícitas al combate, apología del régimen de Vichy, homenaje a Robert Brasillach y referencias culturales a la Alemania nazi»

Según Victor Aubert, Presidente de la Academia Christiana, contactado por Boulevard Voltaire, estas acusaciones «lunáticas y absurdas» contrastan con los rostros radiantes, las chicas guapas, los trajes elegantes y las caras concentradas que aparecen en los vídeos colgados en la web. Jóvenes que nunca han matado a nadie, hasta que se demuestre lo contrario. El gobierno está rascando el fondo del barril para hacer que los miembros de la Academia Christiana parezcan antisemitas. De hecho, nunca hemos organizado ninguna conferencia relacionada con la Segunda Guerra Mundial y el judaísmo. Además, si nuestras conferencias eran tan censurables, ¿por qué no hemos sido procesados y condenados por los tribunales? Si organizamos clases de boxeo, no es una llamada a la violencia, es una forma de hacer deporte en medio de otras actividades deportivas variadas como el voleibol. Y cuando llamamos a formar un ejército, es en el sentido metafórico de la palabra, un ejército de constructores.

Alegaciones refutadas punto por punto

La Academia Christiana no piensa detenerse ahí. Ha pedido a Pierre Gentillet que lleve el caso ante los tribunales. En la cadena X, el abogado refuta punto por punto las alegaciones y acusa a Gérald Darmanin de violar el principio de contradicción al anunciar la disolución del movimiento en la revista BRUT el domingo y en CNews este lunes por la mañana, «antes de que el interesado haya tenido la oportunidad de presentar observaciones por escrito y, en su caso, a petición suya, observaciones orales».

No es un buen comienzo para el Gobierno. El lunes por la mañana, en el plató de CNews y Europe1, a Gérald Darmanin, sin duda mal despierto, se le enredaron los pies en la alfombra al mezclar aparentemente dos expedientes: el de la Academia Christiana con el de la asociación Civitas, que ya había finalizado. Una metedura de pata (preocupante para el máximo responsable francés) que ha sido ampliamente comentada en las redes sociales por internautas de todos los bandos…

Victor Aubert no oculta su preocupación, porque por encima de la supervivencia de la Academia Christiana, «el Estado está sancionando un delito de opinión; nos están preparando un futuro muy oscuro que se parece al de la Unión Soviética en su periodo comunista». En cuanto el Estado se siente así sobre la ley, después de nuestro movimiento, ¿quiénes serán los próximos objetivos? ¿Los movimientos scouts, luego las escuelas no concertadas? ¿Las congregaciones religiosas y los partidos políticos, cualquiera que rechace los dogmas progresistas?

¿Una elección políticamente meditada?

A medida que pasan los días, tenemos que admitir que la mano de la derecha es cada vez más pesada. Lo ilustra mejor un sencillo e instructivo gráfico circular publicado en France Inter; resumiendo los «principales objetivos de disolución desde 2017», la infografía muestra los puntos: ecologismo 1, extrema izquierda 2, islamismo radical 15, extrema derecha 17. Curioso récord para un país que asiste impotente al asesinato de sus profesores y a innumerables ataques con cuchillo, y que registra cifras récord de entradas ilegales y expulsiones que nunca se han aplicado.

¿Cómo explicar este extravío extremo? ¿La crasa incompetencia de Gérald Darmanin, revelada este lunes por la mañana durante su aparición televisiva? ¿Un expediente mal preparado por uno de sus colegas de gabinete? ¿Fue un deseo de redimir un pasado decididamente demasiado cercano a los círculos de derechas? ¿O una elección política cuidadosamente meditada para crear una falsa simetría? Un poco de todo esto, sin duda, para el hombre que, para protegerse del Gran Reemplazo, no ha encontrado nada mejor que suscitar el Gran Desvío.

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire