¿Se avecina una Tercera Guerra Mundial?

       

Entrevistas

Alain de Benoist: «La segunda y tercera generación de inmigrantes están más radicalizadas por su falta de identidad»


Redacción | 08/07/2023

 Descubre el nuevo sello Ediciones Ratzel especializado en geopolítica

Poco más de una semana después de que estallaran los disturbios, Alain de Benoist analiza su genealogía. La especificidad francesa, la anterioridad de la inmigración masiva, la cultura de la negación, la ocultación de las realidades étnicas, el individualismo… todo ha contribuido, más que en ninguna otra parte, al estallido de los disturbios. Esta entrevista fue publicada en Italia por Il Giornale.

Il Giornale: Las manifestaciones de los últimos días atestiguan el fracaso del multiculturalismo. ¿Cómo se ha llegado a esto?

Alain de Benoist: Por supuesto que muestran el fracaso del multiculturalismo, pero detenerse ahí sería reduccionista. Los violentos disturbios urbanos a los que asistimos actualmente son también la prueba de un país dividido y fragmentado, no a causa de los inmigrantes, sino de una ideología dominante que ha sustituido la ley del beneficio por normas morales en la población general. En una sociedad dominada por los valores del mercado, que crea estructuralmente las condiciones para la fragmentación y el desmoronamiento social, no debería sorprendernos que nadie se preocupe por el bien común.

La izquierda vio los disturbios principalmente como una revuelta social (contra la discriminación, la exclusión, el desempleo, etc.), mientras que la derecha habló de una revuelta étnica que presagiaba una guerra civil. Hay algo de verdad en ambas interpretaciones, pero ambas son cortas de miras. Durante cuarenta años se han invertido decenas de miles de millones de euros en «política urbana» y rehabilitación de «barrios difíciles», sin ningún resultado. En segundo lugar, una guerrilla urbana no es una guerra civil. En una guerra civil se enfrentan dos sectores armados de la población, con la policía y el ejército igualmente divididos, lo que no ocurre en este caso.

En general, son las interpretaciones estrictamente políticas las que se muestran incapaces de tomar la medida completa del problema. Los actuales disturbios urbanos no son de naturaleza política. Los alborotadores no tienen reivindicaciones que hacer. Sólo quieren destruir y saquear.

Cuando los representantes de la izquierda o de la extrema izquierda acuden a las banlieue para hacer saber que «comprenden la cólera» de los alborotadores, ¡son expulsados o escupidos a la cara!

¿En qué medida influye la crisis de identidad francesa y europea en las manifestaciones?

La población francesa ha perdido todo sentimiento de pertenencia a una comunidad. Los alborotadores tienen una, o creen tenerla. La crisis de identidad francesa tiene raíces antiguas. Es el resultado de la influencia de una ideología a la vez individualista y universalista, que cree que las personas son «iguales en todas partes» y que los factores etnoculturales son irrelevantes. Ninguna sociedad puede resolver sus problemas añadiendo únicamente los contratos legales y el intercambio comercial.

¿Se cuestiona el Estado francés porque muchos inmigrantes no reconocen la autoridad de las instituciones francesas?

A los alborotadores no les importa el Estado francés, que les es indiferente. Cuando atacan a los policías con morteros pirotécnicos, cuando incendian ayuntamientos o parques de bomberos, es menos porque los vean como representantes de la autoridad que porque los perciban como intrusos. Piensan en términos de territorio (la «frontera invisible»), de forma puramente tribal. Atacan escuelas, librerías, tiendas de comestibles, comercios y coches. Se ven a sí mismos como una banda atacada por una banda rival.

Otro error sería creer que los alborotadores no quieren conocer ninguna regla. Al contrario, hay reglas que respetan muy bien: ¡las suyas propias! La mayoría de ellos proceden de culturas de clan y sociedades familiares, y siguen comportándose de forma clánica. Si uno de ellos es víctima de la «violencia policial», todos se sienten también víctimas. Esto es lo que las autoridades, prisioneras de su propia ideología, no comprenden: la madre de un niño muerto en un atraco a mano armada nunca dirá que su hijo se comportó mal. Dirá que, a través de él, todo el clan ha sido atacado. Es el principio mismo del tribalismo de clan: mi gente siempre tiene razón, porque es mi gente.

¿Por qué las segundas y terceras generaciones están más radicalizadas que las anteriores?

Están más radicalizados porque sufren una falta de identidad mucho mayor. Estos disturbios nunca son el resultado de inmigrantes de primera generación, que han llegado a Francia voluntariamente conservando una clara conciencia de sus orígenes y, por tanto, de su identidad. Los inmigrantes de segunda, tercera y cuarta generación se consideran argelinos, malienses, marroquíes, senegaleses, etc., aunque tengan la nacionalidad francesa, pero no saben prácticamente nada de los países de los que proceden sus padres o abuelos. No se sienten franceses, sólo tienen una identidad alternativa artificial o fantaseada. Su frustración es total. Sólo pueden expresar lo que son a través de la violencia y la destrucción.

En este contexto, ¿cree que la justicia francesa, a menudo acusada de ser demasiado laxa con los inmigrantes que delinquen, ha desempeñado algún papel?

La laxitud del sistema judicial es muy real. Los alborotadores saben muy bien que no arriesgan gran cosa porque la ley no se aplica. Teóricamente, una negativa a obedecer y un delito de atropello podrían acarrear hasta diez años de cárcel, pero nunca se han dictado esas sentencias. Es más, ¡no hay más plazas de cárcel! Esto contribuye a la desmoralización de la policía.

En 2005 ya hubo graves manifestaciones en Francia. ¿Qué ha cambiado desde entonces, hace casi veinte años? ¿ La situación se ha agravado?

Hay diferencias entre 2005 y 2023. La mayor magnitud de los disturbios, que en cinco días ya han causado más daños que los de 2005, que duraron tres semanas, se explica en primer lugar por el simple hecho de que las poblaciones inmigrantes de las que proceden los alborotadores son ahora mucho más numerosas. También hay que tener en cuenta el papel predominante que desempeñan ahora las redes sociales. En 2005, los disturbios se concentraban en las grandes ciudades; hoy afectan a las villas pequeñas. Los alborotadores son también mucho más jóvenes (un tercio de los detenidos tenían entre 13 y 15 años y eran desconocidos para la policía) y mucho más violentos. En las barriadas se ha desarrollado una cultura de la violencia gratuita: ya no se recurre a la violencia sólo para robar algo, sino por una «mala mirada», por rechazar un cigarrillo o simplemente por nada, si no por placer. Y no se tarda en llegar a los extremos: se sigue golpeando a la gente que ya está en el suelo y no se duda en matar. En Francia, según una encuesta del INSEE, se produce una agresión gratuita cada 44 segundos…

El problema de la inmigración no afecta sólo a Francia, sino también a otras grandes naciones europeas como Alemania, donde nunca se habían producido fenómenos de esta magnitud. Qué ha fallado en el modelo de inmigración francés?

Esta es precisamente la prueba de que el multiculturalismo por sí solo no basta para explicar los disturbios. La particularidad de Francia es que fue pionera en materia de inmigración: el problema ya existía cuando la inmigración apenas comenzaba en países como Italia, Alemania, España y el Reino Unido. También está el hecho de que la inmigración en Francia sigue asociada al recuerdo del periodo colonial, que dio lugar a resentimientos que no se han extinguido. Por último, no se puede descartar que algunas de las técnicas policiales que han demostrado ser más eficaces en otros lugares no siempre sean utilizadas por la policía francesa. La forma en que, durante décadas, se ha negado la existencia de problemas ha tenido consecuencias explosivas.

¿Las protestas de los últimos días tendrán también consecuencias políticas de cara a las elecciones europeas del año que viene, al reforzar a la derecha?

Sí, es evidente. Problemas como el que estamos presenciando en estos momentos nos abren los ojos. La Agrupación Nacional (antiguo Frente Nacional) se ha convertido ya en el primer partido de Francia, y los sondeos le auguran la victoria en las próximas elecciones europeas. La opinión pública francesa está harta y no aguanta más. Ven que el gobierno está totalmente desbordado por lo que está ocurriendo. A la mayoría de los franceses les gustaría que el ejército interviniera en los suburbios. Se critica a Emmanuel Macron por no haber decretado el estado de emergencia, como se hizo en 2005. El símbolo más significativo es el increíble éxito del fondo lanzado en las redes sociales para ayudar a la familia del policía que efectuó los disparos que desencadenaron los disturbios: ¡en menos de cuatro días había superado el millón y medio de euros (antes de ser cerrado)! Algo sin precedentes.

¿Está Francia perdida para siempre o hay alguna posibilidad de poner fin a esta situación?

¡Nunca digas nunca! En el pasado, los viejos países de Europa han pasado por pruebas mucho más graves y siempre se han recuperado. Cualquier cosa que ocurra puede provocar una reacción en sentido contrario. La Historia es imprevisible. Es, por definición, el dominio de lo imprevisto.

¿Cree que lo que está ocurriendo hoy en Francia podría ocurrir también en Italia?

Es posible, si no probable. La cuestión es si el gobierno italiano será capaz de aprender de lo que está ocurriendo al otro lado de los Alpes.

Nota: Cortesía de Revue Éléments

Traducción: Juan Luis Manteiga