Destacados: Geopolítica | Inmigración | Libros | Vox

       

Artículos

Lenguaje racista y blancura: la Unión Europea en la era del wokismo


Clémence de Longraye | 28/04/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

«¿Es importante nuestra lengua? Por qué algunas palabras ya no son aceptables». El 25 de abril, la Dirección General de Personal del Parlamento Europeo invitó a todos los empleados de la institución a participar en una sesión de preguntas y respuestas sobre… ¡el racismo a través de la lengua! Esta conferencia en línea, al igual que la Semana Internacional contra el Racismo organizada a finales de marzo, ilustra la entrada del wokismo en las instituciones europeas.

Ningún racismo contra los blancos

Contrariamente a lo que pueda parecer, el acto del 25 de abril no fue organizado por un puñado de activistas woke. «Al contrario, todo está muy institucionalizado», señala Jean-Paul Garraud, eurodiputado de la Agrupación Nacional. Contactado por Boulervard Voltaire, el eurodiputado aclara: «No se trata de una iniciativa política, sino administrativa, tomada por la Dirección General de Personal, y más concretamente por la unidad de Inclusión, Igualdad y Diversidad».

En efecto, en un correo electrónico que Boulevard Voltaire ha podido obtener, descubrimos que la administración europea invita a su personal a «estudiar el papel que desempeña la lengua en la lucha contra la discriminación racial». En el orden del día: casi una hora de debate moderado por Susan Arndt, profesora de Estudios Ingleses y Literatura en la Universidad de Bayreuth (Alemania). El perfil de esta investigadora es bastante intrigante. Anteriormente profesora de cultura africana, esta figura de los estudios críticos sobre la «blancura» ha trabajado especialmente sobre el sexismo, el racismo, el feminismo y, más ampliamente, sobre la interseccionalidad. En uno de sus artículos sobre la «descolonización del lenguaje», escribe: «Nuestro lenguaje sigue envenenado hoy en día, especialmente con los legados racistas de la era colonial».

Estas palabras, inspiradas en teorías descoloniales y antirracistas, fueron reafirmadas y ampliadas por ella misma ante el personal del Parlamento Europeo. En un fragmento de vídeo de esta sesión de preguntas y respuestas que Boulevard Voltaire pudo ver, la profesora afirma: «El racismo se inventó para legitimar las conquistas coloniales. El racismo lo inventaron los europeos». Y unos minutos más tarde, a la pregunta sobre si «¿puede alguien ser víctima del racismo?», Susan Arndt responde: «Una persona blanca puede sentirse discriminada (puede ser víctima del sexismo, por ejemplo). Pero eso no es racismo». La investigadora niega categóricamente la existencia de un racismo contra los blancos. Al contrario, insinúa que ser blanco, aunque no te convierta en mala persona, predispone a comportamientos racistas.

Un Parlamento con los colores del wokismo

Estos comentarios se hacen eco de los realizados en marzo por la misma Susan Arndt y su colega, Rolade Berthier, profesora de inglés, invitadas a la Semana contra el Racismo. En una entrevista a la revista News Hound, publicada en la intranet del Parlamento Europeo, Susan Arndt afirmaba que «el racismo siempre ha sido la espada y el escudo del colonialismo; servía para legitimar la supremacía blanca mediante la afirmación de la superioridad blanca». Por su parte, Rolade Berthier explicó a los miembros del personal que ciertas palabras debían dejar de utilizarse, como «lista negra» (porque reforzaría la noción de que «el negro es indeseable y el blanco deseable») o «inmigrante ilegal» (porque «un inmigrante es un ser humano y un ser humano no puede ser ilegal»).

Para Jean-Paul Garraud, la organización de estos dos actos por parte de la administración del Parlamento Europeo demuestra que el wokismo se ha convertido en «la ideología propia de la institución». Si el fenómeno no es nuevo, hoy se acelera, impulsado por los parlamentarios «que le dan mucha importancia antes de 2024 y de las próximas elecciones europeas», afirma el eurodiputado. Según nuestras informaciones, se ha sugerido que reuniones de este tipo, sobre antirracismo pero también sobre otros temas, se celebren una vez al mes. El Parlamento Europeo ya está planeando un acto para el 2 de diciembre, día de la abolición de la esclavitud.

Fuente: Boulevard Voltaire