Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Artículos

¿Por qué el «soft power» no es aplicable en la Rusia de Vladímir Putin?


Leonid Savin | 16/08/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Desde mediados de la década de 2000 hasta principios de la de 2020, la comunidad rusa de politólogos e internacionalistas experimentó una moda por el «poder blando» o «soft power«: se publicaron numerosos artículos sobre el tema, se defendieron tesis y los representantes de varias ONG y fundaciones rusas intentaron convencer elocuentemente de que eran ellos los que ejercían el «poder blando» para promover los intereses de Rusia en el extranjero. Hay que decir que la expresión acuñada por Joseph Nye es realmente seductora.

Es cierto que también habló de poder duro, poder inteligente y poder cibernético. Y luego está el sharp power (según Christopher Walker) y el sticky power (según Walter Russell Mead). Y las diferencias de opinión sobre la forma exacta en que debe aplicarse el poder para dominar a Estados Unidos han dado lugar a polémicas entre los teóricos de las metodologías mencionadas.

Pero es el «poder blando» el que se ha hecho popular en Rusia. Probablemente porque se oponía al poder duro. Y aunque Rusia utilizó el poder duro en Osetia del Sur en 2008, se siguió debatiendo activamente sobre el poder blando.

En general, este enfoque es erróneo. En lugar de desarrollar sus propios conceptos, estrategias y doctrinas, Rusia reflexionó sobre modelos que le eran ajenos. Y su análisis carecía de la suficiente profundidad crítica para darse cuenta de la importancia de un enfoque genuino y soberano de la conducción de los asuntos internacionales. Por eso todavía no ha surgido una teoría rusa de las relaciones internacionales, aunque varios académicos y politólogos rusos lo han intentado durante muchos años.

La fascinación por Occidente no es una tendencia de las últimas décadas. Durante la era soviética, nosotros (por desgracia) también empezamos a utilizar términos y conceptos formulados por nuestros adversarios ideológicos. Los términos «mundo bipolar», «tercer mundo» y definiciones más específicas como «crisis de los misiles cubanos» son todos productos de la administración presidencial estadounidense y del grupo de politólogos estadounidenses que trabajan para la Casa Blanca y el Departamento de Estado.

Lo mismo ha ocurrido con el poder blando. Tras haber creado en su propia imaginación un modelo que, teóricamente, podía influir en los demás, los politólogos nacionales empezaron a hablar de la necesidad de aplicarlo a nivel mundial. Teniendo en cuenta que «el poder blando es más una generalización figurativa que un concepto expresado normativamente», este enfoque podría estar justificado. Sin embargo, las posiciones de partida y las capacidades de Rusia y Estados Unidos a este respecto son muy diferentes.

En primer lugar, el presupuesto utilizado por Estados Unidos para todo tipo de operaciones psicológicas, influencia cultural e ideológica, programas científicos y educativos, así como para mantener su propia plantilla de agentes en todo el mundo, no es comparable a los fondos de que Rusia dispondría, incluso en condiciones ideales, para llevar a cabo su política exterior.

La formación del aparato de poder blando estadounidense comenzó en la década de 1970 y estaba muy diversificada. Ya fuera la USAID, los Cuerpos de Paz, organizaciones como el NDI y el Instituto Republicano, los proyectos en red de Saul Alinsky o grupos de misioneros protestantes, todos llevaban décadas trabajando en distintas partes del mundo, recopilando los datos necesarios y desarrollando métodos únicos de ingeniería social (cabe señalar que la escuela del conductismo, es decir, la gestión del comportamiento humano, se originó en Estados Unidos). Presupuestos de varios millones de dólares han sido asignados y controlados año tras año por todo un ejército de científicos, especialistas y ejecutores. Los mejores métodos que han tenido éxito en uno u otro país o región se han transpuesto a escala mundial.

