Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Artículos

El go y el mahjong de la geopolítica


Leonid Savin | 16/09/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

El uso de la terminología ajedrecística en geopolítica se ha convertido en algo habitual. El libro de Zbigniew Brzezinski, The Grand Chessboard: America’s Primacy and its Geostrategic Imperatives, ha contribuido en parte a ello. El atractivo del ajedrez como juego intelectual conocido en todo el mundo se ha interpretado en el libro de Brzezinski en términos de la hegemonía estadounidense y la necesidad de preservarla.

Pero debemos hacernos la siguiente pregunta: ¿es suficiente hablar de ajedrez cuando estamos hablando de un mundo complejo y global, con múltiples y variadas relaciones, y con los intereses y contradicciones de un gran número de partes? En el mundo bipolar que terminó con el colapso de la Unión Soviética, todavía era posible hablar de un duelo entre blancas y negras, pero desde 1991 vivimos un momento unipolar.

Una respuesta probable a la pregunta de por qué Brzezinski eligió tal alegoría puede encontrarse en las memorias de Aleksandr Duguin sobre su encuentro con Brzezinski en Washington. A la pregunta de si se daba cuenta de que el ajedrez es siempre un juego de dos jugadores (el Poder Marítimo y el Poder Terrestre como principales agentes de la geopolítica), Brzezinski respondió que no había pensado en ello. Probablemente porque veía la batalla en el tablero de ajedrez como la batalla final en la que el atlantismo elimina todos los obstáculos a su dominación del mundo. Una dominación que requiere el control del corazón de Eurasia, es decir, la victoria final sobre Rusia. Esto es una batalla, no una guerra, porque una partida de ajedrez no es más que el reflejo de una batalla.

Sí, el pensamiento estratégico es necesario. Pero siempre es una batalla entre dos bandos. No es el caso del prototipo del ajedrez, la chaturanga, donde el campo tiene piezas para cuatro jugadores y las propias piezas simbolizan las cuatro ramas del ejército bajo el control de un comandante.

La transformación en un juego para dos simboliza también el dualismo característico de la cultura y la metafísica occidentales. A este respecto, es interesante comparar la transformación del juego de ajedrez con el concepto de política de Carl Schmitt, que divide en amigos y enemigos (no se mencionan las fuerzas neutrales), y que también forma parte orgánicamente de la tradición política occidental, cuyas raíces (a saber, la marcada oposición entre el bien y el mal) se encuentran, sin embargo, en Oriente, en el zoroastrismo.

Sin embargo, mientras que el chaturanga ha cambiado sus funciones y reglas, hay otros juegos estratégicos en Oriente que han conservado su forma original. No son menos intelectuales. Son el go y el mahjong. Aunque al go juegan dos jugadores, su naturaleza es más geopolítica. En primer lugar, no se trata de una sola batalla, sino de una guerra, con múltiples combinaciones de batallas que tienen lugar en el campo. En segundo lugar, no se trata de la caza de la cabeza de un rey (líder político, gobierno o comandante en jefe) rodeado de sus guardaespaldas de distintas habilidades, sino de la conquista de un territorio. El go es más complejo en sus reglas y refleja mejor la realidad política del mundo moderno: hay que pensar en una variedad de combinaciones en una variedad de lugares.

Es probable que parte del éxito de las acciones de política exterior de China radique en el juego del go, que crea una mentalidad no lineal de múltiples capas que puede aplicarse a las relaciones internacionales.

El mahjong es igual de interesante: requiere cualidades como la experiencia, la memoria y la observación, que también son necesarias en las artes políticas. Pero también hay un factor aleatorio (podríamos llamarlo la mano invisible de Júpiter, tomando prestada una frase de Adam Smith) que, según las reglas (hay distintas variantes del juego), puede ser insignificante o decisivo. De los cuatro jugadores, gana el que tenga la combinación de dados más valiosa. Este es otro recordatorio de la política exterior china: hacerse hábilmente con el mercado de los metales raros, superar a Occidente en muchos ámbitos, desde la economía a la tecnología, obtener recursos energéticos de Rusia a precios asequibles, entablar relaciones con otros países como parte de una estrategia en la que todos ganan, y la propia iniciativa «Belt and Road», todo ello demuestra que China es un excelente jugador de mahjong en el mapa mundial y está reuniendo los mejores dados para sí misma.

Rusia también debe aprender a actuar con eficacia en varios frentes y en varias dimensiones simultáneamente. La naturaleza euroasiática de Rusia exige vectores geopolíticos cada vez más complejos. La OTAN es una buena prueba de fuerza en varios aspectos, pero para construir un polo verdaderamente soberano en un mundo multipolar, es necesario no aplazar cierto número de decisiones hasta «tiempos mejores», justificándolas con el argumento de que ahora no es el momento adecuado, sino llevar a cabo una profunda reorganización ahora mismo. Sobre todo, hay que integrar las decisiones pertinentes en la estrategia de política exterior y crear mecanismos para aplicarlas.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies