Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Reportajes

Italia: Giorgia Meloni cierra el grifo de las ayudas sociales


Arnaud Florac | 03/05/2023

 Nuevo libro de José Antonio Bielsa Arbiol: Masonería vaticana

En su excelente libro de referencia sobre la alteridad cultural, Les étrangers sont nuls, Pierre Desproges dividía a los italianos en dos categorías: «los italianos del Norte, que viven en el Norte, y los italianos del Sur, que mueren en el Sur».

Evidentemente, esto es cruel, pero no se trata de eso. Y si las bromas fueran falsas, se llamarían mentiras. De hecho, el sur de Italia es más pobre, está menos industrializado y más afectado por el paro que el norte. Y es el sur el que se llevará la peor parte de la nueva propuesta de Giorgia Meloni.

La Primera Ministra italiana prevé endurecer las condiciones de acceso a las ayudas sociales. En concreto, lo que antes se llamaba «renta de ciudadanía» (nuestra «renta activa de solidaridad») se convertirá en un «cheque de inclusión». Es lo que nuestros hermanos italianos deben llamar (¿existe la expresión en Italia?) la lingua di legno. Básicamente, la idea es que la gente vuelva a trabajar y reinvertir parte del dinero ahorrado en incentivos para las empresas que contraten a personas acogidas al régimen.

Por supuesto, la izquierda italiana está en contra. «Es una tomadura de pelo», como diría France Info, especializada en clichés anticuados. Piénselo. Esta renta era más bien, a sus ojos, una prefiguración de la renta universal de la que oímos hablar, aquí y allá, en Europa. Si, ahora, hay que levantarse por la mañana para ir a ganarse el tabaco de liar, la cajetilla de 33 Export y los boletos del Euromillones, ¡en qué se está convirtiendo el mundo!

¿Aumentará aún más esta medida la brecha entre el norte y el sur? Los que hablen italiano ya pueden estar atentos a las reacciones del inoxidable Vittorio Feltri, editorialista de derechas de Bérgamo, que probablemente tenga sus propias ideas sobre los italianos del sur y el Estado del bienestar. Mientras tanto, vista desde Francia, esta medida parece un justo equilibrio entre la consideración hacia los pobres y la caza de parásitos. En casa, de momento, el gobierno está haciendo precisamente lo contrario.

Fuente: Boulevard Voltaire