Destacados: Agenda 2030 | Libros | Ucrania | Vox

       

Reportajes

Luis XIV, descendiente de «emigrantes»: ¿vamos a volver a hablar de ello?


Georges Michel | 19/06/2023

 Nuevo libro de Santiago Prestel: Contra la democracia

Hecho 1: La inmigración es una oportunidad para Francia. Hecho 2: Francia siempre ha sido un país de inmigrantes. Tómelo como quiera, va a tener que metérselo en la cabeza, de una vez por todas, para no tener que volver sobre ello. Es el ABC, una especie de principio básico, un axioma, un dogma. Mejor aún: es científico. Así que, para metérselo en la cabeza a la gente, todo vale.

La historia de Francia, tan querida por los franceses que adoran ver los programas de Stéphane Bern y Franck Ferrand, es ahora un aliado formidable. Sólo había que pensar en ello. De ahí este cartel, mencionado el miércoles por nuestra amiga Jany Leroy, como una especie de alucinación, pegado en el metro de París: Luis XIV, en majestad, pintado por Rigaud, con este eslogan: «Es una locura, todos estos extranjeros que han hecho Francia». Nadie nos lo dijo, pero Luis XIV fue producto de la inmigración. ¿Elegida, ilegal, laboral, familiar?

Así que nuestro Rey Sol tenía una «madre emigrante» (Ana de Austria) y una abuela austriaca, dice el cartel del Museo de Historia de la Inmigración. Y aún hay más: de los ocho bisabuelos de Luis el Grande, hay un Médicis (un Wop), cuatro Habsburgo (digamos Boches, para mantener el espíritu) y un Wittelsbach (otro teutón). Son muchos extranjeros. El mensaje es claro: la inmigración hizo a Francia. El atajo es llamativo y convincente para los crédulos que no ven el craso anacronismo. Como si pudiéramos equiparar la inmigración masiva a la que se enfrenta nuestro Viejo Continente, y Francia en particular, con el juego de alianzas dinásticas que se ha mezclado con la historia geopolítica de este mismo continente a lo largo de los siglos.

Pero ya que queremos adentrarnos por este camino, debemos señalar que no todo fue un largo y tranquilo camino bordeado de pétalos de rosa. La florentina Marie de Médicis, madre de Luis XIII y abuela paterna de Luis XIV, era apodada la «gorda banquera». ¿Le hacemos un dibujo? Su favorito, Concino Concini, «emigrante» florentino y diabólico apuñalador por la espalda, fue asesinado por los seguidores del joven Luis XIII, que quería poner fin a la regencia de su madre, y su cadáver fue objeto de los peores ultrajes por parte del populacho parisino. Ni hablar de María Antonieta. La Revolución Francesa, tan humanista como todo el mundo sabe, adoptó en gran medida su apodo, «La Austriaca», sin pensar que un día se le reprocharía su racismo…

Siguiendo con el tema del anacronismo, en el que el Museo de Historia de la Inmigración se ha embarcado con sus grandes zuecos, podríamos decir que estos «inmigrantes elegidos y familiares» iban acompañados de un proceso que hoy ya no nos atrevemos a mencionar como condición sine qua non para llegar a ser plenamente francés: la asimilación. ¡Qué palabra más fea! María de Médicis, nacida en Italia, es conocida en Francia por su nombre francés: Marie de Médicis. Y punto. Como su tía abuela Catarina de Médicis. Como todas las familias que vinieron como resultado de estas «migraciones dinásticas»: por ejemplo, la familia di Broglia, que se convirtió en de Broglie. Por no hablar de Giulio Mazarini, que se convirtió en Julius Mazarin. ¿No era esta francistización de los nombres un reflejo de una auténtica asimilación?

Pero, sobre todo, el Museo de Historia de la Inmigración se cuida de no señalar que estos «emigrantes» que anidan en el árbol genealógico de Luis XIV pertenecían todos a la misma civilización europea que entonces se llamaba Cristiandad. Es tan obvio que lo perdemos de vista. En cualquier caso, ahora que sabemos que Luis XIV era de origen inmigrante, surge rápidamente la pregunta: ¿era Luis XIV negro? Gracias a Netflix, ahora sabemos que la pregunta no es incongruente…

Nota: Cortesía de Boulevard Voltaire