Muerte al coeficiente intelectual demasiado bajo: Aldous Huxley y el nuevo principio de Arquímedes – Adáraga

Síguenos en Twitter y no te pierdas ningún contenido

Muerte al coeficiente intelectual demasiado bajo: Aldous Huxley y el nuevo principio de Arquímedes


Nicolas Bonnal | 11/11/2022

Sabemos que tenemos que liquidar al comensal inútil o al informático subdotado, que puede ser multimillonario, en cuyo caso Malthus y sus lugartenientes lo perdonarán.

Huxley es, como sabemos, un profeta británico que describió y celebró (y no denunció, como se difunde en las escuelas) la pesadilla que viviremos gracias a los gobiernos comprados y las poblaciones desconcertadas. Autor también de una obra literaria bastante mediocre, este ensayista científico cercano a Harari a su manera anunció el color (el dolor) en un cuento llamado El joven Arquímedes que podría resumirse así: si no eres Mozart o Einstein, muere. Pierre Bourdieu había hablado durante las crisis de los años 90 de ese racismo de la inteligencia, racismo que desde entonces se ha ganado el cerebro de cretinos como nuestro Ministro de Economía.

El narrador se queda en Italia y ve a un niño superdotado (Harari también sale de estas escuelas); y esto lleva a los siguientes pensamientos: «Pensé en las grandes diferencias entre los seres humanos. Los hombres se clasifican según el color de sus ojos y su cabello, la forma de su cráneo. ¿No sería más prudente dividirlos en especies intelectuales? Habría brechas aún más amplias entre los tipos mentales extremos que entre un bosquimano y un escandinavo. Este niño, pensé, cuando crezca, será para mí, intelectualmente, lo que un hombre es para un perro. Y hay otros hombres y mujeres que son, quizás, casi como perros para mí».

Así que están «los perros y los bosquimanos» que, al lado de Bill Gates o Harari, no merecen vivir (cuando ves cómo Gates y Harari hablan o escriben inglés, te ríes… pero sigamos adelante). Continuamos; solo el genio tiene derecho a ser y al alma: «Quizás los hombres de genio son los únicos verdaderos hombres. En toda la historia de la carrera, solo ha habido unos pocos miles de hombres reales. Y el resto de nosotros, ¿qué somos? Animales enseñables. Sin la ayuda de hombres de verdad, no habríamos descubierto casi nada. Casi todas las ideas que nos son familiares nunca podrían habérseles ocurrido a mentes como las nuestras. Planta las semillas allí y crecerán; pero nuestras mentes nunca podrían haberlos generado espontáneamente».

Gran prisión de mediocres, la humanidad debe su salvación a una élite de cerebros que desde entonces se han refugiado en Davos (lugar como sabemos de La montaña mágica de Mann, un libro que hay que releer para entender lo que le está pasando a Europa). El resto son perros, como decíamos en La Goulette: «Ha habido naciones enteras de perros, pensé; épocas enteras donde no nació ningún Hombre. De los aburridos egipcios, los griegos tomaron la experiencia cruda y las reglas generales e hicieron ciencia. Pasaron más de mil años antes de que Arquímedes tuviera un sucesor comparable. Solo hubo un Buda, un Jesús, un Bach, que sepamos, un Miguel Ángel».

Huxley lamenta la escasez de genios: «¿Será por casualidad, me pregunté, que un Hombre nace de vez en cuando? ¿Qué hace que toda una constelación de ellos nazcan al mismo tiempo y desciendan de un mismo pueblo? Taine creía que Leonardo, Miguel Ángel y Rafael nacieron cuando lo hicieron porque había llegado el momento de los grandes pintores y de la simpática escena italiana. En boca de un racionalista francés del siglo XIX, la doctrina es extrañamente mística; eso puede no ser menos cierto. Pero ¿qué pasa con los nacidos fuera del tiempo? Blake, por ejemplo. ¿Qué pasa con esos?».

