David Schenker, diplomático estadounidense, al rescate del aislado Catar – Adáraga


David Schenker, diplomático estadounidense, al rescate del aislado Catar


Stavros Papadimoulis| 13/09/2020

David Schenker, el principal diplomático de Washington para Oriente Medio, espera que Catar pueda normalizar pronto las relaciones con sus vecinos. El mismo funcionario estadounidense que dijo hace dos meses que era necesario ser más duro contra Rusia y el khalifa Haftar en Libia, quiere ahora que Catar pueda salir de la exclusión a la que sus vecinos lo han condenado.

Catar es una monarquía «gasista» que debe su capacidad de influencia a la descolonización del imperio británico y a la benevolencia de los ingenieros occidentales en el sector de la extracción de hidrocarburos que han aprovechado los recursos naturales de este antiguo puerto pesquero de perlas. Es el pilar de los Hermanos Musulmanes en todo el mundo y un aliado importante de la Turquía islamo-nacionalista de Erdogan.

Así, Al-Jazeera, su cadena de orientación islamo-globalista con sede en Doha y con una audiencia internacional, lanzó recientemente una campaña para denigrar a la República de Chipre, llamada los «Papeles de Chipre». Se trata de una operación mediática interesada, cuyo momento responde naturalmente a las tensiones en el Mediterráneo oriental entre Europa y el islam turco. Personalmente, no sé si la administración chipriota es tan corrupta como afirman estos propagandistas. No lo excluyo del todo, incluso es bastante posible, pero advierto que es bastante oportuno que este medio de Catar que aspira a ser moralizante mientras tiene su sede en un país donde los trabajadores bengalíes y los nepaleses están sujetos a la casi esclavitud, la kafala. Ya se estaba prediciendo en Twitter tal operación de propaganda antes de que surgiera alrededor del 23 de agosto.

Observamos varias constantes en este apoyo del Departamento de Estado de Estados Unidosl extremismo sunita:

1) Apoyar desesperadamente al aliado israelí contra el llamado arco chiíta en Oriente Medio, con el riesgo de poner en peligro el suministro de petróleo y las rutas marítimas a través del Golfo Pérsico, que siguien siendo importantes para la economía mundial. La débil reacción que, históricamente, han mostrado las autoridades estadounidenses ante los actos hostiles infligidos por el estado hebreo, en principio aliado, como el hundimiento del USS Liberty o el espionaje cometido por Jonathan Pollard, parece indicar un alto grado de infiltración del aparato estatal estadounidense por agentes sionistas.

2) Evitar que Europa occidental, Rusia y China se desarrollen en paz, manteniendo una amenaza persistente de los grupos extremistas sunitas contra estas potencias rivales potenciales: las ciudades con grandes poblaciones musulmanas y los Balcanes para Europa. de Occidente, el Cáucaso y Crimea para Rusia, Sinkiang para China y, posiblemente, Cachemira para la India.

Para que conste, es la perpetuación de la alianza entre protestantes y musulmanes inaugurada en el siglo XVI por Isabel I de Inglaterra para actuar contra la gran potencia continental en la Europa del momento (la España de los Habsburgo en este caso ). Esta connivencia resurgió durante el llamado «Gran Juego» entre Londres y Moscú en el siglo XIX, lo que llevó a los británicos a intervenir varias veces para apoyar a los otomanos contra el empuje hacia el sur de la Rusia zarista, como durante la Guerra de Crimea o durante las negociaciones del Congreso de Berlín en 1878, donde la diplomacia británica logró enfrentar a los prusianos con Rusia y la naciente Bulgaria, allanando así el camino para la explosión del problema bosnio en 1914.

En el siglo XX, Lawrence de Arabia inauguró una alianza entre los anglosajones y el wahabismo, la rama más puritana del Islam sunita. Entonces, la inteligencia británica forjará relaciones más que conflictivas con el floreciente movimiento de los Hermanos Musulmanes, para contrarrestar a Gamal Abdel Nasser en Egipto. Finalmente, Brzezinski y Carter jugarán plenamente la carta del islamismo en Irán, para derrocar al Sha, y en Afganistán para someter a los soviéticos a su propio fango vietnamita. Durante el presente siglo, la administración de George Bush hijo anunció una ambiciosa e incluso quijotesca «Guerra contra el Terrorismo», pero se limitó a derrocar (temporalmente) a los talibanes y sirvió sobre todo para demoler el régimen relativamente moderado de Saddam Hussein a nivel religioso y para empeorar las condiciones de vida de los cristianos en Oriente Medio. Además, los documentos que incriminan directamente a Arabia Saudita, gran aliado de Estados Unidos desde el acuerdo de Quincy de 1945, en los disturbios de los atentados del 11 de septiembre de 2001 aún no han sido desclasificados.

