Destacados: Agenda 2030 | Inmigración | Libros

       

Artículos

Los tres círculos culturales de Oswald Spengler


Constantin von Hoffmeister | 18/02/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Conan va y viene. En la Atlántida el sol salió perezosamente. El salvaje bárbaro cimerio desenvainó su espada y la dejó cantar la canción de la gloria y la carnicería, matando a los atacantes infrahumanos, con fuentes de sangre salpicándole la cara y el pecho, goteando sobre su taparrabos. Aún no era rey, sino un simple vagabundo en un mundo antediluviano, donde los imperios se enfrentaban y los ladrones robaban joyas del tamaño de un puño desde torres elefantinas en plena noche.

En su obra publicada póstumamente Primeros días de la historia del mundo, Spengler habla de tres círculos de cultura primigenios, envueltos en la niebla del misterio y la ficción, por lo que la realidad revelada directamente de la pluma del socialista prusiano marcha desde el pasado, directamente a través de la caída, hacia un nuevo comienzo.

La Atlántida (no la isla mítica de Platón, ni el escenario de matanzas de Conan, sino la dispersión real de pueblos relacionados por una visión histórico-mundial) comprendía las partes occidentales de Europa y África. Los atlantes estaban obsesionados con la muerte y el más allá. Las tumbas piramidales de los egipcios, los rituales de momificación y los viajes totalmente equipados a los infiernos sirvieron de telón de fondo para un pueblo más preocupado por la muerte y lo que hay más allá que por la vida y el fuerte sol norteafricano que brilla sobre sus espaldas morenas y desnudas en el aquí y ahora, para ellos el presente, ocupantes del tiempo lineal. Los habitantes de la Atlántida alimentaban literalmente a sus seres queridos fallecidos, confirmando así su adhesión a un principio genealógico según el cual la misma sangre pasa de una generación a la siguiente: el culto a los antepasados y la reverencia a los huesos en el polvo seco del desierto al mediodía.

Kash es el sudeste, la zona entre la India y el Mar Rojo. A los kashitas les era indiferente entrar en el Hades. El presente era lo que les importaba. Olvidaban a los difuntos y descuidaban las tumbas, practicaban la procreación: los descendientes importaban, pero los antepasados quedaban relegados a la nada en la página en blanco de una historia que nunca se escribía ni se registraba de otro modo. Los dioses de Kash eran las estrellas, y la cosmología era su religión, siempre un impresionante número de luces parpadeando en el cielo nocturno, para contemplar y atesorar en sus corazones matemáticos. Las tumbas son montículos bajo el lienzo del cosmos, que se arquean sobre las ciudades, con antorchas que iluminan los escalones que conducen a lo más sagrado de lo sagrado: fábricas de pesadillas que producen las cáscaras huecas de copias extinguidas de estrellas que arden con las llamas furiosas de la aniquilación por la aniquilación.

Turán es el Norte, que se extiende desde Europa Central hasta China y encarna la naturaleza heroica de una humanidad envalentonada por el frío y las privaciones. Fuertes aurigas llegaron, vieron y vencieron. Ardientes, blandían la destreza y ejercían la fuerza, sus martillos de guerra aplastaban cráneos y sus manos sujetaban las riendas de los corceles resoplando ira y arrogancia. El único cráneo que no pudieron amputar fue el del Hombre Elefante, también conocido como el mayor filósofo de la Antigüedad, que predijo catástrofes cuando el diluvio era apenas un hilillo. Su memoria había sido mejorada artificialmente por los poderes que residían en el Salón del Reino, de donde siempre surgían directivas para resetear la historia y alinearla con relatos épicos de aventuras y engaños, doncellas desnudas y hombres musculosos comprometidos en actos inconfesables. El bardo barbudo de la Isla del Ocaso se encargaba de redactar las crónicas del libertinaje, antes de que las olas devorasen lo que quedaba de sus ciudades construidas durante milenios y luego abandonadas a la putrefacción en una apestosa sopa de decadencia.

David Engels: Spengler: Pensando en el futuro. Letras Inquietas (Junio de 2022)