Huxley luego pasa a las generalidades sobre los niños superdotados; es como leer a Rémy Chauvin, a quien entrevisté en 1992, pero sobre otros temas más divertidos: «Estaba pensando en este extraño talento distinto y separado del resto de la mente, independiente, casi, de la experiencia. Los niños prodigio típicos son musicales y matemáticos; otros talentos maduran lentamente bajo la influencia de la experiencia y el crecimiento emocional. Hasta los treinta años, Balzac no mostró más que incompetencia; pero a los cuatro años el joven Mozart ya era músico, y algunas de las obras más brillantes de Pascal se produjeron antes de que abandonara la adolescencia».

Huxley se convierte en educador de su hijo desempleado: «En las semanas que siguieron, alternaba lecciones diarias de piano con lecciones de matemáticas. Eran más consejos que lecciones; porque sólo hice sugerencias, indiqué métodos y dejé que el niño desarrollara las ideas en detalle. Así que lo introduje en el álgebra mostrándole otra prueba del teorema de Pitágoras».

No se trata aquí de cuestionar la infancia superdotada o los Mozart: ¿adónde fueron, mi querido Huxley? ¿Y los Bruckner, los Berlioz y los Mahler? ¿Estaban sobre-medicados, como Rudolf Stinte? ¿Podemos citar un solo compositor, novelista o incluso cineasta de este siglo de desastres?

SUGERENCIA:   La burocratización del mundo

«Guido estaba tan encantado con los rudimentos del álgebra como lo hubiera estado si yo le hubiera dado una máquina de vapor, con una lámpara de alcohol metílico para calentar la caldera; más encantado, tal vez, porque el motor se habría roto y, permaneciendo en sí mismo, habría perdido su encanto de todos modos, mientras los rudimentos del álgebra seguían creciendo y floreciendo en su mente con exuberante inquebrantable. Todos los días descubría algo que le parecía exquisitamente hermoso; el nuevo juguete era inagotable en su potencial».

Después, por supuesto, el genio parece cansado. Piense en la cara de Matusalén de Bill Gates o en el golem fallido de Schwab-Hariri. Cansado de nuestra miseria nuestro genio se resfría y muere joven: «Fue un verano excepcionalmente caluroso. A principios de julio, nuestro pequeño Robin, poco acostumbrado a estas altas temperaturas, empezó a tener un aspecto pálido y cansado; estaba apático, había perdido el apetito y la energía. El médico aconsejó aire de montaña. Hemos decidido pasar las próximas diez o doce semanas en Suiza».

¡Ah, Suiza, su dinero, sus montañas mágicas, sus arcas y su Davos! Dostoievski le tiene miedo. Está en el «idiota» (sic). Volveremos a ello.

SUGERENCIA:   El último grito de corrección política: el controlador de la conversación

Nota: Cortesía de Euro-Synergies

Imagen: Autor desconocido: Retrato de Aldous Huxley

 

Nicolas Bonnal
Nicolas Bonnal es articulista y ensayista.

Ya a la venta el número 8 de la revista en papel de Adáraga



La edición en papel de Adáraga ofrece en su número 8 ensayos y artículos de las mejores firmas con un nuevo diseño. También incluye una sección de reseñas de libros destacados.

COMPRA CON PAYPAL ESPAÑA

COMPRA EN AMAZON

COMPRA EN RINCÓN HISPÁNICO

Recibe gratis el boletín de Adáraga

Introduce tu dirección de correo electronico y no te pierdas ningún nuevo contenido de Adáraga.



Solo recibirás un e-mail diario y nunca SPAM. Este servicio está proporcionado por FeedBurner y funciona bajo sus condiciones de servicio.

Lo más popular en YouTube

José Antonio Bielsa Arbiol: «España ha aceptado el satanismo anticatólico»


Clicka aquí para suscribirte a nuestro canal en YouTube

Podcast en Ivoox

Clicka aquí para suscribirte a nuestro podcast en Ivoox

Contenidos sugeridos

Temas destacados

Catolicismo Comunismo Conflictos Economía España Estados Unidos Eurasia Europa Facta Filosofía Historia Hispanidad Historia Identidad Inmigración Islam Liberalismo Nacionalismo Nueva Derecha Nuevo Orden Mundial Populismo Tradición





Revista digital y en papel para la reconquista cultural.
Adáraga: ant. Escudo de cuero usado en la España medieval.



↑ Subir
Acerca | Contacto | Aviso legal | Condiciones de venta | Protección de datos | Cookies