En segundo lugar, el poder blando no existe por sí solo, sino en conjunción con el poder duro. Mientras que el poder duro (la capacidad de coerción) se deriva del poderío militar o económico de un país, el poder blando se deriva del atractivo de la cultura, los ideales políticos y las políticas de un país. El poder duro sigue siendo decisivo en un mundo en el que los Estados intentan afirmar su independencia. Fue el núcleo de la nueva estrategia de seguridad nacional de la administración Bush hijo. Pero según Nye, los neoconservadores que asesoraron al Presidente cometieron un grave error de cálculo: se centraron demasiado en utilizar el poder militar estadounidense para obligar a otros países a cumplir las órdenes de Washington, pero no prestaron suficiente atención al poder blando. Según Nye, era el poder blando el que debía impedir que los terroristas reclutaran partidarios entre la mayoría moderada. Y es el poder blando el que se supone que ayuda a resolver problemas globales críticos que requieren la cooperación multilateral entre Estados. Nye habla de esto en su libro, publicado en 2004 tras la invasión estadounidense de Irak. De nuevo, el presupuesto estadounidense para poder duro es decenas de veces mayor que lo que Rusia ha gastado en ejército y defensa.

En tercer lugar, también deberíamos prestar más atención a la personalidad del propio autor. Doctor en Filosofía y miembro de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias, Joseph Nye no es en absoluto un pacifista ni un partidario de métodos exclusivamente diplomáticos, métodos por otra parte controvertidos. De 1977 a 1979, fue Subsecretario de Estado Adjunto de Apoyo a la Seguridad, Ciencia y Tecnología. También presidió el grupo de expertos del Consejo de Seguridad Nacional sobre no proliferación nuclear. De 1993 a 1994, fue Presidente del Consejo Nacional de Inteligencia y, de 1994 a 1995, ocupó el cargo de Subsecretario de Defensa para Asuntos Internacionales. Así pues, su principal experiencia estaba en los servicios de seguridad, y era una persona con capacidad de decisión. En 1994, Estados Unidos intervino militarmente en Haití para restituir al presidente Jean-Bertrand Aristide, que había violado repetidamente la Constitución del país.

Por supuesto, esta intervención se llevó a cabo con el pretexto de «restaurar la democracia» para aumentar los índices de popularidad de Bill Clinton. Es interesante señalar que, en 2004, Estados Unidos ya había financiado el derrocamiento del propio Aristide, tras haber creado las condiciones necesarias (tanto en términos de destrucción de la economía del país como de creación de una oposición controlada). La mención de tal cambio de humor por parte de Estados Unidos no es casual, porque estamos hablando del poder blando como herramienta política. Y este periodo corresponde precisamente a una serie de revoluciones de color en el espacio postsoviético, detrás de las cuales estaba Estados Unidos. ¿No es ésta la manifestación del «poder blando» del hombre fuerte y profesional Joseph Nye? La comunidad rusa de politólogos no se ha dado cuenta de ello hasta hace relativamente poco. De hecho, el propio Joseph Nye introdujo el término «poder blando» a finales de la década de 1980 y lo utilizó con regularidad en sus trabajos antes de la publicación de su libro del mismo título.

Por ejemplo, en un artículo de 1990, «Doomed to Lead: The Changing Nature of American Power», defiende la necesidad de controlar los procesos internacionales, aunque no sea directamente, sino defendiendo sus intereses estratégicos. Para ello, Estados Unidos dispone de los recursos necesarios, que deben asignarse adecuadamente: una parte para mantener el poder militar y otra para una diplomacia hábil, que él denomina «poder blando».

Leemos: «Estados Unidos dispone tanto de los recursos tradicionales del poder duro como de los nuevos recursos del poder blando para hacer frente a la interdependencia transnacional. La cuestión crucial es si tendrá el liderazgo político y la visión estratégica para transformar estos recursos en influencia real en un periodo de transición en la política mundial. Las implicaciones para la estabilidad en la era nuclear son enormes. Una estrategia para gestionar la transición hacia una interdependencia compleja en las próximas décadas requerirá que Estados Unidos invierta sus recursos en mantener el equilibrio geopolítico, abrirse al resto del mundo, desarrollar nuevas instituciones internacionales y en importantes reformas para reconstruir las fuentes internas de poder de Estados Unidos». Se trata de actitudes bastante obvias a favor de la continuidad de la dominación mundial estadounidense.

