Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Artículos

La Comuna de París, un mito fundador


Yves-Marie Adeline | 29/05/2021

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

La política, en sus manifestaciones externas, es un arte muy cercano a la comedia, como sabemos. Es también, incluso en sus manifestaciones interiores, es decir en el fondo de nuestra alma, el reino de la imaginación, receptáculo de todas las fantasías posibles, y este es un punto más en común con el teatro, porque ese aspecto no molestarse con la complejidad del mundo o incluso con su realidad.

Hoy, la ideología dominante nos presenta la Comuna de París como un paréntesis heroico en nuestra historia republicana. En otras palabras, aún no estaba seguro de su viabilidad; pero su régimen duró 74 años, frenando el progreso de un país cuya economía, en 1914, siguió a la de Francia y pronto la superará. En comparación, el PIB de Rusia hoy en día excede dolorosamente al de España, que es aproximadamente la mitad del de Francia. Este es el tipo de balance que prometió la Comuna de París.

Ciertamente, la realidad, el principal enemigo de la ideología, no interesa a este tipo de último ejército rojo intelectual que ha sido durante mucho tiempo la Educación Nacional Francesa, que, en sus libros de texto de «historia» de tercer año, afirma que el Sagrado Corazón fue construido en reparación por los crímenes de los comuneros. Esto es falso: el proyecto (cuya arquitectura, seamos sinceros, es cuestionable, pero eso es otro debate) databa de noviembre de 1870, mientras que la revolución de los comuneros estalló al año siguiente, el 18 de marzo de 1871. La historia del historiador la primera disciplina es respetar las fechas; pero precisamente, entendemos que son oscurecidos casi sistemáticamente por la Educación Nacional, porque así es más fácil impresionar las sensibilidades.

La Comuna duró, por tanto, 72 días, que fueron suficientes para quemar varios monumentos históricos parisinos, entre ellos las Tullerías, y para matar a muchos sospechosos, entre ellos en persona al arzobispo de París, monseñor Darbois: un escenario que encontraremos en España poco antes del levantamiento de una parte de derecha y del ejército en julio de 1936. La diferencia entre los dos hechos es que la izquierda moderada, la de Thiers, se encargó de sofocar esta rebelión; un poco como si, bajo la Segunda República Española, el presidente español Azaña, o al menos los jefes de gobierno como Giral o Negrín, hubieran sabido sofocar a los revolucionarios que dominaban la calle.

En Francia, la Comuna había creído que podía retener al arzobispo como rehén sin darse cuenta de que el gobierno republicano de Thiers, que se había refugiado en Versalles, era igualmente anticlerical y no le importaba mucho su destino. Pero el hecho es que la República Moderada reprimió a la República sedienta de sangre, incluso si eso significa cultivar su mito romántico hoy para mantener su dominio sobre la juventud escolar enamorada del movimiento y las «tormentas deseadas».

En cuanto a nuestro clero contemporáneo, asumiendo que conocen la verdadera historia, es poco probable que la cuenten. El proceso de beatificación del obispo Darbois, mártir de la fe, está enlodado hasta los ejes para no disgustar al régimen que, recordemos, puede censurar el nombramiento de los obispos franceses; lo que también explica el intervencionismo colusorio de nuestro episcopado en las grandes campañas electorales: esto lo comprobaremos nuevamente el próximo año.

Fuente: Boulevard Voltaire