Catar y Turquía se benefician de una auténtica indulgencia por parte de las grandes potencias a pesar de su agresividad y duplicidad. Estoy pensando aquí en Ankara, que quiere armarse en todas direcciones, desafiando las líneas de fuerza geopolíticas, comprando F-35 de última generación, aviones de combate copiados de British Tempests, teniendo baterías antimisiles American Patriot en su suelo mientras queriendo comprar el sistema ruso S-400…

RECOMENDADO:   San León I Magno: brújula de la Hispania católica contra el priscilianismo

Un factor mencionado en un artículo de FranceInfo que quizás arroje luz sobre esta complacencia es el hecho de que en Afganistán, a largo plazo, los talibanes prácticamente han derrotado al gobierno de Kabul y a la coalición militar internacional que lo apoya. Catar se ha posicionado desde hace varios años como mediador en las negociaciones relacionadas con este conflicto. Sin embargo, Estados Unidos necesitará del valioso intermediario de Doha para dejar el suelo afgano de una vez por todas sin perder demasiado la cara y para garantizar que el posible futuro gobierno talibán siempre será hostil a los intereses chinos, rusos e iraníes. Otro factor es la presencia de armas nucleares en suelo turco, en la base estadounidense de Incirlik, bombas que pueden caer fácilmente en los bolsillos de Erdogan, si no ha sucedido ya en la práctica.

¿Cuál es la reacción de las dos grandes naciones del corazón de la Unión Europea, el mal llamado eje franco-alemán? Francia, a pesar de estar sufriendo dificultades a muchos niveles, parece haberse enfrentado a las acciones de los Hermanos Musulmanes. Así, durante las elecciones presidenciales de 2017, el partido de oposición de Marine Le Pen, derrotado por Emmanuel Macron, fue objeto de burlas por parte de los grandes y xenólatras medios de comunicación porque la Agrupación Nacional denunciaba la infiltración catarí en Francia. Pero hoy, el mismo Emmanuel Macron se erige como firme apoyo de Arabia Saudita contra Catar y de Grecia y Chipre contra Turquía. Es un claro avance en comparación con Nicolas Sarkozy que comprometió sus fuerzas en Libia para poner en el poder a los ultraislamistas en Libia, junto a David Cameron, o en comparación con François Hollande, que continuó en Siria esta misma política desastrosa de apoyo a los yihadistas agitados por la llamada «Primavera Árabe».

Alemania, calificada como la gran ganadora de la construcción europea, guarda total silencio sobre lo que está sucediendo en el este del Mediterráneo. A lo sumo, sigue haciendo que la Unión Europea pague enormes sumas a Turquía para que Erdogan, en el mejor de los casos, se ocupe del tema de los inmigrantes afroasiáticos y que, de hecho, lo alimente en su beneficio para provocar a Grecia, como en enero-febrero de este año… Parece lógico que Alemania, nación en gran parte desarmada y acusada de las guerras intraeuropeas de principios del siglo XX y hasta ayer ocupada por un gran fuerza armada de Estados Unidos, mantenga un perfil bajo. Pero, recientemente, se permitió atacar a Rusia por el extraño caso del envenenamiento de Alexey Navalny y contra la Bielorrusia de Lukashenko. Si bien la República Federal de Alemania está llamada a desempeñar un papel de liderazgo en este continente y ocupa la presidencia del Consejo Europeo, sus torpes líderes se preocupan principalmente por hundir su propia política energética e industrial al cuestionar la proyecto del gasoducto Nord-Stream 2 y despertar la perplejidad de sus socios europeos en el Mediterráneo al tratar a Turquía, que tan solo un candidato (en un punto muerto) para entrar a la Unión Europea, como un igual de Grecia y Chipre.

Como conclusiones:

1) Las relaciones internacionales son un desastre, pero probablemente siempre lo han sido y probablemente siempre lo serán.

2) En un momento en que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea no puede pronunciarse sobre si se debe prohibir la cruel matanza de ganado al estilo de los cultos mahometano y judío, es imperativo que los europeos que no quieren no vivir bajo el pulgar de un islam conquistador se den cuenta, al menos, de la beligerancia de las guerrillas talibanes, la habilidad retórica de los periodistas de Al-Jazeera y la astucia de los intrigantes que sirven al Gran Israel. Lo digo sin ironía y sin desprecio. No somos superiores a estos beduinos si no tenemos la voluntad de circunscribirlos donde pertenecen: a sus tiendas y sus cuevas en el desierto de Arabia. Si de verdad queremos que nuestros hijos se vean obligados a velar a sus hijas pequeñas, circuncidar a sus hijos e inclinarse en dirección a La Meca cinco veces al día, podemos continuar como lo estamos haciendo ahora: atiborrándonos de producciones estúpidas y subversivas den Netflix, pensar en cómo «degenerar» y «descolonizar» nuestros hábitos y sustituir el coche por bicicletas eléctricas alimentadas por turbinas eólicas en redes eléctricas que se han estropeado.

Fuente: Euro-Synergies

Imagen: Agencia Anadolu: El emir de Catar Sheikh Tamim ibn Hamad Al-Thani

 

Stavros Papadimoulis
Stavros Papadimoulis es articulista y colaborador de Euro-Synergies.






Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



Contacto | Aviso legal | Protección de datos | Cookies