Al mismo tiempo, en el momento de escribir estas líneas, la Unión Soviética aún existía, pero Nye ya había advertido de la necesidad de invertir en nuevas estructuras internacionales para gestionar a través de ellas los procesos globales.

Otro error de los politólogos rusos es que han empezado a llamar a la diplomacia estadounidense en general nada más que «poder blando». A menudo se utilizan expresiones como «poder blando de Estados Unidos en el espacio postsoviético», «poder blando de Estados Unidos en Asia Central», etcétera. Es como si la amplia gama de instrumentos de influencia diplomática desplegados por el Departamento de Estado estadounidense no existiera antes. Y eso fue mucho antes de que Joseph Nye acuñara el término.

Según su definición, el poder blando de un país se basa en tres fuentes: la cultura, los valores políticos y la política exterior. Todos los Estados tienen estas tres fuentes, pero sólo difieren en su esencia y forma. Mientras que Estados Unidos se basa en la cultura religiosa protestante, la exclusividad y la superioridad, haciendo hincapié en la elección de Dios (la doctrina del destino predestinado) con un sesgo moralista, otros países y pueblos tienen diferentes puntos de vista sobre los asuntos mundiales.

Ampliando esta idea, Leonova señala acertadamente que el «poder blando» se forma sobre la base del atractivo no sólo de la cultura general de un país determinado, sino también de sus ideales y tradiciones políticas. Se trata, pues, de cultura política. En efecto, cuando la trayectoria política de un determinado país encuentra un eco positivo entre sus socios, el potencial de poder blando aumenta.Por consiguiente, los recursos de poder blando incluyen las instituciones políticas, las doctrinas políticas y los conceptos expresados en las actividades del país, tanto en la política interior como en la escena internacional.

Pero, ¿encuentra la política exterior estadounidense un eco positivo en otros países? Por supuesto, existe cierta correlación entre el apoyo público y la intervención militar. Por ejemplo, tras la invasión estadounidense de Irak en marzo de 2003, el prestigio de Estados Unidos cayó en picado en muchos países considerados aliados. Al parecer, esto preocupó a Joseph Nye, que veía la actitud crítica de la gran mayoría de los pueblos del mundo hacia su país como una amenaza al atractivo en el que se habían invertido recursos durante las décadas anteriores.

Pero el atractivo de Estados Unidos también está ligado al bienestar de las personas que viven en él, y en la década de 1990 y principios de la de 2000 el país se consideraba un lugar prometedor para vivir, trabajar y hacer carrera. Pero en los últimos tiempos, la creciente tasa de desempleo, el aumento de la delincuencia y el declive de la calidad de vida como tal en Estados Unidos dejan mucho que desear. Claro que hay países bastante pobres desde los que los emigrantes ilegales intentan llegar a Estados Unidos a través de México, pero lo hacen por desesperación y expectativas infladas. Es dudoso que el segmento de inmigrantes ilegales no altamente cualificados e incapaces de contribuir activamente a la economía estadounidense pueda atribuirse al efecto de «poder blando». En consecuencia, este modelo tiene un cierto componente ilusorio. Al igual que la imagen de las películas de Hollywood es diferente de la vida real en Estados Unidos, la cultura, los valores políticos y la propia imagen de la política exterior estadounidense están distorsionados por la imaginación de los afectados por estos tres componentes.

Si simplificamos la comparación del poder blando de los distintos países sobre la base de estos tres componentes, podemos decir que tenemos el mismo nombre para un plato culinario, pero que las proporciones de los ingredientes y su calidad (así como el proceso de preparación) serán diferentes, y que por lo tanto es absurdo darle el mismo nombre. Dejemos que Estados Unidos conserve sus puntos fuertes blandos, duros, inteligentes, etc. Debemos tenerlas presentes, por supuesto, pero sólo a través de un prisma crítico y teniendo en cuenta la forma en que pueden utilizar estas herramientas contra nosotros.

En cuanto a nosotros, tenemos que desarrollar nuestros propios conceptos, teorías y doctrinas basados en nuestra historia, cultura y valores nacionales, y acordes con el momento político actual.

Nota: Cortesía de Euro-Synergies